Te dejare en paz cuando me muera

Concord Massachusetts

1365 – 678 norte

Estimada señora Porter. Me alegra mucho saber que todo va muy bien en casa y con usted. Mi hermano ha estado viajando a Seattle, pero en cuanto regrese le extenderé su saludo y su adorable forma al recordarlo.

En cuanto a mi visita a Concord será hasta la llegada de mis padres de su viaje. Pero tenga por seguro que estaré ahí. Gracias por recordarme y al igual que usted a mi yo también la extraño a usted y a nuestras tardes de lectura y té. Y su hermoso jardín.

Tobías está muy hermoso. Sabía que le agradaría el nombre. Y en cuanto a conocer New York y no limitarme a nada eso intento espero no arrepentirme de nada después. Y qué bueno que le haya gustado mi regalo.

Margarita ha venido a visitarme por trabajo y hemos pasado un fin de semana increíble

PD: gracias por todo; y claro que me encantaría que viniera a visitar mi vivero. Solo llámeme y aquí la estaré esperando

Eva Stone

Y así comienza mi día. Me levante temprano igual que todos los días. Me duche y me arregle para mi día de trabajo. Zapatillas deportivas. Jeans. Camisa de cuadros. Y lista termino de escribir la carta a la señora Porter. Tomo mis cosas. La dejare en el buzón ahora que salga. Miro mi teléfono no hay llamadas – vamos Eva necesitas calmarte él te encontrara – salgo y ya Cielo y Lionel están aquí

– buenos días

– buenos días. Quiere desayunar

– no Cielo está bien comprare algo en el camino

– y té tengo de jengibre –

Me encanta el té de jengibre

– si por favor –

Cielo asiente con una gran sonrisa

– necesita que la lleve

– no iré caminando ya se me el camino además sé que Victorio llega hoy y no quiero entretenerte

– segura

– si… si estaré bien Lionel

– aquí esta su té

– muchas gracias cielo –

Tomo asiento con ellos y dejo que el vapor del té de jengibre inunde mis fosas nasales. Oigo el repiqueteo de unos tacones. Miro a Lionel y a Cielo con el ceño fruncido

– bueno días –

Cierto es margarita

– buenos días Margarita ven y te presento a Cielo y Lionel

– claro mucho gusto Margarita Williams

– un gusto señorita Williams –

Le dicen ambos al mismo tiempo

– y bien como me veo –

Que como se ve a ella todo le queda perfecto. Es alta. Con la piel blanca. Ojos verdes. Cabello negro. Y curvas muchas. Flaca. Todo lo que se pone le queda bien

– estas preciosa –

Lleva un vestido azul eléctrico y zapatos de tacón. Y se ha rizado el cabello en las puntas

– bien porque necesito ese trabajo

– Margarita dime algo que no hayas conseguido cuando te lo propones eres muy inteligente

– hacia dónde va señorita

– las empresas Harsh

– bien puedo acercarla voy de camino al aeropuerto

– enserio muchas gracias eso de tomar un taxi en esta ciudad es una verdadera odisea –

Todos reímos antes las ocurrencias de mi amiga. Margarita y yo somos tan diferentes. Ella es decidida y a veces parece no tenerle miedo a nada. Yo en cambio por más que lo intente una y otra vez no puedo ni siquiera entablar una conversación normal con alguien sin que me tiemblen las manos y mi ansiedad se vuelva mi dueña.

Dejo la carta en el buzón. Me pongo mis auriculares. Y me encamino al trabajo con la voz de Iron woodkid en mis oídos. El vivero queda exactamente a tres manzanas de la casa. Me visualice el camino muy bien cuando Lionel me trajo la primera.

Pasamos un semáforo. En esa calle no hay nada. Luego en la siguiente manzana hay varios restaurantes. Y en la queda antes de llegar al vivero. Esta un café en toda esquina y personas corriendo de un lado para otro. Entro al café y esta lleno.ES NEW YORK QUE ESPERABAS. Es mi yo interno a loa que muchos llaman subconsciente. Dándome los buenos días con su cálido sentido del humor. Hay muchos ejecutivos. Con cafés en las manos y hablando por teléfono. Harsh es un ejecutivo. O un empresario. Bueno no lo sé. No preste mucha atención a Margarita cuando me decía quién diablos era. Porque mi mente estaba ocupada pensando solo en el haciéndome suya. Me da una pequeña punzada en el pecho. NO VOLVERA El NO VOLVERA. Aprieto mis ojos con fuerza. Necesito eliminar de mente cualquier cosa que me diga que el no regresara. No puede ser posible. Que solo se haya acostado conmigo para luego desaparecer

– señorita –

es la voz de una anciana a mis espaldas

– que… que… perdón dígame –

respondo cuando volteo a mirarla

– es usted la siguiente –

la siguiente. La siguiente en que. Es acaso esta anciana mi señal de los dioses de las chicas que no le gustaban los hombres pero que ahora le gusta uno que al parecer no piensa regresar jamás y ella no lo quiere aceptar. Es esa su respuesta. Que solo soy la siguiente

– perdón… que

– que sigue usted en la fila

– si…si claro –

camino hasta la chica que me mira con cara de ¡de donde demonios ha salido esta chica!

– hola quiero dos panecillos. Una botella de agua mineral y un café de prensa francesa por favor –

la chica toma mi orden

– para llevar o para comer aquí

– para llevar por favor

– son 6 dólares –

saco el dinero de mi bolsillo y pago. Me dice que espere en la fila de al lado y que con la factura retire mi orden. Eso hago me paso a la fila de al lado. Pensando porque demonios pedí café de prensa francesa. Yo no soy amante del café. Me gusta. pero no mucho. PERO TE GUSTA MAS HARSH Y POR ESO LO PEDISTE. Claro y que será lo próximo que pediré. Un prostituto para se acueste conmigo. Y luego le pague desapareciéndome. CUANDO TE ACUESTAS CON PROSTITUTOS PAGAS CON DINERO Y ES OBVIO QUE TIENES QUE DESAPARECERTE. Mierda es cierto. Le dije que no quería que me pagara. Así que creo que me esta pagando con su desaparición por completo de mi vida.

Tomo mi fantástico desayuno. Y salgo del café. Solo esta manzana y ya abre llegado. Al llegar saco las llaves de mi bolso. Abro la puerta y cambio el letrero de cerrado a abierto. Y aquí estoy nuevamente. Primer día de la semana. Y mi adorado trabajo. Camino hasta la parte de atrás. Necesito acomodar unas macetas. Y también hacer un pequeño inventario para saber que hay y que necesito pedir. Al parecer no es mucho. Solo desinfectante para

plantas. Mas abono. Y semillas frutales. La antigua dueña dejo el vivero muy bien equipado. La mañana pasa rápido. Entre señoras pidiéndome ayuda para que sus plantas no se las coman las hormigas. Y otras comprando adornos para el jardín. Se me ha olvidado desayunar típico en mi cuando me distraigo. Y ya el café esta frio. No se puede tomar. Abro la botella de agua y en un sopetón me he tomado media botella. Si que tenia sed. Le doy una mordida a los panecillos. Que al parecer serán mi almuerzo. Porque no tengo ni las más mínima ganas de salir a comprar comida. Me siento en caja a disfrutar mi delicioso panecillo de chocolate y pasas. Inmersa totalmente en él. Esta delicioso en realidad.

La campana de la puerta suena. Así que me pongo de pie

– el almuerzo ya llego

– ¡Victorio! –

no sé porque razón estoy tan emocionado de verlo. Doy pasos a toda prisa hasta el que me recibe con brazos abiertos. Y envuelta en sus brazos. Siento el nudo en mi garganta quiero llorar. Me siento como una niña que sabe que ha hecho algo malo. Pero ahora que sabe lo que hizo no hay manera de remendarlo. Y nada como un abrazo de alguien con quien se siente segura para saber que todo estará bien

– Eva estas bien

– ejemp. Si, si estoy bien es solo que te extrañe

– oh pequeña tonta yo también. Pero ya estoy aquí – me dice alborotando mi cabello.

Si estás aquí. Pero demasiado tarde. De haber estado aquí. No me hubieras dejado convencer de Margarita para ir a esa fiesta. Y talvez seguiría siendo virgen. Y en la espera de un hombre que me ame. ESE HOMBRE NO EXISTE. Mierda es cierto. Los hombres no se fijan en mí. FUISTE CON EL PORQUE QUERIAS. Si me moría por irme con él. Y eso es lo que me hace sentir más idiota. Me siento. Idiota. Triste. Molesta muy molesta. Como diablos me enamore de un hombre al que acabo de conocer

– vamos a comer – dice meneando la pizza que tiene en la mano

– claro deja que coloque el letrero de cerrado

– bien te espero allá atrás – asiento.

Camino a colocar el letrero. Llego a la parte de atrás y me encuentro a Victorio mirando a todos lados

– que sucede

– nada es hermoso este lugar

– si gracias por conseguir esto para mí –

de no haberlo hecho. Estuviera dando clases en la universidad de New York. Bueno tratando de dar clases. Y decepcionado en gran manera al mundo académico de la botánica. Que suerte por ellos de que Victorio me consiguiera este trabajo. Y que suerte por mi también.

Entre la conversación de mi hermano y como le fue en su viaje y el pedazo de pizza que tengo en frente siento que mi mundo ya tiene mucho. Escuchar a mi hermano, comer y pesar en Harsh. Es mucho trabajo para mi porcentaje de cerebro funciónate. ¿Por qué no puedo solo dejar de pensar en él? ¿Es que acaso le hace eso a todas las mujeres con quien se acuesta? ¿Se las folla tan bien que no les deja más remedio que pensar en él todo el tiempo? Y desde cuando digo la palabra follar con tal facilidad. SERA DESDE QUE EL SOLO TE DECIA AL OIDO TE VOY A FOLLAR. Mierda estoy perdida, además no creo que sea así conmigo es la primera follada que me dan en la vida. CON MAS RAZON NO DEJAS DE PENSAR EN ÉL, SI ES ASÍ EN TU PRIMERA FOLLADA NO QUIEROO PENASR EN COMO SERAN LAS DEMAS. Maldito yo interno pareces estar en mi contra, la cuestión es que no acepte que me pagara. Así que creo que eso me hace un poquito diferente ¿no? Fui la primera persona a la que llevo a su casa, ni a su familia había llevado ahí. RECUERDAS SUS PALABRAS, TE TRAJE AQUÍ PARA QUE NO PUEDAS ESCAPAR DE MI. Lo sé lo sé. Pero nunca quise escapar de él, de hecho lo que quería era escapar con él

– Eva, te sucede algo no has probado la pizza – miro mi plato y la porción de pizza sigue entera. Pero al parecer mi hermano lleva meses sin comer, se ha tragado media pizza en solo

– Creo que deberías dejar la pizza – para ser uno de los mejores nutricionistas del estado y ayudar  a personas con obesidad. Victorio sigue derritiéndose por la comida chatarra. He visto como un perrito caliente lo hace suspirar. No importa cuán guapo y atlético sea. Sigue teniendo alma de gordito

– no dejas al amor de tu vida Eva. Si dejo la pizza es como si hiciera eso

– las personas dejan a diario a otras personas, así que tu también lo puedes hacer con la pizza

– es difícil dejar lo que te gusta

– no cuando lo que te gusta de hace daño –

Victorio enserio le gusta comer tiene toda la cara llena de salsa y mastica como si mañana no existiera

– yo lo veo de esta forma, si dejo la pizza se que habrá algo que le hará falta a mi vida ese toque como diría ese toque de riesgo, de no puedo pero lo hago. Me hará daño pero me gusta, pero viene la otra parte si la sigo comiendo tendré que seguir hiendo al gimnasio y tendré que mantenerme en forma, entonces que crees la pizza es mi recordatorio que si quiero seguir con el cuerpo que quiero y comerla a ella al mismo tiempo. Debo solo poner de mi parte – se encoje de hombros como si lo que acaba de decir tuviera mucha lógica, bueno puede que tenga un poco

– Eso es una excusa barata Victorio

– mejor dime, te gustaría ir al cine este viernes, margarita tu y yo

– si claro, le avisare a margarita

– perfecto. Que tal tu fin de semana

–¿ el fin de semana? – respondiendo preguntas con otra pregunta, que diablos pasa – estuvo bien. Sabes Margarita y yo nada fuera de lo normal – MENTIROSA. Ay Dios que demonios pretendes, que le cuente mi gran metida de pata. Aunque no creo que acostarse con un hombre sea una metida de pata. Las personas hacen eso a diario. Pero en fin no voy a contarle mi descarriado comportamiento de este fin de semana. Definitivamente no lo hare, paso

– bien. Perfecto

– Perfecto – repito como un loro

– tengo irme nos vemos en casa adiós – se levanta deja un beso en mi sien y desparece por la puerta.

Luego de haber recogido las cosas del almuerzo, volví a mi trabajo. Bueno a escuchar música sentada en la caja en la espera de los clientes. Y en la espera también de que Harsh desaparezca de mi cabeza. Sé que debería odiarlo y adiarme. Pero no es así, no puedo. Lo extraño. La sensación no ha desapareció de mi pecho desde que me dejo en frente al edificio. Ese beso que me dio, no fue igual a los otros ¿fue acaso ese su beso de despedida?  Su beso de te folle ya vete rápido y no pienses en mi. Se siempre donde encontrarte. Fueron sus palabras y pueden que sea verdad, desde que llegue a esta ciudad no hago más que encontrármelo en todas partes, además su abuela es clienta de el vivero y Margarita trabaja para su madre. Pero aun así no sé nada de él. Bueno tampoco es que estoy muy desesperada. A quien le miento no estoy desesperada estoy desesperadísima

– hola –

Veo una mano moverse en frente de mi cara. Me quito los audífonos rápidamente

– Hola disculpa – respondo al chico de ojos grises y cabello negro que está frente a mí

– Estabas algo entretenida – me sonríe. Y Uau tiene una sonrisa muy linda

oh no, no, solo estaba pensando –

En los suaves labios de Harsh tan suaves como demandantes. Y sus ojos azules como en mar. Y su cuerpo como mi cuerpo, ay madre de Dios soy ahora una pervertida sin remedio. Deja de pensar presta atención al cliente

– Creo que sigues pensando –

Le sonrió apenada – en que puedo ayudarte

– En realidad en nada, mi abuela me ha enviado para que te eche una mano con este lugar

– ¿Magda es tu abuela?

– si espero no te moleste que este aquí – me vuelve a sonreír. Sonríe mucho y parece agradable

– ¡no claro que no! Este lugar es de ella. Yo solo lo cuido

– perfecto. Entonces dicho todo. Con que empiezo primero

– Wow tan rápido – miro mi reloj – la verdad pensaba cerrar temprano hoy, pero estaré aquí mañana a las nueve

– Perfecto te ayudo a cerrar entonces –

Acepto sonriente tomo mis cosas.

Después de cambiarme ya todo está listo y en orden y…. mierda no se me el nombre de este chico. EVA QUE TAL SI ES UN ASESINO. No tiene cara de asesino. Aunque ¿Cómo son las caras de los asesinos?

– Por cierto soy Eva y aun no has dicho tu nombre

– Soy Adán – lo miro con las cejas encanadas. Y él alarga la risa. De verdad se llama Adán. Que pasa nos casaremos y tendremos a Caín y Abel. Esto tiene que ser una broma

– solo es una broma me llamo Trey – parpadeo varias veces y sonrió para quitar la cara de estúpida que acabo de poner.

De regreso a casa las calles están como siempre en esta ciudad repletas de personas a toda  hora. Falta exactamente un cuarto para cuatro. Miro mi teléfono y no hay llamadas. No se apareció por el vivero y mucho menos me he chocado en él. Antes de este fin de semana. la vida se empeñaba en que lo encontrara en todas partes, pero ahora parece que se lo ha tragado los millones de personas que viven en esta ciudad.

Porque no solo dejo de pensar en él y ya. Es por esto que no tiene relaciones con nadie. Porque las mujeres quedan totalmente prendida de él. ¿Por esta razón les paga, para que sepan que solo es sexo y ya? Nada de te llamo luego o nos veremos después. Nada de eso. Arrgg me siento como esas chicas que no pueden superar un acoston. La cuestión es que este es mi primer acoston y este el primer hombre que ha interesado.

Al llegar al edificio y percatarme que no está con la hermosa mujer que vino a dejar aquella vez y que luego vi en la fiesta. Entro al ascensor. Hoy no tengo ganas de subir escaleras. Y al llegar a la puerta del departamento escucho risas. Bueno mejor dicho carcajadas, al entrar encuentro a Victorio y a Margarita partidos de la risa. Al menos alguien está teniendo un buen día

– hola

– hey…hola qué bueno que ya estás aquí. Esperábamos por ti. Victorio quiere jugar al domino y ya hemos pedido comida china

– Voy a darme una ducha rápida y regreso – ambos asiente y yo los dejo para que continúen con lo que sean que estaban haciendo.

Me tiro en la cama de espaldas y miro hacia el techo – no puedo estar así siempre o ¿sí? – puede que mientras yo esté piensa que piensa en él. Puede que el haya ya conseguido otra conquista. El sexo para él es un negocio, así que de seguro ya está cerrando otro trato. Mientras que yo pienso que un final. Cuando en realidad debería ser un comienzo. Para conocer más chicos. LOS CHICOS NO SON LO TUYO. Eso lo sé soy pésima con la espécimen masculina.

Martes, miércoles, jueves y viernes. Y mi semana ha sido la misma. Ya hoy estamos a viernes y aun no sé nada de él. Por otro lado Victorio y Margarita se han encargado de hacer mi amarga espera un poco más entretenida, cada día al regresar a casa hay partidos de algún juego de mesa. Pedimos comida y luego vemos alguna película que nos guste a los tres, bueno a Margarita y a Victorio, yo solo me siento como zombi frente a la pantalla del televisor.

Es viernes las personas se emocionan con los viernes, fiestas. Sexo. Alcohol. Pura diversión. Mientras que yo, estoy aquí frente al espejo del baño, buscando la forma en cómo arreglar mi cabello. Para no parecer la bruja mala de este. Resoplo con cada nudo que me encuentro. Y este es el resultado de no peinarse el cabello mojado antes de dormir.

Y como no tengo muchas ganas de discutir con alguien. Me lo recojo en lo alto de la cabeza. Y dejo unos rizos muy rebeldes que me caigan en la cara.

Me meto en unos vaqueros y una camisa que tiene una radilla comiéndose una nuez. Y zapatillas deportivas. Y vámonos al trabajo.

No hay nadie de quien despedirse así que salgo de una vez. Al llegar a la planta baja me encuentro a tres personas, la hermosa mujer que he visto con Harsh. Entrar  a un auto que se me hace conocido. Y a Victorio y Margarita llegando de correr muertos de risa, se han vuelto los mejores amigos del mundo. Ahora salen a correr cada mañana juntos

– hola

– buenos días, que tal la caminata

– Victorio se ha quedado sin fuerzas a mitad de camino

– ya te he dicho que me ha entrado un aire

– si claro, como tu digas. Eva no olvides la salida de hoy, y si quieres puedes invitar a Trey

– claro, adiós se me hace tarde – Margarita no ha dejado de molestarme con Trey, quien muy amablemente se ha ofrecido a acompañarme hasta casa después del trabajo. Viviendo al otro lado de la cuidad, y teniendo que hacer todo el recorrido de regreso.

Me pongo los audífonos y me pierdo en la voz The Beatles. Mientras voy de camino al trabajo. Hago mi respectiva parada en la cafetería, y ahora no solo compro café y panecillos para mí. Compro también para Trey, le gusta el expreso con doble nata montada. Y para mi café de prensa francesa. Soy una completa masoquista sin remedio.

Y como todas las mañanas desde que Trey me acompaña, el esta de brazos cruzados pegado de la pared esperándome, lleva casi siempre la misma ropa. Vaqueros, camisetas y botas de cuero negras. Además del cabello alborotado, como si acabara de despertarse – buenos días Trey – saludo mientras meto las llaves en la cerradura para abrir la puerta – siempre se vuelven mejores cuando te veo – pongo los ojos en blanco, Trey y sus saludos – que tal tu hermanito – Trey vive con su pequeño hermano charme. Su madre los abandono cuando charme tenía cinco meses de nacido y su padre murió hace un año. Así que él se hace cargo de su pequeño hermano de nueve años. Trey y yo hablamos mucho, y tal parece que él no tiene ningún problema en hablar acerca de su vida y de las cosas que han pasado en ella – genial, te manda saludos y esta mañana ha preparado torticas el solo te mando unas – sonrió, charme quiere ser chef y Trey está trabajando para pagarle la escuela de cocina. Le ha pago cursos de verano y esas cosas. Y para tener nueve años hace unas torticas fabulosas – dale mis saludos y dile que muchas gracias – lo hare – Trey trabaja como pasante legal, pero está de vacaciones. Y su abuela le ha pedido que me ayude en el vivero y así recibir dinero extra para él y los gastos de charme. Dinero que obviamente le doy yo. El vivero recibe muy buenas ganancias – me gusta como traes el cabello hoy – sonrió y sé que he ruborizado. Como también sé que mi cabello es un completo desastre esta mañana – si él y yo hemos tenido una larga charla esta mañana antes de salir de casa – digo señalándome el cabello – no se nota. Iré atrás a abrir espacio para el abono nuevo que llegar hoy – claro, has también espacio para las vitaminas y las nuevas macetas de arcilla – claro que si jefa – hace un saludo militar y se va.

Tomo la pequeña escalera para subirme hasta donde estas los jarrones de vidrio. Eso necesita una limpiada, mi teléfono suena y veo los mensajes de Margarita

*que tal la mañana*

*ya le has dicho a Trey lo del cine*

*responde que me muero con la impaciencia*

Guardo nuevamente el teléfono en el bolsillo del overol y sigo con mi trabajo. Margarita y yo tuvimos una charla de chicas el miércoles, fue el unico día en que Victorio no estuvo en casa. Así que nos tiramos en mi cama y tuvimos la charla

– ya han pasado tres días Eva, y aun no te llama ni te busca, tu hombre pared no hace ninguna mención en aparecer

– no le di mi numero de celular. Tal vez…

– ¡tal vez y una mierda! Si hubiera querido saber de ti ya te hubiera buscado no crees. Según tu el siempre sabe dónde encontrarte. Porque no te ha encontrado hasta ahora –

Me mira yo la miro, y hay un silencio sepulcral. Sé que espera una respuesta, pero ella tiene razón en todo

– se que fue tu primera vez. Y que por lo que veo fue magnífica ¿tuviste un orgasmo? –

Yo abro los ojos como platos y me cubro la cara para ocultar lo roja que me he puesto. Margarita es tan directa. No preguntas esas cosas, como si solo preguntaras. Oye me podrías dar la hora. Estamos hablando de la intimidad de dos personas

– anda déjate de tonterías, eres  mi mejor amiga. Tuviste o no un orgasmo –

Solo asiento

– mierda el tipo es bueno en lo que hace. Pero aun así quiero que dejes de parecer un puto zombi. Ya sé que es muy difícil llegar al orgasmo con la primera vez. No estás concentrada en disfrutar, tu única concentración es que no te vaya a doler. Pero no me jodas, estas en New York. Una de las ciudades más grandes del mundo. Hay millones de hombres allá afuera. Guapos y que de seguros son muy buenos en la cama. Supera al hombre pared

– no es tan fácil Margarita. Tan poco es que te este diciendo que en imposible. Pero de verdad me gusta este hombre, jamás me había fijado en algún hombre al menos no enserio. Solo algunos me parecían atractivos y ya

– lo sé, durante un tiempo pensé que era lesbiana –

qué demonios les pasa a las personas. No soy lesbiana. Y no es que tenga algún problema con las personas que les atrae su propio sexo, no tengo ningún problema cada quien es libre de amar a quien quiera. Pero a mí me encantan los hombres. Bueno en realidad me encanta un hombre en específico

– no soy lesbiana Margarita

– no es que esté en contra ni nada. De hecho creo que yo tengo una parte lésbica. A veces veo unas mujeres que Dios sabe que me hacen mojar las bragas

– ¡Margarita! – le golpeo el brazo. Como diablos puede hablar de sexo tan deliberadamente

– ¿Qué? Es cierto. Pero aun así, sigo derritiéndome por los hombres. En fin la cuestión es que quiero que dejes de pensar en el hombre pared –

Margarita se rehúsa a llamarlo por su apellido, odia que la gente se crea tan importante – sal con otros chicos. Que tal Trey

– ¿Trey? Margarita por Dios me acompaño dos veces a casa y ya tú crees que el chico siente algo por mí

– ¿creer? lo siente. Yo no acompañaría a nadie al otro  lado de la cuidad, al menos que me guste

– hay personas que solo son amables, a diferencia de ti que todo los haces con algún motivo

– no estamos para hablar de mí y mis defectos. Estamos en ti, concentrémonos en ti. No te digo que te cases con él ni que te lo folles, solo que salgan en plan de amigos. Invítalo al cine este viernes

– lo pensare –

La charla fue muy constructiva, al menos margarita no pregunto cuántos orgasmo tuve, y como era el pene de Harsh. Suele preguntar cosas un poco fuera de lugar, mi celular comienza a vibrar de nuevo. Y sé que es margarita. No se cansara, es muy insistente y no se da por vencida fácil

*se que te niegas a contestarme el teléfono*

*CONTESTAME*

*si no lo haces iré hasta allá y te hare pedirle a Trey lo del cine*

Para mi buena suerte Trey viene entrando con un montón de sacos de abonos tapando su cara – déjame ayudarte – me bajo a toda prisa de la escalera y le quito uno de los sacos, vaya que pesan, y vaya que Trey es fuerte traer cuatro sacos de estos

– oye Trey, Margarita, mi hermano y yo iremos al cine hoy. Y Margarita me ha pedido que te invite. ¿Te gustaría ir?

– claro, charme se va a aquedar hoy en casa de un compañero de clases, así que tengo la noche libre. Solo dime donde y ahí los veré

– perfecto, te enviare la dirección por mensaje, ahora voy a seguir con lo que estaba haciendo –

*Trey ha dicho que si, nos vera en el cine. Ahora déjame trabajar en paz*

*te dejare en paz cuando me muera, te quiero*

Comments (2)
goodnovel comment avatar
Mercedes Ramirez Yepes
son muchos puntos!!
goodnovel comment avatar
Enoe Pacheco
Muy interesante pero son muchos puntos los que piden. para leer un capítulo diario!!!😢
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status