Capítulo 1083 Él se siente culpable

Al ver a Nell de esa manera, Gideon no pudo decir nada más por el momento.

Él solo podía preguntar con preocupación: “¿Tienes hambre? Haré que alguien vaya a buscar comida”.

Nell asintió. “De acuerdo”.

Una vez que Gideon salió, ella se movió para acercarse lentamente y se sentó a medias para mirar a los dos niños envueltos.

Las manitas blancas y rosadas de los dos bebés estaban apretadas con fuerza mientras dormían allí como dos bolitas de arroz glutinosas.

El corazón de Nell se disparó y algunas de las emociones negativas del dolor desaparecieron de una vez.

Diez minutos después, Gideon no solo le trajo comida, sino también un doctor.

Al enterarse de que Nell se despertó, el doctor se acercó para revisar su herida y su recuperación.

Él se aseguró de que no hubiera ningún problema antes de llamar a un asesor de lactancia para que le ayudara a extraer su leche.

Luego, le dijo algunas precauciones que debía tener en cuenta y se fue.

Después de que el doctor se fue, Gideon puso
Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status