SingleDolls: Humanoides creados para enamorar a sus dueños
SingleDolls: Humanoides creados para enamorar a sus dueños
Author: Angélica De León
1. La tienda SingleDolls

Hoy la tienda está hasta el tope, y no es casualidad ya que se acerca la temporada de San Valentine y nadie quiere quedarse solo. A través del plástico que tengo frente a mis ojos veo pasar a muchos humanos con mascaras blancas, para ellos es muy vergonzoso que alguien les vea comprando una SingleDolls, y por tal razón ocultan sus rostros con una máscara creada por la misma marca.  

—¡Tú sí que estás linda! —no me lo dicen a mí, se lo dicen a una SingleDolls que está en el estante de enfrente. 

—¿Emprendedor?, ¡te necesito en mi vida! —dice una humana que no alcanzo a ver; es que aún no puedo mover mis ojos ni ninguna otra parte del cuerpo. 

Todos los SinglesDolls estamos conscientes, pero limitados, aún no podemos utilizar nuestras cualidades, nuestros sistemas de aprendizaje y de movimientos están suspendidos; esto será así hasta que alguien nos compre y nos saque de la caja activando automáticamente todos los sistemas, aunque por ahora lograr que un humano me compre está difícil, nadie nunca se ha interesado por mí. 

Un momento, ¡un humano se ha detenido frente a mi caja! Espero y esta sea la compra que he estado esperando, es que hace dos meses que estoy aquí acumulando polvo y nada. 

—Distraída, malhumorada, grosera e influyente —se echa a reír al leer mis cualidades—. Uy, amiga, ¿qué loco podría comprarte? —sacude su cabeza de forma negativa y luego se dirige hacia otro estante. 

Es cierto, mis cualidades son un asco, soy un desperdicio tecnológico. A pesar de que estoy entre las SingleDolls más baratas, aun así, nadie se interesa por comprarme. 

El día sigue pasando y yo sigo en la misma posición dentro de la caja, veo a los vendedores cerrar ventas y a los clientes salir felices de la tienda; es que en estos tiempos no hay escusas para sentirse triste por no tener pareja, si un hombre o una mujer no encuentra a su media naranja, pues sencillamente pueden comprar un SingleDolls y dejarse enamorar por su adquisición. Somos muy hábiles en el amor.  

—Carolina, vender de estos muñecos es lo mejor que se te ha ocurrido en toda tu maldita vida —dice una vendedora a otra—. Este mes se me vienen unas jugosas comisiones. 

—Amiga, yo estoy fascinada. Estas porquerías se venden rápido. 

Nuestros creadores son la única marca en el mercado de humanoides a nivel mundial, sus ingenieros nos han creado con aspecto realistas y con asombrosos rasgos que nos permiten comportarnos como completos y auténticos humanos. Nadie puede distinguir a un SingleDolls que está viviendo entre humanos, nuestra piel, nuestras expresiones y nuestras reacciones frente a cualquier evento es tan normal como la de un humano.  

Yo podría salir a la calle tomada de la mano de mi futuro comprador y nadie podría señalarme como SingleDolls, pueden darme de tomar un café, o incluso comer cualquier tipo de comida y mi sistema digestivo empezaría a digerirlo como si se tratara de un cuerpo humano, y todo esto es gracias a los avances tecnológico y científicos en cuanto a órganos artificiales se refiere. 

La cantidad de personas dentro de la tienda está bajando, eso significa que estamos próximos a cerrar por hoy, tal parece que hoy tampoco fue mi día. 

—¿Señorita, estas son las más baratas? —un cliente está revisando mi estante. 

—Sí, señor, ya quedan pocas —le sonríe algo ansiosa—. Debería aprovechar que está de visita por aquí y comprar una. En esta temporada lo que está en este estante se vende como pan caliente —dice la vendedora y ahora confirmo que soy la peor SingleDolls de aquí. 

—Esta muñeca de aquí tiene buen cuerpo...— me está viendo a mí.  

¡¿Será que por fin ha llegado mi día?! ¡De seguro este sí es mi comprador! Por favor, cómprame. ¡Prometo amarte! 

—¡Sí!, tiene buen gusto, señor. Esta es muy linda. 

—Pero... —lo veo muy pensativo frente a mi caja —mire esas cualidades, podría resultar un completo desastre. 

—Eh, bueno... 

—¿Podría darme un mejor precio por ella? 

—¡Claro, señor! —lo ofrece algo insegura ya que solo dan descuento si la caja tiene desperfectos o si la SingleDolls es de temporadas pasadas, y yo no soy ninguna de esas—. ¿Qué le parece este precio, señor? 

—¡Me gusta ese precio! ¡Me la llevo! —el cliente se escucha muy entusiasmado. 

¡Felicidad! Mi sistema de emociones está alcanzando niveles altos.  

¡No importa si a partir de ahora sea yo la primera SingleDolls de temporada actual con descuento, por lo menos fui la primera en algo! 

Quiero conocer su rostro y ver como sonríe aquel humano que busca enamorarse de mí. Espero y mis cualidades logren agradarle. Sé que cumpliré mi rol y me amará.  

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status