Capítulo 9 Hogar forzado.

"¡Tú!"

Shaun se enfureció. "Te lo estoy preguntando de nuevo. ¿Volverás o no?

"¡No voy "

"¡Bueno! ¡Recuerda lo que dijiste! No digas que no te advertí cuando venga tu abuela

más tarde por ti”

Shaun sintió que realmente no podía comunicarse con la actitud fría y helada de su hija y

simplemente colgó.

Nell se burló y lo ignoró. Guardó el teléfono y continuó comiendo la comida para llevar que

acaba de ordenar.

Al otro lado, Sylvia estaba sentada en el comedor. Ella frunció el ceño al ver a Shaun entrar

exasperadamente.

"¿Cómo es? ¿Le has informado? ¿Regresará esta noche?

Shaun espetó, “¿Cómo ganaría contra ella? Sus alas se han endurecido y está tan

independiente ahora. No volverá sin contratar un palanquín para que la recoja”.

La expresión de Sylvia se ensombreció.

Sus palillos golpearon la mesa con una bofetada.

"¡Insolente!"

Todos en el comedor dieron un brinco. Desde la muerte del viejo maestro Jennings, Sylvia había

estado a cargo de la familia Jennings. Ella había acumulado años de poder, por lo que su ira

también era un poco intimidante.

Sally le hizo un gesto a Celine con los ojos.

Celine recogió rápidamente el plato de sopa que tenía delante y se acercó a la anciana antes

diciendo suavemente: "Abuela, no te enojes. Tu salud es más importante”.

Sally también intervino. "Sí, si Nell no quiere volver, no te preocupes por ella. Bien

piense en otra forma. La ira es mala para la salud”.

Sylvia se rió con frialdad. "¡Ridículo! ¿Ella piensa que no tiene que volver solo porque

no quiere? ¡La quiero aquí hoy! ¡Me gustaría ver lo duras que son sus alas! "

Luego, saludó e hizo una seña al mayordomo, Fabian Westwood.

“Fabián, ve y averigua dónde está ahora. Envía a alguien para que le diga que si no viene

Esta noche, quemaré todas las cosas que dejó su madre. ¡Ella no recibirá ni un centavo!

Fabián palideció y rápidamente respondió: "Sí".

...

Por la tarde, Nell terminó su último pedido y se preparó para cerrar su tienda.

Inesperadamente, vio a Fabian Westwood de pie junto a la puerta tan pronto como salió.

Fabián había sido el mayordomo de la familia Jennings durante más de una década, por lo que Nell naturalmente lo reconoció.

Antes de que Sally Youngs y Celine Jennings fueran incorporados a la familia, Nell tuvo una buena

relación con Fabián. Aunque no eran tan cercanos, tenían respeto mutuo el uno por el otro.

Al verlo de nuevo, de repente recordó la llamada que recibió de Shaun esa tarde, y su

expresión se enfrió.

"Señorita mayor, ha terminado el trabajo".

Fabián se acercó a ella. Nell lo miró mientras sostenía sus llaves.

"Fabián, ha pasado un tiempo".

"Tiene. La señorita mayor se está volviendo cada vez más hermosa. Si la difunta Madame estuviera viva, estoy seguro que le habría gustado mucho verte”.

Los labios de Nell se arquearon hacia arriba. "Si mi mamá todavía estuviera viva, ¿la apoyarías a ella o a Sally?

¿Youngs?

Fabián no esperaba que de repente le hiciera una pregunta así y se quedó sin palabras.

Nell no tenía ninguna intención de ponerle las cosas difíciles y se limitó a reír. "Yo sólo estoy bromeando. No estés nervioso."

Fabián casi goteaba de sudor frío y forzó una risa seca.

¿Me necesitas para algo?"

El mayordomo se apresuró a decir: "La anciana me ha enviado para llevarte a casa".

Los ojos de Nell se enfriaron. Una mueca tiró de sus labios. "¿No te dijo Shaun Jennings que yo no

quiero regresar?"

"Lo hizo, pero la anciana dijo... Ella dijo que si te niegas a regresar, todas las reliquias de

tu madre serán eliminadas”.

Fabián habló vagamente, pero Nell comprendió al instante lo que quería decir.

Su expresión se oscureció. "¿Ella dijo que?"

Fabián pareció molesto.

Después de una pausa, advirtió con seriedad: "Señorita mayor, ¿no ha sufrido bastantes pérdidas durante los años por discutir con tu familia? La anciana solo quiere que vuelvas por una comida, y la difunta señora no dejó mucho atrás. Será demasiado tarde para arrepentimientos si las pierde"

La expresión de Nell era tensa y lívida.

Mucho tiempo después, finalmente aflojó su puño cerrado. "Bien."

Fabián suspiró aliviado por su aceptación.

Hizo una reverencia y le abrió la puerta. "Señorita mayor, por favor entre!"

Nell subió al coche en silencio.

Veinte minutos después, el coche llegó a la villa de los Jennings.

La villa estaba ubicada en una zona famosa por los ricos de la ciudad de Peyson. Estaba anidada entre montañas y agua y tenía hermosos paisajes.

Nell salió del coche y entró con una expresión en blanco.

En la sala, Sally Youngs estaba eligiendo el vestido que Celine usaría para el cumpleaños.

pasado mañana.

Fue un día importante para Celine, que estaba a punto de anunciar su relación. No solo fue

su cumpleaños, pero también sería el día en que se comprometería con Jason Morton.

Después de hacer los preparativos, Sylvia Walker les ordenó que eligieran rápidamente los vestidos y reservaran el lugar.

Solo faltaban dos días para el evento, por lo que sería imposible conseguir sus vestidos a la medida.

Afortunadamente, era solo una fiesta de cumpleaños, y Jason y Celine simplemente anunciarían el

compromiso en privado. Desde el punto de vista del mundo exterior, los dos estaban

comprometidos desde hace mucho tiempo, por lo que no había necesidad de que ella se vistiera demasiado grandiosa.

Después de elegir durante toda una tarde, Celine finalmente eligió algunos conjuntos de sus vestidos preferidos.

Ahora todo lo que quedaba era esperar hasta que lo entregaran en su puerta mañana.

Los dos estaban discutiendo felizmente cuando un ruido repentino vino de la puerta.

Cuando miraron hacia arriba, vieron a Nell entrar.

Llevaba una camisa blanca junto con un par de pantalones lápiz negro que la acentuaban.

Piernas rectas y delgadas. También usaba una cazadora beige y su cabello ondulado estaba peinado sobre su hombro, dándole una mirada fresca y aireada.

Mientras Celine la miraba, un leve celo surgió en su corazón.

Simplemente no le gustaba la apariencia pretenciosa de Nell.

Ella era alguien que vendía productos eróticos, pero vestía como una élite social. Su distante

rostro frío hacía que la gente pensara que era noble y grandiosa.

Sin embargo, cuando Celine pensó en la profesión de Nell, surgieron algunos hilos de satisfacción en su corazón.

"¿Y qué pasa si ella finge ser alta y noble? Ella todavía no puede competir conmigo.

"Soy el tesoro de la familia Jennings y la flor más popular de la industria del entretenimiento. ¿Qué hay de ella?

"Ella es solo una paria abandonada por su propia familia. ¿Y qué si tiene talento? Ella ni siquiera puede mantener el trabajo en sus manos.

"En ese momento, solo podrá trabajar en esa tienda de diez metros cuadrados durante todo el día y vender sus pequeños juguetes”.

Al pensar en esto, Celine no pudo evitar sentirse complacida. Ella enderezó la espalda y

puso una sonrisa en sus labios mientras daba un paso adelante.

"Hermana, has vuelto!"

Sally también reaccionó y se acercó apresuradamente, su rostro se llenó de risa.

"¡Estás de vuelta! ¡Ven a sentarte! Tía Carroll, sirve un vaso de agua para la señorita mayor.

La criada, Carroll, se apresuró a servir un vaso. Sin embargo, sus ojos cuando miró a Nell estaban

llenos de desprecio oculto.

Nell los ignoró y dijo fríamente: "¿Por qué me llamaste?"

Sally parecía un poco incómoda.

Celine vio esto y rápidamente tomó el brazo de Nell con una sonrisa. Hermana, ¿cuál es la prisa? No vienes con frecuencia a casa. ¡Hablemos después de la cena! No hemos conversado durante mucho tiempo. Todavía hay algún tiempo antes de la cena, ¿por qué no hablamos en mi habitación?

Nell la miró con ojos fríos. Su tono se volvió burlón.

"¿Hablar acerca de qué? ¿Sobre cómo seduces a los hombres? Lo siento, pero no me interesan esos trucos sucios.

Yo tampoco puedo aprenderlos”.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status