Capítulo 10 Lo que Mamá dejó Atrás.

Celine se congeló mientras su expresión decaía.

"Hermana, ¿cómo puedes decir eso de mí?"

Sally también forzó una sonrisa. "Nell, tu hermana tiene buenas intenciones, ¿por qué no charlas

¿con ella? Simplemente hablen de cualquier malentendido. Todavía somos familia”.

"¡Familia! ¡Lo siento! Puedo ser familia con todos en esta casa excepto de ustedes dos.

“Además, mi mamá solo tiene una hija. ¿Desde cuándo tengo una hermana? Por favor, no metas

tu nariz en mis asuntos. Ten cuidado, el fantasma de mi mamá no te visita en medio de la noche para reclamarte su vidas! "

“¡Ahhh—!

Celine gritó de miedo por la apariencia fría y severa de Nell y se lanzó a los brazos de Sally.

En ese momento, un grito severo sonó de repente desde la escalera.

"¡Nell Jennings!"

Nell miró hacia arriba y vio a Sylvia acercándose con un bastón.

Aunque la anciana era vieja, estaba sana y cordial y tenía una mirada aguda. Ella usualmente tenía una expresión pesada que tenía un tipo de aura intimidante.

Sin embargo, Nell no le tenía miedo. Ella se mantuvo firme con ojos fríos y una imponente impresión.

Sylvia odiaba más esta parte de ella. Era terca y distante, al igual que su madre muerta. Eso era como si hubiera nacido con genes orgullosos en su sangre, por lo que no se preocupaba por nadie más.

Ella espetó fríamente. "¿Qué acabas de decir?"

Nell no se molestó en responder. Había algunas cosas sobre las que no tenía sentido discutir más de una vez.

Hace unos años, ella ya había discutido con ellos sobre su madre.

Ahora, ella sabía que no había nadie en esta familia que se preocupara por su madre, así que no

molestarse en seguir peleando con ellos.

Sylvia pensó que Nell permanecía en silencio porque tenía miedo y su expresión se relajó.

Luego, miró a Celine que se había encogido en los brazos de Sally. En esa carita delicada que miraba como un ciervo asustado mirándola, su rostro no pudo evitar relajarse un poco más.

"¡¡Bien!! Ya que regresó, deje de mencionar el pasado. Comamos."

Luego, abrió el camino hacia el comedor.

Nell frunció el ceño pero la siguió.

“Nell, le dije a la tía Carroll que cocinara tu comida favorita porque sabíamos que ibas a regresar. ¿Te gusta?"

Tan pronto como se sentaron a la mesa, Sally comenzó a recoger los platos con entusiasmo.

Nell soportó el disgusto en su corazón. Ella no movió sus palillos y no le dio ninguna respuesta.

El temperamento de Shaun estalló inmediatamente al verla sentada aquí como un iceberg.

"¿Qué? ¿Está tan mal llamarte para comer? Sally sigue siendo tu mayor. ¿Ni siquiera sabes cómo

decir 'gracias' cuando ella está sirviendo comida para ti? "

Nell siguió en silencio.

Aunque no quería discutir con ellos, no podían esperar que fuera agradable con la

mujer que llevó a su madre al suicidio, mucho menos comer en la misma mesa con ella.

Dejó sus palillos y dijo con frialdad. “¡Guárdalo! No tengo hambre y no quiero comer. ¿Por qué me devolviste la llamada hoy? ¡Vaya al grano! "

Los ojos de Sylvia brillaron con astucia.

Esta vez, ella no se enojó y solo dijo en voz baja: “Parece que odias mucho a esta familia. Bien, nadie te obligará si no quieres comer. La razón por la que te llamamos hoy fue solo para informarte sobre algo.

“Pasado mañana es el cumpleaños de tu hermana, y habrá una fiesta para ella.

Ya lo discutimos con la familia Morton y anunciarán su relación en la fiesta. Tú

tendrás que asistir también.

“Si alguien pregunta, solo dirás que Jason Morton siempre ha estado comprometido con su hermana. Esto es por tu propio bien. Dado que su relación ya es algo del pasado, ¡déjela ir! "

Nell la miró conmocionada.

Nunca pensó que pasarían por tantos obstáculos para llevarla a casa solo por esto.

Miró a Sylvia y, después de mucho tiempo, de repente se rió en voz baja.

“¿Quieres decir que quieres que yo sea su escudo? Quieres que sea un trampolín para anunciar

¿su relación?"

La expresión de Sylvia se ensombreció de disgusto. "Cuida tus palabras. Esto no es solo para tu hermana.

¡También es para ti! "

Después de una pausa, agregó: "Tú también eres una niña y tienes que casarte algún día. Sería bueno que la gente sepa que te han descartado antes? "

"¿Qué pasa si me niego?"

"¡No tienes nada que decir en esto! ¡Ya he tomado una decisión! ¡No tienes forma de objetar! "

"Entonces, ¿qué pasa si insisto en no ir?"

Sylvia rió fríamente, mirándola con ojos llenos de burla y desprecio.

"Definitivamente irás, a menos que... No quieras los artículos que tu madre dejó atrás".

El comedor se vio instantáneamente envuelto en un silencio como un alfiler.

Nell de repente se sentó en su silla.

Miró a Sylvia con rostro pálido y ojos helados.

Después de mucho tiempo, se rió fríamente.

"¡Bueno! ¡Excelente! ¡Puedes amenazarme ahora, pero no puedes amenazarme para siempre! "

"Amenazarte ahora es suficiente".

Sylvia se sacudió su ira y tranquilamente dejó los palillos.

Pasado mañana, 8:00 pm, Hotel Palazzo. No llegues tarde.

Cuando Nell salió de la casa, ya eran las ocho de la noche.

El viento de finales de otoño le heló el cuerpo, pero no pudo disipar la ira en su corazón.

Siempre supo que Sylvia favorecía a Celine, pero no esperaba que fuera así.

Sylvia ni siquiera se molestó en mantener un acto superficial como su abuela y simplemente ¿usó lo que dejó su madre como chantaje para dejar que Celine pase por encima de su posición?

¡Era ridículo pensar en ello!

Nell se quedó de pie junto a la carretera y estuvo furiosa por un momento, pero rápidamente se hundió.

Ese año, antes del incidente, su madre Cathy Morrison había encargado a un abogado

un deseo.

El contenido del testamento era muy sencillo. Tenía una caja fuerte en el banco, y si un día moría, todo el contenido de la caja fuerte pertenecería a Nell.

La única condición era que tenía que esperar hasta que se casara. Hasta entonces, un abogado

custodió por ella.

Nell no sabía por qué su madre había hecho tal testamento, ni sabía qué había en esa caja fuerte.

A lo largo de los años, la familia Jennings había intentado que ella renunciara a esta herencia en todas las formas indirectamente.

Naturalmente, ella no estaba dispuesta. Dejando de lado el valor de los artículos que contiene, solo el hecho de que fuera algo que su madre dejó atrás le imposibilitó dejarlo caer en manos de otros.

Sin embargo, ahora sentía que lo que había dentro no debía ser algo simple.

De lo contrario, la rica familia Jennings no lo codiciaría tanto.

Mientras reflexionaba mentalmente, un Audi negro pasó junto a ella y se detuvo en la puerta principal.

Mientras Nell estaba aturdida, una voz masculina familiar sonó en sus oídos.

¿Nell? ¿Por qué estás aquí?"

Nell inclinó la cabeza para mirar a Jason Morton, que acababa de salir del coche. Estaba vestido con un traje Armani azul oscuro que mostraba su postura erguida y vitalidad.

Ella juntó los labios burlonamente y dijo con voz fría: "El joven maestro Morton es una

persona, así que tal vez se olvidó de mi apellido”.

Jason vaciló, su rostro algo rígido.

Por supuesto, no olvidó que Nell era una Jennings. Este lugar era técnicamente su hogar.

Era solo que ella había roto los lazos con los Jenning hace unos años y nunca regresó, por lo que

era natural que se sorprendiera al verla allí hoy.
Comments (2)
goodnovel comment avatar
Lusiana Vidal
não consigo ler!!!!
goodnovel comment avatar
Bendecida Hija
Así se hace
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status