Capítulo 2349

Después de ver a Gerald comer durante un rato, a Yaacob se estaba haciendo agua la boca, ya que tampoco había comido en toda la tarde, no pudo evitar murmurar: “... E-em… ¿Puedo…?”.

Sabiendo lo mucho que Yaacob había trabajado en los últimos días, Walter asintió antes de interrumpir, “Sí, puedes comer con nosotros”.

“... ¡A-Ahm…! Yo… en realidad quería preguntar si podía esperar afuera…”, murmuró Yaacob mientras señalaba la puerta, sin atreverse a pensar siquiera en comer ante el patriarca y el tercer anciano.

Antes de que Walter pudiera responder, Gerald atrajo a Yaacob al asiento junto a él antes de decir: “¿No ves la cantidad de comida que hay en la mesa? ¡No hay manera de que pueda terminar todo esto solo! Así que, ¡siéntate y acompáñame!”.

“... Yo…”, murmuró Yaacob con una sonrisa avergonzada mientras se giraba para mirar a Walter.

Al ver a Walter asintiendo, Yaacob tragó saliva antes de sentarse a la mesa y coger unos palillos chinos. A diferencia de cómo comía usualmente, Y
Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status