Share

6. La Primera “Cita”

[HORAS DESPUÉS]

[AKSEL]

Cuanto más pienso en lo que acepte, más me convenzo de que es una absoluta locura, pero ¿hay un plan mejor que casarme con una de las modelos más importantes de la actualidad? Todo lo que ella me propuso tiene fundamentos y parece encajar a la perfección con lo que ambos necesitamos para salir del pozo donde nos encontramos.

Encontrar una joyería que tuviera el tipo de anillo que yo buscaba no fue fácil, me toco venir a uno de los centros comerciales y recorrer una por una las joyerías que había, pero valió la pena. En el bolsillo de mi americana color negro tengo una diminuta caja de felpa color roja que contiene un anillo de compromiso de esos que no podrían ocultarse ni a kilómetros, también así de caro me salió...  

Me miro una vez más al espejo y creo que mi ropa es perfecta para una noche romántica, pero no tan formal como para una alfombra roja…traje negro con zapatos no muy formales y una camiseta de manga corta del mismo color. La idea es aparentar que esta no es nuestra primera cena juntos, por lo tanto, un estilo muy formal sería una mala idea, además, se supone que esta es una huida para ocultarnos de los escándalos, ¿no? 

Muevo mi cabeza de un lado a otro para relajarme un poco —no puedes dar marcha atrás, es solo un año, como máximo año y medio que salvara tu carrera. —me repito y tomo valor para darme la vuelta y salir de esta casa.

Al salir me doy cuenta de que ya es completamente de noche, pero el ruido de las olas del mar se puede oír desde aquí haciendo de esta estrellada noche una noche preciosa.  Cruzo el pequeño callejón que separa su casa de la mía y al llegar a su puerta golpeo lo suficientemente fuerte para que ella me escuche. Son muy pocos los minutos que tarde en abrirme y al hacerlo me quedo sorprendido por como se ve. 

Vestido negro corto con unos leves brillos, un pronunciado escote que llega por debajo del centro de sus pechos, la espalda del vestido es abierta hasta la falda de este y no puedo dejar de preguntarme si esto es realmente una buena idea…

«¿Aguantaras Aksel?» me reclama mi subconsciente y es que a pesar de que Asia pueda llegar a ser todo lo que no me gusta en la personalidad de una mujer, debo admitir que físicamente es insuperable «¿por algo es de las modelos más deseadas del país? ¿no?»

—Buenas noches. — me dice sonriente y tengo que admitir que el maquillaje que tiene hace completa justicia a sus ojos azules.

—Buenas noches, de verdad que te esmeraste con tu vestimenta. — comento intentando desviar mi breve instante de debilidad masculina. 

Ella sonríe, toma su pequeño bolso de la mesa, la cual está ubicada al lado de la puerta e intenta salir, pero la detengo sujetándole suavemente del brazo —¿Qué? — pregunta confundida. 

No digo nada y solo llevo mi mano al bolsillo interior de la americana para sacar la pequeña cajita —te olvidas de esto. — explico y le doy la caja.

—Cierto, sin esto, esta salida no tiene sentido. — comenta mientras la abre y al terminar de hacerlo abre sus ojos de par en par —¡Wow! Sí que te la jugaste. — comenta al ver el anillo de oro blanco y diamantes —te lo regresare después del divorcio. — explica y lo quita para colocárselo en el dedo anular de su mano izquierda —me queda perfecto. — dice divertida y me mira. 

Sonrió —no es difícil saber tus medidas, recuerda, están en el internet. — bromeo. 

Con este comentario acabo de confesar que investigue todo acerca de ella, pero no es nada que miles de otros hombres no estén haciendo ya, después de todo, ella es o era la imagen de infinitas marcas de ropa, lencería, joyería y hasta perfumes y obviamente, es mi compañera de trabajo. 

—Supongo que también tendré que investigar tus medidas para que estemos en igualdad de condiciones. — bromea. 

No puedo evitar sonreír a causa de su comentario — Claro, en internet también están mis medidas, solo tienes que buscar. —respondo.

Ella niega —solo tu altura, tu peso, pero lo dejaremos ahí… ¿vamos? — propone y debo admitir que me da un poco de risa imaginar de que otras medidas pueda estar refiriéndose. 

—Vamos mejor, tenemos una actuación que dar. — propongo mientras ella cierra la puerta y emprende camino.

La veo caminar frente a mí y me recuerda a sus caminatas por la pasarela, sus andares de diva son marcados y hacen que cada paso que da parezca una obra de arte —¿ya has escogiste el restaurante? — me pregunta haciendo que regrese a la realidad.

—Sí, está en el centro y se llama Tagliatella Capri, te encantara, estoy seguro. — explico.

Ella sigue caminando, acercándose mas al auto como si nada —lo importante es que sea un restaurante lujoso y que haya mucha gente que nos pueda ver. — explica.

—Tenlo por seguro, saldremos en la primera plana de alguna revista. —rebato.

—Perfecto, ¿conduces tu o dejaras que yo conduzca? — me pregunta cuando estamos frente a una SUV negra de BMW. 

—¿Este es el tuyo? — pregunto refiriéndome a la SUV.

—Si. — 

—Esta noche iremos en el mío y no es por machismo, es solo para que el plan sea perfecto. — explico y ríe.

—De acuerdo, un Mercedes… nada mal tu elección de alquiler... — dice y sin darme tiempo a nada, abre la puerta de mi auto y se sube. 

—Para la próxima, espera que te abra, debemos pretender que somos una pareja. — la regaño antes de que cierre la puerta y ríe.

—Eso solo será frente a los curiosos y de nuestro entorno, aquí no veo a nadie. — sentencia haciéndome reír y solo puedo pedir al cielo un poco de paciencia, esto no será fácil…

Related chapters

DMCA.com Protection Status