Share

El Yerno Millonario
El Yerno Millonario
Author: Señor de las hojas

Capítulo 01

Luces e iluminadores decorativos alumbraban la extravagante mansión de la familia Wilson.

Esta noche era el banquete de cumpleaños número 70 de Lady Wilson, la cabeza de la familia Wilson.

Sus nietos y sus cónyuges se reunieron a su alrededor para entregarle sus lujosos regalos.

“Abuela, escuché que te encanta el té chino. Busqué de arriba y a abajo este té Pu'erh de cien años valorado en medio millón de dólares para regalártelo”.

“Abuela, eres una devota budista. Esta estatua de Buda está tallada en el auténtico jade hetiano, vale setecientos mil dólares...”

Lady Wilson se rió de buena gana al mirar los regalos bien envueltos que tenía delante. Todo el ambiente era armonioso y alegre.

De repente, Charlie Wade, el nieto mayor de Lady Wilson, dijo: “Abuela, ¿podrías prestarme un millón de dólares, por favor? A la Sra. Lewis de la casa de asistencia social se le diagnosticó uremia y necesito el dinero para su tratamiento...”

Toda la familia Wilson quedó boquiabierta en estado de shock.

Todos miraron a Charlie con desconcierto y sorpresa.

¡Este nieto político vividor era demasiado atroz y audaz! No solo no preparó un regalo para Lady Wilson en su cumpleaños, ¡sino que tuvo la audacia de pedirle un millón de dólares!

Hace tres años, Lord Wilson, que todavía estaba vivo y bien, había llegado a casa con Charlie un día e insistió en casarlo con su nieta, Claire Wilson. En ese entonces, Charlie era tan pobre y miserable como un mendigo.

Lord Wilson había fallecido después de casarse. Desde entonces, todos los miembros de la familia Wilson intentaron expulsarlo de la familia. Sin embargo, Charlie siempre fue indiferente y despreocupado como una estatua a pesar de los insultos y el ridículo, y pasó sus días en la familia Wilson en silencio como un yerno residente.

Estaba en un extremo de su ingenio que tuvo que pedir prestado dinero a Lady Wilson hoy.

La señora Lewis, que lo acogió y le salvó la vida, tenía uremia. Necesitaba al menos un millón de dólares para diálisis y un trasplante de riñón. No tenía otras ideas excepto pedir la ayuda de Lady Wilson.

Sintió que, dado que ese día era su cumpleaños, ella estaría encantada de tener un poco de misericordia y brindarle su ayuda.

Sin embargo, Lady Wilson seguía riendo alegremente cuando de repente sus labios se curvaron hacia abajo y sus ojos se fruncieron con indignación.

Ella arrojó la taza de té que tenía en la mano al suelo y gruñó, “¡Bastardo! ¿Estás aquí para celebrar mi cumpleaños o para pedir dinero prestado?”

Claire se apresuró hacia adelante y dijo: “Abuela, Charlie no está pensando con claridad, por favor perdónelo”. Luego se llevó a su marido a un lado frenéticamente.

En ese momento, Wendy, la prima de Claire se burló con desdén. “¡Claire, mira el pedazo de basura con el que estás casada! Gerald es solo mi prometido y aún no nos hemos casado, pero le regaló a la abuela el Buda de jade. Mira a tu marido bueno para nada. ¡No solo vino con las manos vacías, sino que también tuvo el descaro de pedirle dinero a la abuela!”

“¡Tienes razón! Charlie, los dos somos nietos políticos de la familia Wilson, ¡pero eres una desgracia!”

El hombre que estaba hablando era Gerald White, el prometido de Wendy, que también era hijo de una familia adinerada de la ciudad.

Aunque Gerald estaba a punto de casarse con Wendy, a sus ojos, Claire era mucho más hermosa y elegante que su prometida.

Claire Wilson era la famosa diosa de la belleza en Aurous Hill, pero Gerald se sintió muy frustrado e irritado cuando tal belleza se casó con un perdedor.

“¡Es mejor que este perdedor inútil se salga de la familia Wilson ahora!”

“¡Sí! ¡Es una desgracia para nuestra familia!”

“¡Quizás su intención no sea pedir dinero prestado, sino estropear el ambiente alegre del cumpleaños de la abuela!”

Charlie apretó los puños con fuerza mientras toda la familia Wilson lo humillaba y ridiculizaba. Si no fuera por la urgencia, habría abandonado ese molesto lugar.

Sin embargo, las palabras de su padre resonaron en su cabeza. Le había enseñado a estar agradecido por la ayuda que recibió y a devolverle el favor diez veces mayor. Por lo tanto, reprimió la furia y la humillación que crecían lentamente en su interior y le dijo a Lady Wilson: “Abuela, quien salva una vida es más meritorio que construir una pagoda de siete pisos. Por favor, te ruego tu misericordia”.

Alguien en la habitación resopló con fuerza. “Señor Wade, deje de darle sopa de hechizos a la fuerza a la abuela. Si desea rescatar a alguien, puede encontrar la manera por su cuenta. ¿Quién te crees que eres para pedirle dinero a la abuela?”

Era el hermano de Wendy, Harold Wilson.

El hermano y la hermana siniestros siempre habían tenido prejuicios contra Claire, de que era superior a ellos en todos los aspectos. Por lo tanto, siempre atacarían a Charlie en cualquier oportunidad que pudieran aprovechar.

Claire, que tenía una expresión un poco incómoda en su rostro, comenzó: “Abuela, el padre de Charlie murió cuando él tenía ocho años. Fue la Sra. Lewis en el hogar de asistencia social quien lo crió. Él está profundamente agradecido por su gentileza y es por eso que desea devolverle el favor con tantas ganas. ¿Podrías ayudarlo...?”

Lady Wilson gruñó con cara de indignación, “¿Quieres que lo ayude? ¡De acuerdo, divorciarse de él ahora y cásate con el Sr. Jones! ¡Si haces lo que te digo, le daré un millón de dólares de inmediato!”

El Sr. Jones al que se refería Lady Wilson era Wendell Jones, un hombre que siempre perseguía a Claire a pesar de su estado de casada. La familia Jones era una de las familias prominentes en el círculo social superior en Aurous Hill, que era mucho más poderosa que la familia Wilson. Lady Wilson siempre había querido estar del lado bueno de ellos.

En ese momento, el mayordomo entró corriendo y dijo: “¡el Sr. Jones envió un regalo de cumpleaños a Lady Wilson! ¡Es un talismán de Buda tallado en piedra de jadeíta que vale tres millones de dólares!”

Lady Wilson esbozó una gran sonrisa y rápidamente soltó: “¡Tráemelo! ¡Déjame ver!”

El mayordomo enseguida presentó el talismán de Buda verde esmeralda que envió oleadas de exclamación a través del salón.

El talismán esmeralda era cristalino con sus colores vibrantes y nítidos, sin ningún rastro de impurezas. Era de la mejor calidad de jade.

Gerald, que le había regalado la estatua de Buda, se puso triste al instante. ¡No esperaba que Wendell Jones, que no tenía nada que ver con la familia Wilson, fuera tan generoso y lujoso!

Lady Wilson acarició alegremente el talismán y dijo: “¡Oh, el señor Jones es tan sensato! ¡Sería un dulce sueño hecho realidad si fuera mi nieto político!”

Luego, levantó la mirada hacia Claire y preguntó: “Entonces, ¿cómo es eso? ¿Quieres considerar mis términos y condiciones?”

Claire negó con la cabeza decididamente. “No, abuela. Nunca me divorciaré de Charlie”.

Una nube oscura y tormentosa se cernió instantáneamente bajo los ojos de Lady Wilson. Ella gritó enojada: “¡Qué desagradecida! ¿De qué sirve ese perdedor? ¿Por qué quieres perder tu tiempo con él? ¡Echa a ese perdedor de mi casa! ¡No está permitido en mi banquete de cumpleaños! ¡No quiero ver su cara!”

Charlie dejó escapar un suspiro de consternación y pesar. Ya no quería quedarse con la familia Wilson, así que le dijo a Claire: “Claire, voy al hospital a visitar a la Sra. Lewis”.

Claire dijo rápidamente: “Iré contigo”.

Lady Wilson volvió a gritar: “¡Si te vas ahora, ya no serás más mi nieta! ¡Puedes llevarte a tu mamá, a tu papá y a ese perdedor, y salir de la familia Wilson!”

Claire miró a su abuela, sorprendida. No esperaba escuchar un comentario tan duro de ella.

Charlie intervino: “Quédate aquí, no te preocupes por mí”.

Antes de que Claire pudiera recuperarse del trance, se volteó y se fue.

Harold se rió detrás de él. “Oye, mi querido Charlie, si te vas con el estómago vacío, ¿saldrás a la calle y mendigarás comida? Si lo haces, ¡empañarás nuestro apellido! ¡Aquí tengo un dólar, ve a comprar un bollo o algo de comer!”

Harold sacó un dólar de su bolsillo y lo tiró a los pies de Charlie.

La risa atronadora de toda la familia resonó por toda la casa.

Charlie apretó los dientes con molestia y salió de la casa sin mirar atrás.

***

Cuando Charlie llegó al hospital, fue inmediatamente a la caja para tratar de negociar una extensión de pago por otros dos días.

Sin embargo, cuando se acercó a las enfermeras, se le informó que durante la noche, la Sra. Lewis había sido trasladada al Hospital Fairview, el mejor hospital de Eastcliff, para recibir tratamiento.

Charlie se quedó boquiabierto y rápidamente preguntó: “¿Cuánto cuesta? ¡Encontraré una manera de resolverlo!”

La enfermera dijo: “La factura es de tres millones de dólares en total. Ya se ha pagado un millón de dólares, los dos millones restantes deben liquidarse en una semana”.

“¿Quién cubrió el millón de dólares?”

La enfermera meneó la cabeza. “No tengo idea.”

Charlie frunció el ceño confundido. Justo cuando se dio la vuelta para averiguarlo, un hombre de unos cincuenta años con un traje negro y cabello gris estaba parado detrás de él.

Intercambiaron miradas y el hombre se inclinó ante él y dijo: “¡Joven Maestro! ¡Finalmente te hemos encontrado! ¡Perdón por todos los problemas y la miseria que has sufrido durante todos esos años!”

Charlie frunció el ceño y preguntó con frialdad como si fuera una persona completamente diferente. “¿Eres Stephen Thompson?”

El hombre se quedó boquiabierto de sorpresa. “¡Joven Maestro, todavía me recuerdas!”

Charlie se sobresaltó un poco y murmuró: “¡Por ​​supuesto que sí! ¡Recuerdo a todos y cada uno de ustedes! Sacaste a mi mamá y papá de Eastcliff a la fuerza conmigo y huiste de la ciudad. Mis padres murieron en el camino y yo me quedé huérfano. ¿Qué quieres de mí ahora?”

Stephen hizo una mueca de tristeza y dijo: “Joven Maestro, Lord Wade estaba muy triste cuando se enteró de la muerte de su padre. Nunca dejó de buscarte. ¡Ven, vamos a casa a conocerlo!”

Charlie dijo con frialdad: “Solo vete, no quiero verlo”.

Stephen dijo: “Joven Maestro, ¿todavía estás enojado con tu abuelo?”

“¡Por supuesto!” Charlie dijo en voz alta. “¡Nunca lo perdonaré en toda mi vida!”

Stephen suspiró abatido. “Antes de venir aquí, el Maestro dijo que no lo perdonarías”.

“¡Bueno! ¡Afortunadamente todavía tiene algunos sentidos en él!”

Stephen continuó: “Lord Wade sabe que has tenido una vida difícil durante tantos años y me pide que te compense. Si no quieres volver a casa, comprará la empresa más grande de Aurous Hill y te la dará. Además, toma esta tarjeta, el número de contraseña es tu cumpleaños”.

Stephen entregó la tarjeta negra premium de Citibank.

“Joven Maestro, solo hay cinco de esas tarjetas en el país”.

Charlie negó con la cabeza con severidad. “No, no la quiero, llévatela”.

“Joven Maestro, la Sra. Lewis todavía tiene una deuda de dos millones de dólares por sus facturas médicas. Si no paga, ella podría estar en peligro...”

“¿Me estás amenazando? ¿Es esto parte de tu siniestro plan?”

Stephen agitó las manos frenéticamente. “¡Oh no! ¡No nos atreveríamos a hacer tal cosa! Quédese con la tarjeta, entonces tendrá suficiente dinero para pagar la factura”.

Charlie preguntó: “¿Cuánto hay en esta tarjeta?”

“Lord Wade dijo que depositó algo de dinero para usted en esta tarjeta. ¡No es mucho, solo diez mil millones de dólares!”
Comments (97)
goodnovel comment avatar
Mariela Rosales
muy larga y demasiadas monedas para desbloquear
goodnovel comment avatar
fabiola blackman
interesante
goodnovel comment avatar
Juan Romero
cambie de celular y me regresaron al pimer capitulo y ya hiba super adelantado
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status