CAPÍTULO 49. UN BAÑO DE BEBIDA

Pasaron unos días más y por fin Lola se había dignado a encontrarme una muda de ropa, mientras tanto durante todos esos días estuve con la ropa con la cual me encontró. No sabía de donde la había sacado, pero lo que si era cierto es que me sentía extraño vistiéndome de esa manera, aparte de que todo me quedaba pequeño, tenía la impresión que de la vida de donde venía, no utilizaba ese tipo de vestuario, me miré al espejo y no pude evitar reírme

Al salir de la habitación, Lola abrió los ojos sorprendida—Definitivamente hermoso, el muerto era más pequeño tú —pronun

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status