Share

Gran Noche

Los días se me hacen eternos, estoy intentando salir del abismo pero me resulta pesado, pienso y pienso en Jason.

Travis está intentando salir con ayuda de los psicólogos de la escuela, lo veo mejor, al final, es un niño pequeño, los niños se focalizan en su mundo de fantasía y juegos, he evitado llorar y deprimirme en frente de él, pero me resulta difícil no hacerlo.

Abigail es la única que aguanta mis quejas, y anda loca por la "gran noche" que se acerca.

-Saldremos, ya verás cómo nos irá, hay que pensar positivamente, ya verás que noche genial tendremos en camino.

-Lo que digas, hermana...lo que es yo, estoy yendo más por ti que por mí.

-Que ánimo, por Dios -levanta la ceja- contigo y tu humor se hace una fiesta.

-Deja de ser sarcástica, Abi, ¿no entiendes cómo me siento?

-Entiendo, que te haces la víctima.- lanza un bufido- deja ya, el pasado ya quedó atrás, hay que mirar al futuro, eres hermosa y no permitiré que te hundas en tu mar de depresión.

-Ok, ok prefiero no discutir contigo.

-Prepárate, que en una semana iremos a mover el bote -sonríe muy complacida.

-¡Oh.- me tapo la cara con mis manos -Amiga! -sonrío y entorno los ojos.

¿Creen que soy muy negativa? Pues sí, lo soy, prefiero no esperar nada bueno, así no me lastimo cuando no suceda lo que se supone que tendría que suceder.

****

El día de mi cumpleaños llega una torta, la poca familia que tengo, varios mensajes por f******k y otros por W******p y después de la reunión, la noche con Abi ¡¡¡Por Dios!!! Juro que no tengo ganas de ir, pero lo prometí así que iré.

En la noche, no tengo ni idea de que ponerme, tengo años sin salir a un boliche. estoy muy desactualizada en el tema de ropa para locales nocturnos, mientras ando en la búsqueda de ropa mi prima llega para cuidar a Travis, que aunque no me lo crean, se ve muy feliz de que salga a divertirme.

Después de unas dos horas, poniéndome y sacándome ropa, por fin me decido por una blusa de color azulada, un jean y unos tacones negros, me maquillo un poco más y me perfumo con olor a berries. Abi llega media hora después y me arrastra para la calle, todavía sigo reticente para salir, todo lo hago por mi mejor amiga.

Vamos de un boliche a otro, parece que no solo yo estoy desactualizada en tema boliches, La mayoría todavía están vacíos, se nota que salimos muy temprano.

-Ya hemos ido de un lado a otro, Abi- comento cansada y aburrida- y ahora ¿dónde me llevas?

-Si no hay un local de onda, pues iremos al de siempre.

-¿Al Spacio? ahí no se cae- lanzo un bufido- se resbala, parece jabón. - sonrío, es normal todos siempre acabamos en ese boliche.

-Pues a tomar por lo menos un trago, hermana

-Ok. -suspiro - ya caminamos por toda la ciudad. -alzo mis hombros.

Llegamos al Spacio, nos sentamos en una mesa, una mesera se acerca a nosotras y pedimos unas cervezas, me saco el abrigo y sacó los últimos cigarros de mi cajetilla.

-Debíamos haber comprado cigarros- comento sacando el encendedor.

- Supongo que tendrán acá -responde mientras enciende el otro.

Nos ponemos a charlar, mientras el local se va llenando de gente, pasa un buen rato, como no hay nada bueno, ya me entraron ganas de bailar pusieron buena música, me preparo a divertirme, me prendí y quiero bailar.

La mesera nos deja las cervezas y le pregunto si tienen cigarrillos, para mi desgracia no tienen, entorno los ojos, cuando salgo siempre fumo, desde la Universidad, soy fumadora social y necesito nicotina. Después de lamentarme por la falta de nicotina me pongo de pie...

- Bueno como no hay un cigarro, pues a mover el bote por un rato y después nos vamos Abi.

-Ok. Nina, -se para- a bailar.

Empezamos a bailar todo lo que toca el DJ, me olvido de todo, aunque ¡¡¡me muero por un cigarro!!!

- Abi - exclamo mientras bailamos una canción de Calvin Harris- quiero un cigarro.

-Olvídate de eso, Nina...y que te parece si nos vamos más para allá - me empuja hacia la cabina del DJ.- no creo que quieras bailar con esos viejotes que se quieren acercar a nosotras.

La desubicada número uno, no me había dado cuenta que unos viejos nos estaban echando el ojo, todavía estoy joven para meterme con un cincuentón, asi que anunciamos la retirada para perderlos de vista, seguimos bailando y Abi vuelve a llamar mi atención.

-Mira para atrás, Nina...hay un hermoso espécimen que te anda echando un ojo.

- ¡¿Cuál?! - ¡Que desubicada soy, por Dios!

Miro atrás y me encuentro con unos ojos verdes y una hermosa cara tallada por los mismos Dioses, qué me mira y al encontrarse con mi mirada se da vuelta rehuyendola avergonzado- ¿El de la camiseta blanca? - miro a Abi con los ojos como platos- ¡es hermoso! - exclamo embelesada.

- Unas chicas se acercan a él, - chilla alarmada, vuelvo a mirar y hay dos chicas que se acercan, le dicen algo al oído y también a su acompañante; un muchacho grandote, bastante simpático - ¡ah no, ese es tuyo! - exclama molesta. - yo me agarro al grandote y tú al Adonis.

-¿Mío? - sonrío burlona- ¿Estás loca? Abi

-¡Sí! -me arrastra cerca de ellos, me quedo tonta cuando estoy cerca de él, ya no sé qué decir, lo veo me ve, se nota que estamos avergonzados, sonrojados, ¡Que timidez, por Dios! estamos a pasos y ninguno articula palabra alguna ¡¡¡Joder conmigo!!!Parezco una niña de 16 años.

-Abi - me acerco al oído de mi amiga, muy nerviosa- necesito un cigarro

Ella entorna los ojos, empieza a moverse por el local buscando un cigarrillo para la tímida de su amiga, quizás eso haga que reaccione.

Mientras tanto parezco una estatua con la cara parecida a un tomate, moviéndose al ritmo de la música frente al muchacho que hace lo mismo sin alejarse de mí.

-Toma... - Abi, me pasa un cigarro a la mitad - sácale el impuesto y háblale.

-No lo haré - niego con la cabeza- si él no me habla yo no lo haré - le doy una o dos bocanadas y respondo rotunda.

Abigail vuelve a poner los ojos en blanco, miro como ella mira al compañero grandote del hermoso. ¡Ah no! conozco esa mirada de mi amiga, se decidió a agarrar el T**o por los cuernos. Abi se acerca al muchacho grandote que está tomando un vaso de whisky.

- ¿Fumas? - le pregunta abruptamente.

-No - responde de la misma manera.

-¿Bailas?

-Eso sí. - responde con una sonrisa, jala a Abi al medio de la pista y empieza a bailar con ella.

Mientras  sigo como un tempano de hielo, moviéndome al ritmo de la música, cerca del hermoso muñeco, tampoco habla, está igual que yo, se mueve a mi lado, pero no dice nada.

Miro a Abi que está bailando con el amigo, suplicando por ayuda. ¡¡¡Joder conmigo!!! La veo acercarse a mi como un huracán, con el muchacho y le dice fuerte y claro.

-¡Es su cumpleaños!

-Oh, felicidades - el muchacho grandote se acerca a mí y me pasa su vaso de whisky, - ¡¡¡Salud!!! - exclama para que tome.

-Gracias - respondo, beso el vaso pero no tomo, en eso veo que se acerca al muchacho hermoso y le habla algo en otro idioma, que no puedo descifrar por la música. Lo único que puedo entender es - Es su cumpleaños, baila con ella.

El muchacho me mira, me sonríe iluminándolo todo y me atrae a él, muy cerca, intento poner un poco de distancia, recién, son cinco segundos que nos estamos conociendo.

Mientras bailo con él me doy cuenta que es muy reilon, muy simpático, dulce y tierno le gusta atraerme a él para que lo abrace.

-¿De dónde eres? - pregunto.

-Adivina - responde sonriendo.

- ¿Alemán? - me mira sonriendo y niega con la cabeza.

- ¿Porque todos piensan que soy Europeo?- responde entornando los ojos sin perder la sonrisa.

- Ok mmmmmm -Pienso- ¿Australiano?- Se vuelve a negar, así voy dando un paseo por todo el mundo hasta que me rindo tras su negativa- ¿entonces?... hay no sé.... ya ...dime tu.

- Soy Israelita.

-Ah, - me agarro la cabeza- mira que no pensé en ese país - sonrío nerviosa y él igual. - ¿Cómo te llamas?

-Eitan y ¿Tú?

-Karenina, pero todos me dicen Nina.

-Entonces Nina. - vuelve a sonreír y vuelve a abrazarme para que yo lo abrace.

Me pierdo en esos bonitos ojos verdes y esa bonita sonrisa, es más alto que yo, no hay duda, es tan hermoso, es lo más bello que vi hace mucho tiempo.

En un momento de lucidez me separo de Eitan y empiezo a buscar a Abi.

-¿Dónde está mi amiga? - doy vuelta para buscarla, él me abraza por atrás.

- Allá - responde, mostrándome al otro extremo de la pista - tranquila, está con mi primo Brior.

-Ahh, es tu primo, pensé que era tu amigo. - mientras Eitan me vuelve a acomodar en frente de él y me lleva hasta dónde está mi amiga.

No puedo encontrarla todavía la busco con la mirada hasta que me encuentro con Abi dándose un beso muy apasionado con Brior, entorno los ojos y miró a Eitan sonriendo un poco nerviosa, él sonríe sonrojado mientras vuelve a abrazarme para seguir bailando, pero esta vez intenta besarme, intento hacerme el quite una y otra vez, hasta que Eitan cansado de mis escapadas, me toma de la cara con las manos y me planta un besazo tan apasionado que mi cuerpo entero tiembla, desde ese momento todas mis fuerzas son deshechas y tan solo me dejo llevar por el hermoso hombre que tengo en frente es lo más maravilloso que sentí desde hace mucho tiempo.

-Besas muy rico y muy bien - comenta entre besos miles, saboreando cada uno de ellos, la música, la pista y la gente me importan muy poco, ¡¡¡esto es una delicia!!!

-Gracias - respondo sonriendo un poco sonrojada.

Seguimos bailando, La verdad es que tengo un tick con mi cabello, se me va a la cara todo el tiempo así que lo retiro todo el tiempo y creo que eso molesta o intriga a Eitan.

- Que hacer, con tu cabello - comenta ya cansado.

- Es que se me va a la cara y es como un tick - me alejo para volverlo a acomodar mientras trato de explicar- y...

-...Hablas mucho - me corta y vuelve a jalarme hacia el- mejor bésame - ordena y vuelve a besarme tan apasionadamente, su lengua explora mi boca y muerde mi labio mientras mete su nariz en mi cuello y siente mi perfume.

-Que delicioso olor - comenta mientras me besa el cuello,  bajo la mirada, rehuyó a sus hermosos ojos, mi consciencia y los recuerdos me  molestan me da cosa mirarlo - ¡Mírame! - ordena - ¿porque te escapas de mí?- Lo miro avergonzada y sonrojada - ¡no vuelvas a bajar la mirada! - exclama y vuelve a besarme con ternura dulzura.

Pasa la noche, Abi casi no habló conmigo, parecemos las dos en nuestras burbujas privadas en medio de la pista de la disco, las manos de Eitan ya bajaron a mi trasero varias veces, aunque yo se las quite siempre, quiso subir sus manos para ponerlas en mis senos, tampoco lo dejé, comentó que tengo los brazos fuertes y sí, los tengo, no me dejo fácilmente pero seguimos jugando con los besos, nos rehuimos y después nos volvemos a besar con más pasión.

Hasta que la música me aburre, se hace monótona y repetitiva, como yo tengo otros gustos, me detengo, ya no quiero bailar.

-Me aburrí - comento - quisiera que pongan Linkin Park, o Breaking Benjamin.

Eitan me mira abriendo los ojos como platos.- ¿Te gusta esa música?

-Sí, obvio, desde siempre. - sonrío acomodándome el cabello.

- ¿Tuve que luchar en una guerra y dar vuelta el mundo para poderme encontrar contigo?- pregunta sonriendo, me atrae a su boca para besarme, se separa de vuelta- ¿tienes música ahora?

-Sí, obvio - saco mi celular y busco mi playlist.

El comienza a ver mi listado de música - me tienes que pasar música, me encanta el Rock y es difícil encontrar una chica que tenga esos gustos musicales.

-Claro pásame tu número y te paso la música que tú quieras.- Eitan toma mi celular, pone su número de teléfono para mi whattssap y se agrega en mis amigos en face, sonrió, es muy dulce y tierno. Después nos vamos a sentar mientras Abi sigue abrazada a Brior.

Charlamos de su casa en Israel, la música, le encanta la batería, me cuenta de todo un poco, como si fuéramos una pareja de hace años; hasta que veo a una incómoda Abigail, pidiéndome ayuda con la mirada.

- Bueno, creo que es hora de irnos. - intento ponerme de pie.

- No...Tenemos que celebrar tu cumpleaños hasta el amanecer, - Eitan me detiene en seco - a propósito ¿cuantos cumples?

-Eso no se pregunta - respondo con una sonrisa pícara, vuelve a sentarme y mete su mano debajo mi blusa para ponerla en mi espalda- adivina.

- 27, no te hago más.

Sonrió - Más o menos - ¡¡¡Si supiera que tengo 31!!! Sonrió, vuelvo a mirar a mi amiga y al verla con cara de "Ayúdame" me pongo de pie de golpe - ¡Vámonos! - exclamó casi a gritos para que ella escuche, Abi da un salto y corre a mi encuentro.

-Sí, vámonos - chilla mirándome mortíficada.

-Pe...Pe..Pero - Están no comprende el exabrupto.

-Mañana tengo una reunión temprano y tengo que ir a dormir por lo menos algo - comento mientras sonrió, me acerco le doy un beso, él vuelve a sonreír y va a buscar su chamarra, mientras su primo se acerca a mí, Abi se pone su abrigo.

-Dime, si llamo a tu prima ¿me contestará la llamada?

-Si te dio su número, obvio que sí.

-Genial, entonces te llamo el domingo.

-Ok, - responde Abi ya casi lista para salir pero la noto alterada, conozco a mi amiga.

Eitan se incorpora pasándole su chamarra a su primo mientras nosotras salimos delante de ellos.

-Espero que hayas tenido una noche más confortable que la mía. Tengo cargo de conciencia - susurra Abi, al borde de un ataque de nervios.

-¿Por qué? - pregunto sin comprender.

-Vámonos. - es lo único que dice bajamos las escaleras del local y un señor nos pregunta sí necesitamos taxi y Abi acepta con rapidez.

Mientras el taxi llega Eitan me abraza por atrás dulcemente, Abi entra al auto sin despedirse ni bien este se estaciona en frente nuestro, alcanzo a darle un beso a Eitan y despedirme de su primo, tengo que correr para subirme al auto.

Mientras Abi se lamenta por esta noche, yo puedo asegurar qué, desde hace mucho tiempo, tuve una noche perfecta.

Quién iba a imaginar que esta me cambiaría la vida como me la cambió... Eitan es mi Perfecta tentación.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status