CAPÍTULO 47. VISITAS

Cuando Felipe vio a su hermana y a su pequeña princesa se incorporó en la cama emocionado — ¡Mis dos hermosas que me faltaban!—Su hermana le brincó encima abrazándolo mientras se escuchaban los sollozos.

—Hermanito de mi vida, fue horrible pensar que te habías ido, que nunca más podría estar entre tus brazos, que no me halarías ni revolverías más el cabello para fastidiarme, que no estarías para conversar por horas. Te amo mi pequeño Fili—expresó porque cuando ella estaba muy pequeña le decía así.

<

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status