MUJER PROHIBIDA (SAGA FERRARI- HISTORIA DE CAMILO)
MUJER PROHIBIDA (SAGA FERRARI- HISTORIA DE CAMILO)
Author: Jeda Clavo
CAPÍTULO 1. EL ENCUENTRO

NOTA 

Antes de comenzar a leer esta historia es necesario que haya leído Venganza Equivocada, Amor Inesperado, Rinascere y Tras Tus Huellas, para poder entender esta.

*****

Me encontraba en mi casa armando las últimas piezas de un proyecto de construcción de un vehículo, el cual comencé a armar hacía unos meses atrás. Vivía solo en una mansión ubicada en una de las zonas más costosas de la ciudad, Piazza di Spagna. ¿Quién lo iba a pensar? Camillo Ferrari a pesar de tenerlo todo no tenía nada.

Mi vida profesional era un completo éxito, no solo era ingeniero automotriz, también había estudiado administración de empresas y aún seguía al mando del emporio de los Ferrari. Había aumentado el patrimonio más de diez veces en las casi dos décadas, con la ayuda de mi hermano Taddeo y su esposa. Quien a pesar de tener más de cuatro años retirado de las carreras de Fórmula Uno, donde ganó múltiples campeonatos convirtiéndose en el mejor piloto de carreras del mundo, nunca quiso ponerse al mando de los negocios, dejándome a mí; aunque los resultados habían sido producto de un trabajo en equipo, por supuesto bajo mi absoluta dirección.

Cuando le pedía hacerse cargo de las empresas, se negaba, alegando que él tuvo la Fórmula Uno y yo tenía las empresas Ferrari; mi hermano se cuestionaba porque yo de pequeño quise ser futbolista, no obstante, las atenciones de mis padres e incluso de todos quienes nos rodeaban se concentraron más en su carrera, prestándole poca o ninguna atención a mis intereses y dejando a un lado mis sueños.

Por esas razones, las primeras más de dos décadas de mi vida, fui un rebelde, buscaba apoderarme de todo cuanto quería mi hermano, hasta un día, cuando  lo conseguí en un bar totalmente destruido queriendo morirse porque intenté engañar a su novia haciéndome pasar por él, pero para su buena suerte ella me descubrió.

Esa situación me hizo reflexionar, haciéndome corregir todo lo que hasta ese momento había estado haciendo mal. Después ocurrió lo de su accidente donde casi pierde la vida, creí morir. Allí supe, el profundo amor sentido por mi hermano, era a quien amaba más en el mundo y si llegase a faltar, mi vida también se iría con la suya.

Hoy día éramos los mejores amigos, él y su esposa se preocupaban demasiado por mí, me presentaban cuantas mujeres conocían, deseando terminara enamorado de alguna de ellas, aunque hasta ahora todos sus intentos habían sido infructuosos, porque para mí pesar, siendo un genio en los negocios, mi éxito profesional no se trasladaba a la vida amorosa, esta era un desastre total.

La lista de amantes ya no recordaba cuántas habían sido, sin temor a equivocarme la mitad de las femeninas de Italia activas sexualmente habían tenido sexo conmigo ¿Piensan es una exageración? Pues no, sobre todo en los primeros años de mi treintena andaba como loco buscando el amor, tenía obsesión con la idea, pues veía a todas mis amistades y los allegados de mi generación encontrando pareja, casándose, hasta teniendo hijos mientras yo seguía soltero. Hoy día, todos ellos tenían sus hijos grandes y yo aún no tenía ni el primero y a decir verdad no creía llegar a tenerlos.

Hasta ahora, ninguna mujer había logrado cautivarme para ser capaz de arriesgar todo por ella, solo sentía excitación sexual, nunca esas sensaciones de querer pasar el resto de mi vida con una persona, de sentir mariposas revoloteando en el estómago, ni los corrientazos recorrerme el cuerpo, esas tonterías jamás las había sentido.

No obstante, en el pasado solo dos mujeres fueron más especiales frente a las otras, mi cuñada Camilla y mi mejor amiga Alondra, pero para mí infortunio, ambas escogieron sus caminos, yo no estaba en sus trayectos.

Mi vida eran mis sobrinos, los amaba con intensidad, ellos eran quienes le daban alegría a la casa y sabor a mi existencia cuando venían a visitarme. Tenía siete sobrinos de sangre, hijos de mis tres hermanos, porque hasta el más pequeño de veinte años tenía un hijo, además de cuatro sobrinos putativos, los hijos de mi mejor amiga Alondra, quienes también me llamaban tío.

Solo tres de ellos me visitaban, pues la mayor Camilla Valphí, se había ido a Venezuela a casa de unos tíos, como una medida de sus padres para enseñarle humildad porque no querían a una chica caprichosa y soberbia como lo había sido su madre en la juventud, mas hoy retornaba después de tres años de ausencia. Aunque yo tenía como más de seis de no verla

En verdad, no tenía ganas de salir de mi casa, estaba cómodo trabajando en este proyecto, pues en este momento, solo eso me llenaba de satisfacción porque en realidad esas escenas familiares terminaban entristeciéndome, al darme cuenta de todo lo que carecía. No entendía ¡Qué carajos le hice a los dioses del amor a Eros y Cupido! quienes nunca me permitieron encontrar el amor.

A estas alturas,  no creía lo consiguiera, aun cuando seguía siendo un hombre de buen parecer, porque me conservaba muy bien a mis casi cuarenta años, pareciendo de diez menos, porque era un asiduo fanático del ejercicio. Sin embargo, había perdido el interés en el amor, solo deseaba follar y follar. Si una mujer me gustaba, mostrando el mínimo interés por mí, no dudaba de llevármela a la cama y siempre terminaban complacidas, incluso muchas terminaban llamándome "El dios del sexo".

Si, lo reconozco soy el puto más puto, de esos a quienes las mujeres llaman un perro, me falta solo la cola porque haciendo el amor hasta ladro. Así les gustaba a todas, hacían filas en la oficina y en el apartamento para pasar la noche conmigo. Era raro el día cuando no tenía sexo con alguna, normalmente por estar ocupado en algún proyecto en la mansión, nunca había traído a ninguna mujer hasta acá, este era mi santuario. A pesar de la habitación de juegos construida allí, jamás la había estrenado con nadie.

Me levanté del asiento, estiré el cuerpo, haciendo con mis huesos un leve crujido, pese a estar negado a salir no podía hacerles ese desaire a mi mejor amiga y a su familia. Tomé mi celular, revisé en la agenda para ver a quien invitaba para no llegar solo.

No me gustaba crear falsas expectativas en las mujeres, había unas a quienes invitaban a un evento familiar, y empezaban a escuchar campanas de bodas; Para mi mala o buena suerte no había nacido, creo ya no lo haría, la mujer capaz de idiotizarme a tal punto de querer llevarla al altar.

Revisé mi agenda actual, donde se podía observar el nombre, fotos y dirección de las mujeres a quienes había frecuentado en el último par de meses, con sus hobbies, también algunos datos importantes sobre ellas, para evitar confundirme y hacerlas sentir especiales; porque aunque les dejaba claro, mis intenciones de no ir más allá del mero placer sexual, no estaba nunca demás hacerlas sentir como unas reinas, mis reinas.

Luego de pasearme entre unas cuantas escogí al azar a Ivanna, ella era la afortunada del día de hoy, la llamé, respondió a la primera timbrada, antes de hablar ya ella lo estaba haciendo.

—Aló. Estoy sorprendida, ¡No lo puedo creer! Estoy hablando con Camillo Ferrari, después de tanto tiempo —pronunció sin dejar de mostrar alegría por mi llamada.

—Hola, Ivanna, también me contenta escucharte. Si ha pasado algún tiempo, mas el día de hoy amanecí pensando en ti. Por eso quería invitarte a una fiesta para darle la bienvenida a una sobrina —le propuse, mientras esperaba con ansiedad la respuesta, porque de no hacerlo debería encontrar otra compañía.

— ¿Pero tus sobrinas no son muy pequeñas para estar recibiendo fiestas de bienvenida? —Interrogó extrañada.

—Bueno, en realidad no es una sobrina de sangre, es la hija de mi mejor amiga, es hoy a las ocho de la noche ¿Estarás disponible? —Pregunté queriendo conocer de una vez su opinión para saber a qué atenerme.

— ¡Por supuesto! Sabes, siempre estoy disponible para ti. Voy a comenzar a arreglarme para cuando vengas estar lista —se despidió contenta.

Corté la llamada, respiré profundo, deseando que Ivonne, fruncí el ceño, o ¿cómo era? Revisé el celular nuevamente era Ivanna, esperaba no confundirme, no se pusiera intensa.

HORAS DESPUÉS

Pasé recogiendo a Ivonne a la hora acordada, apenas me vio se me fue encima, era una mujer bastante encantadora, muy bien proporcionada con unas grandes tetas que podían ahogarme por sus dimensiones. Después de responder un momento a sus besos y a sus caricias decidí dirigirme a la casa de mi amiga y su familia, ubicada en una zona alejada de la ciudad.

Las atenciones de la mujer me habían dejado bastante encendido, tenía una gran erección resaltando en el pantalón, por lo cual debía poner remedio a ese asunto antes de llegar a casa de mi amiga y me vieran de esa manera, porque sería la causa de conmoción de todos. La razón de mi libido tan elevado, se debía a la concentración absoluta en el proyecto, por lo cual tenía varios días sin tener sexo, más las caricias de Ivonne, terminaron de hacer lo propio. ¡Maldición no es Ivonne! Es otro nombre, aunque ya lo olvidé.

Estacioné el auto detrás, para ingresar por el patio trasero de la mansión de mi amiga y no por la parte delantera, quería aprovechar para tener sexo con Ivanna. Además esta no había dejado un solo momento de estimularme tocando mi pene, estaba tan erecto que temía ser capaz de correrme a penas me enfundara en ella.

Al bajar del auto, la tomé de la mano, caminamos por el jardín, estaba ardiendo del deseo, recorrimos la caminería, nos metimos por un pequeño bosquecito. Sin pronunciar ninguna palabra, la puse de espaldas a mí, inclinándola hacia adelante mientras le subía el vestido, apartándole el panty, abrí la cremallera liberando mi pene, me lo acaricié un momento mientras tenía a la vista el hermoso trasero, busqué un preservativo en el pantalón porque nunca tenía sexo sin el, pues para mí, sin gorrito no había fiesta, lo coloqué e introduje mi polla en ella de un solo embiste.

Empecé a moverme con fuerza haciendo sonar mi pelvis con sus nalgas, entretanto la mujer no dejaba de proferir sonoros gemidos, eso aumentaba la excitación, haciéndome clavar mis manos en lo voluptuoso de sus caderas, penetrándola más profundo con cada estocada. Cuando estaba a escasos segundos de correrme, escuché unas risas, después una chillona voz que casi provocó explotaran mis tímpanos.

— ¡Por Dios! Hay que ver que es usted el colmo del descaro ¿Cómo se atreve a agarrar los jardines de mi casa para culear? —Profirió la voz de una mujer que por su entonación estaba bastante cabreada. La sola voz, logró bajarme la fuerte erección que hacía pocos segundos exhibía, de un solo golpe mientras me preguntaba ¡¿Qué carajo iba a hacer ahora?!

“Si está en un callejón sin salida, no sea tonto… salga por donde ha entrado." Jorge Bucay.

Comments (4)
goodnovel comment avatar
Lacus
Cómo se llama la historia de Agatha?
goodnovel comment avatar
Melissa Mendoza
Hermosas historias...pero muy caro los capítulos...
goodnovel comment avatar
Jose Ramiro Zambrano
descargue esta aplicacion por que mu gustan las buenas historias pero no sirvio de mucho solo dan unos cuantos capitulos y te dejan con ganas de leer mas
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status