Share

Capítulo Catorce

Julio

Ella me desconcierta. 

¿Cómo puede ser tan ciega? ¿Cómo es que no puede confiar en mí como para entregarme su corazón? 

No dudo de lo que ella me inspira. 

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo no enamorarme de esos ojos marrones y esa figurilla de atleta con mucho culo? 

Lo que me hizo desearla, debo reconocer, no fue su físico. 

Antes me fijaba en qué tanta pierna tiene la mujer, cómo contonea las caderas al caminar, cómo se coloca una blusa una talla más pequeña para que sus senos se destaquen más y cómo se tiñen el cabello de colores llamativos, como rubio platino, rojo sangre o negro azabache. Tres tonos que destacan y llaman la atención de cualquiera. El color rojo en los labios y las pestañas postizas sumamente largas y tupidas. Sí, sé más que suficiente sobre el comportamiento de las mujeres para cautivar a un hombre. 

Sin embargo, la visión de esa mujer sentada en el asiento del aeropuerto, con ligeras lágrimas que corrían por sus
Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status