CAPÍTULO 45. ¡MI GUERRERO!

Cuando ya estaban llegando al Centro Médico, Felipe le preguntó a Alondra.

— ¿Estás bien? ¿Cómo te sientes? Discúlpame por no preguntarte antes, soy un desconsiderado. Tengo que alegar a mi favor que solo quería cortar con todo, no quiero saber nada de la policía anti narcótica, ni de mafias, ni maleantes —pronunció con un suspiro, acariciando el rostro de Alondra, para luego acercarla a él y darle un beso apasionado.

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status