Share

UN JURAMENTO DE VENGANZA

Hace muchos siglos

--cuando la luna madre nos llena de sabiduría y nos guía hacia la victoria… ahí sabemos que somos bendecidos por la gran diosa Dana....—la omega sentada en el regazo del gran alfa, le decía aquella palabras llenas de amor a su diosa, además de que indica todo aquello mientras acariciaba su abultado vientre y mostraba una brillante sonrisa en la detonaba confianza y amor, para aquel hermoso lobo de ojos azules quien la observaba de igual forma

-- por Speirr que hare contigo… sabes que la diosa Dana no puede hacer mucho por nosotros láska mého života... (Amor de mi vida) los dioses nos abandonaron por culpa de mi abuelo, ese del que tantas reglas seguimos y por esa razón no podemos esperar mucho de ellos...--la chica hizo un gesto despectivo a su alfa, como quien había indicado la peor de las palabras para ella en aquel momento, pues para aquella omega que tanto adoraba a sus dioses era una verdadera ofensa que aquel siempre hablara de aquella manera tan despectiva de sus dioses

--ellos solo quieren guiarnos en la oscuridad, quieren saber que estamos haciéndolo todo bien.... ellos son nuestros brillante luz en la oscuridad fy alffa….-- ¿Cómo podría el discutir aquello con esa brillante loba? lo cierto era que no podría hacerlo, él amaba a su amiga como a nada y aunque ella no era su mate, el no necesitaba una mate para saber que ella era la elegida para pasar todos los siglos que fuesen necesarios a su lado

--lo que tú digas mi bella omega...--la azabache de ojos como lechuza, sonrió ante aquel estupendo lobo que había hecho todo lo necesario para hacerla feliz, incluso si aquello incluía lo que para este o era más que tonterías, al ser enemigo número de los dioses

--cuanto te amo... cuanto te amamos... Mi bello y perfecto alfa...-- la omega acaricio su vientre abultado, junto a su alfa, causando en el que aquellas palabras fuesen lo más puro y perfecto para el alfa líder de la manada de los čistá krev (sangre pura) aquellos lobos una vez malditos por los dioses, pero a la vez bendecidos con una vida eternamente larga, aquello que amaban su forma de vida como a nada debido aquella unión que habían formado con la tierra al ser ya parte de ella

--yo te amo más, yo los amo más... láska mého života (amor de mi vida)— acaricio su rostro y vientre, para luego dar un beso lento lleno de amor y cariño, en lo que esta soltó una pequeña risita al escucharlo, pero voces externas, los sacaron de su burbuja de mor, en lo que el lobo pudo detectar aquellas auras negativas y llenas de maldad, algo que de inmediato hizo que este bajara a su omega de su regazo y se levantara, haciendo que esta lo observara aun sin comprender que podía ser aquello que venía hacia ellos—necesito que te quedes en este lugar... no salgas hasta que yo vuelva por ti... no importa lo que escuches... no salgas… debes mantenerte a salvo tú y nuestro cachorro--la omega no entendía el porqué de sus palabras, pero aun así asintió a las palabras sin un aqueja, al ser ella la omega fiel de su alfa, en lo que esta logro observar como este salió en busca de aquello que causaba tanto revuelo en el lugar, además de causar aquella aura de invasión que sentía en aquellos momentos

Enojados, eso era justamente lo que ocurría, aquellos humanos estaba completamente enojado, algo que no comprendían los lobos, pues ellos no tenía que ver aquellos seres, que fueron hacía mucho tiempo, ellos respetaban cada forma de vida según los había creado los dioses, y por aquella llana razón ellos no se daban ahínco de crear una guerra por tierras y demás, sin contar que todo aquel lugar pertenecía como tal al gran príncipe de los lobos Kilian, quien como tal era aquel lobo que comandaba aquella manada

--vecinos... no entendemos la razón de su enojo, pero cualquiera que sea no somos los culpables.... Hemos vivido en paz por mucho tiempo no hay razón para cambiarlo...--Kilian hablo lleno de tranquilidad, pues no había razón para haber una batalla o una guerra, pero entonces al escucharlos, noto que nada de lo que el quisiese decir o hablar lograría evitar una batalla o una futura guerra

--demonios...

--están malditos...

--muerte a mis malditos...

--maten a los demonios....--no hubo tiempo para nada mas, pues sin más lo humanos se habían ido hacia ellos, con antorchas y trincheras, para acabar con todo aquel que pudiese ser una posible amenaza para la sociedad y para los suyos, los pueblerinos acabaron con niños, omegas y betas, sin importarle lo más mínimos sus tamaños o incluso sus características, querían destruir hasta el más mínimo de ellos todos por igual, mientras los alfas luchaban a toda fuerza para proteger los pocos que le quedaban , al ver a un sinfín de personas dispuestas a acabar con los suyos, en lo que lo que como podían luchaban a un sin convertirse, con el único afán de que estos no viesen su verdadera forma y los convenciese que en verdad si era monstruos, pero aquello no fue lo que hizo que la batalla se diera por terminada, lo que hizo que aquella batalla se diera terminada, fue el grito de una omega en particular, algo que causo que el corazón del gran alfa se paralizara en aquel momento, pues aquello no podía ser verdad

Kilian dando fuertes respiraciones se acercó a su omega, quien yacía completamente inerte en el suelo, luego de una espada hubiese atravesado su vientre por completo causando así la muerte de ella y de su cachorro, su hijo había muerto junto a su esposa, aquello no podía ser verdad, no podían los dioses ser tan crueles con su especie ¿Qué no era suficiente con haberlos malditos? Ahora ellos habían arrebatado la vida de aquella loba que los adoraba con toda su alma

Su vida había acabado, toda su vida ahora ya no era nada, pero entonces uno de aquellos humanos, el mismo que había asesinado a su esposa se acercó a él con la única intención de cortar su cabeza, cosa que no fue más que un gran error, porque de inmediato, este detuvo aquella espada, sujetado la muñeca de aquel humano y logrando que cortara un poco su hombro, algo que la verdad no era nada para aquel dolor tan potente que consumía su alma, en lo que el lobo ya harto de permitir tal acto, dio una mirada a todos aquello humanos que se habían atrevido a arruinar lo único que él consideraba perfecto y digno de admirar en su vida y aquello era su manada junto a su amada esposa

Por lo que sin más que pensar, Kilian se convirtió en un gran lobo, en lo que los demás siguieron su ejemplo y acabaron en lo menos pensado con todos aquello que habían destruido a todas sus familias y cercanos, era el fin ya no había paso a atrás, ya no podían retroceder el tiempo, los lobos se habían convertido en los seres que tanto se negaban a aceptar que eran y ellos no les importaba para ser sinceros, solo querían destruir todo a su paso, en lo que Kilian al lograr acabar con aquel baño de sangre de nuevo se unió a su amada, quien aun yacía sin vida en aquel frio lugar, sin gota de calor

-- láska mého života... ¿de que te sirvió tanto venerar aquellos ingratos...? no te preocupes… yo te vengare a ti… y a nuestro cachorro…--Kilian abrazo fuertemente aquel cuerpo sin vida, mientras se mecía una y otra vez de adelante a atrás, como quien ruega entre llantos que esta despertara, pero jamás llego a ocurrir—devuélvanmela... por favor... solo los quiero de vuelta... por favor... yo sin ella no soy nada.... Por favor....—Kilian lloraba y rogaba a los dioses, mientras que no había la mínima muestra que estos lo estuviesen escuchando en lo que observo como la nieve caía en grandes copos cubriéndolos a totalidad por una fina capa, algo que muchos veían como una respuesta de los dioses, o incluso el mismo príncipe, quien detuvo su llanto y le dio una mirada a su esposa quien ya había perdido el hermoso color de sus mejillas

--si así lo desean... entonces así será...--aquellas fueron las palabras del gran alfa, quien sin importarle más, tomo a su esposa en brazos y la llevo a su antiguo hogar, en que la coloco en la que ahora consideraba su antigua cama y la dejo allí como si dormida se trataba, por lo que antes de apartarse del cuerpo le dio un tenue beso en los labios y le dio una mirada cargada de amor, aquella que había robado su alma y cuerpo por completo, de lo que estaba seguro que jamás conocería alguien igual o mejor que aquella perfecta loba

Kilian sin más que hacer, tomo la antorcha de que iluminaba su hogar, y con un dolor que invadía por completo si alma, incendio el lecho en el que su esposa se encontraba junto a todo su hogar, en lo que salió entre las llamas y observo aquello lleno de dolor y sufrimiento, pues desde ese momento el ya no volvería a aquel hogar, desde aquel momento su manada no volvería aquellos términos de paz que una vez había indicado por el gran Speirr, desde aquel momento la guerra había iniciado y pobre de los humanos, pues ellos se iban a encargar de exterminarlos

--alfa...--Neil, llego junto a su gran alfa, en lo que este observo al alfa quien al parecer habían asesinado a su padre y madre dejándolo completamente solo, algo que causo cierto dolor y afición en el gran lobo

--diles que recojan todo... nos iremos al castillo de Dagda... se iniciara una nueva guerra, la guerra contra los humanos...

Related chapters

DMCA.com Protection Status