Share

CAPÍTULO 7 y 8

— Te prometo que vas a estar bien. — fue lo único que se le ocurrió decir antes de abandonar la habitación.

Gaia iba a caer rendida después de doce horas sentada en una silla y como Jo—Jo le estaba haciendo compañía, Alessandro por fin pudo relajarse. Posiblemente fuera una estupidez tenerla en casa, pero a pesar de todas sus reservas, no tenía corazón para dejarla desprotegida.

Se sirvió un vaso de whisky y salió a

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status