Share

Capítulo 38.

Desde que salió del avión privado de sus padres, y vio a sus hermanos y primos parados esperándolos con unas enormes sonrisas de oreja a oreja por verlo a él y a su invitado.

No podía creer que estaba con ellos en Italia como alguna vez lo deseo, pero en otras circunstancias de la vida. Los abrazó a todos y luego dirigió su mirada hacia donde estaba Ángel parado con las mejillas rojas como una manzana cuando todas las miradas se posaron en él.

—Soy Ángel Millet —les tendió la mano en forma de saludo y los cuatro la aceptaron inmediatamente.

— Yo soy Edward.

— Soy James

— Soy el único con cerebro entre nosotros &md

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status