Share

Capítulo 7

Jay levantó a Rose y la arrojó bruscamente debajo del escritorio. Él se quitó la corbata azul y le ató las manos a la pata de la mesa.

Él luego tomó un trapo de la mesa y se lo metió en la boca a Rose.

Todo lo que Rose pudo hacer fue atacar continuamente a Jay con sus dos piernas libres.

Desafortunadamente, sus luchas fueron inútiles ante la gran diferencia de fuerzas.

Con su presa inmovilizada en su red, Jay sonrió. “Rose, puedes ser honesta conmigo”. Él sin piedad, le dio una patada en un costado de las piernas de Rose.

Temporalmente satisfecho, luego sacó su teléfono celular y llamó a su bebé.

Rose se quedó con el cabello alborotado, la ropa rota y sus piernas inicialmente blancas como la nieve cubiertas de moretones.

Ella miró a Jay indignada y soltó quejidos ahogados de su boca amordazada. Sin embargo, ella no estaba llorando ni nada por el estilo.

Sus gritos inaudibles eran, de hecho, una serie de obscenidades dirigidas a Jay, maldiciendo que sería atropellado por un automóvil si estaba en la carretera, que sería tragado por un tsunami si se iba al mar y que se encontraría con un tornado si abordaba un avión.

De repente, una pequeña y tranquila voz de niño resonó en el teléfono celular de Jay.

“¡Papi!”.

Rose instantáneamente se quedó en silencio.

Sus ojos inyectados en sangre estaban fijos en el teléfono celular de Jay.

Jay le dirigió a Rose una mirada de desprecio. Su camisa estaba suelta después de que se quitó la corbata, dejando al descubierto su sexy cuello.

Rose en realidad estaba mirando el teléfono, pero desde el punto de vista de Jay, parecía que Rose estaba mirando su pecho.

Jay recordó la noche de hace cinco años.

Su rostro se agrió y la miró con frialdad.

“Si no es nada importante, no me molestes. Estoy ocupado”. Jenson dijo con frialdad después del prolongado silencio de Jay.

Justo cuando Jenson estaba a punto de colgar, Jay, que conocía muy bien a su hijo, dijo casualmente: “Prepara tu propio almuerzo hoy”.

“¡No puede ser!”.

Con esas últimas palabras, el teléfono emitió un pitido y se quedó en silencio.

El hermoso rostro de Jay se volvió más oscuro que el de Bao Gong.

En el mundo entero, solo Jenson se atrevería a colgar una llamada de Jay Ares. Honestamente, Jay tampoco sabía muy bien cómo manejar al niño.

Jay dio un suspiro casi inaudible cuando el reloj de la pared dio la nueva hora.

Nadie hubiera soñado jamás que el noble y orgulloso Jay Ares se hubiera visto obligado a regresar puntualmente a casa para cocinar para su hijo. De hecho, había estado sucediendo durante cinco años.

Jenson tenía muchas peculiaridades y no permitía que ninguna mujer entrara en su villa. También era conocido por heredar la obsesiva compulsividad de su padre.

Aún más peculiar, Jenson nunca comió ninguna comida preparada por nadie más que su padre.

Su razón era simple. La comida de otras personas no tenía sabor.

Si alguien le preguntaba qué sentía que le faltaba a un plato, ponía los ojos en blanco y decía: “El sabor del amor de mi padre”.

Todos los días, Jay tenía que correr a casa una hora antes del mediodía. En caso de un viaje de negocios ocasional, preparaba las comidas de su hijo y las guardaba en el refrigerador con anticipación.

Él solía ​​pensar que enseñarle a Jenson a cocinar resolvería el problema. Jenson era un prodigio natural con un coeficiente intelectual impresionante, pero parecía tener una incapacidad incurable para cocinar.

Jay había enseñado personalmente a su hijo en innumerables ocasiones, pero los platos que preparaba Jenson siempre terminaban no comestibles.

Eran tan malos que incluso el propio Jenson se negó a comerlos.

Finalmente, después de varias disputas entre padre e hijo, Jenson se comprometió a regañadientes y acordó aceptar también las comidas cocinadas por sus abuelos.

Al tener que cuidar de un hijo tan arrogante y anormal, Jay se sintió bastante miserable, por decir lo mínimo.

Él miró a la mujer atada a la mesa y la ira en él comenzó a burbujear de nuevo.

Si no fuera por esta mujer maldita, su vida se habría librado de muchas dificultades.

Jay sabía que no era un santo; era de esperar y afrontar pequeñas molestias en su vida.

“Rose”. Dio unos pasos y se arrodillo junto a ella.

Rose reconoció la inconfundible malevolencia en sus ojos y todo su cuerpo se estremeció.

Jay le quitó la mordaza de la boca y dijo maliciosamente: “Estás de suerte. Me iré por un tiempo, así que será mejor que reces para que tu pequeño amante se apresure y salve tu asqueroso trasero. Si todavía estás aquí para cuando regrese, ¡puedes esperar una muerte horrenda!”.

“Pedazo de-” Rose comenzó a gritar, pero se interrumpió cuando Jay le metió el trapo en la boca.

Se levantó, tomó las llaves del auto de la mesa de madera de peral y se fue.

Rose escuchó a Jay instruir a sus guardaespaldas afuera de la puerta. “Todos pueden dejar su puesto ahora. De todos modos, nadie puede desbloquear la cerradura de huellas dactilares. Pueden bajar”.

“Sí, Sr. Ares”.

¿Cerradura de huellas dactilares?

Rose hizo una pausa por un momento y su mente planteó una pregunta.

'¿Las huellas dactilares de los gemelos son idénticas? Si sus genes son copias muy similares, ¿podrían serlo también sus huellas digitales?'

En la entrada del Hospital de Gran Asia.

Una pequeña figura sujetando un scooter saltó de un automóvil DiDi y corrió hacia el hospital.

Cuando el niño entró en la sala de consultas externas del hospital, miró su reloj inteligente azul. Con unos pocos clics de botón, el niño encendió el sistema de rastreo de ubicación.

Cuando vio que la ubicación marcada no estaba muy lejos, el niño tomó un trago profundo con alivio.

Sin embargo, accidentalmente lamió la enorme máscara no tejida de su rostro y sus ojos se arrugaron de inmediato con disgusto.

Siguió la ruta en su reloj inteligente y caminó por los pasillos ambulatorios y eventualmente se encontró en la majestuosa entrada de mármol de un edificio inmensamente alto.

El niño sintió que se había topado con el hospital más lujoso que había visto en su vida. El dueño del hospital debe ser una persona rica. Cualquiera que pudiera pagar el tratamiento en este hospital seguramente también debe ser rico.

'¿Quién secuestró a mamá?'.

'¿Es un secuestrador rico?'.

'¿Quién podría ser?'.

Cuando el pequeño pasó por la puerta giratoria, montó en su scooter y corrió hacia el ascensor.

Junto al ascensor había un mapa pintado de oro y una guía de pisos.

Según él, el primer piso hasta el quinto piso contenía salas de pacientes. Del sexto al octavo piso albergaban varias salas de servicio logístico, y el noveno piso era el salón VIP supremo. Unos pisos por encima del noveno había otro tramo de departamentos de logística, y los pisos más arriba eran más salas de pacientes para varios departamentos.

“¡Este lugar es enorme! ¿Cómo se supone que voy a encontrar el camino?” El pequeño gruñó mientras examinaba el mapa detallado.
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Yolanda Rosado
que malo ese hombre es un abusador 😠😡🤬
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status