7. De Compras

[SERENA]

Estoy dentro de una SUV color negra sentada en el asiento trasero junto a Iker, y creo que ni en mil años me hubiera imaginado algo así, tendría que tener una imaginación muy buena para que se me pasara esto por la mente. 

— ¿En qué piensas? — Pregunta interrumpiendo mis pensamientos

— En que Miami es hermoso. — Digo tratando de disimular.

— Y dime, ¿vienes mucho a Miami? — Indaga.

— ¿Te ríes si te digo que las últimas dos veces vine por ti? — Cuestiono y él me mira un poco asombrado y sin tener la más mínima idea a que me refiero.

Después de lo que a mi me parece una eternidad, él abre su boca— ¿Cómo? No entiendo. —

— Bueno Iker lo que pasa es que la verdad no vengo mucho por acá y la última vez que vine fue para tu concierto en marzo del año pasado. — Explico.

Sonríe de esa forma que solo él puede hacerlo, de esas sonrisas que siempre nos compartía por su cuenta de Instagram y que a mi tanto me derretían al verlas. Pero verla así de cerca y exclusivamente para mí es un premio de la vida que aún no se si es verdad. — ¿Cómo fue que no te conocí en aquel momento? — Me dice mientras entrelaza nuestras manos y nos perdemos en los ojos uno del otro.

— Serena ¿a que centro comercial deseas ir? — Pregunta Fernando interrumpiendo nuestro momento.

— Si te digo la verdad no sé, pero dame un momento que busco cual es el más cercano en el cual se encuentra mi tienda favorita, no quiero hacerlos caminar mucho tiempo. — Le dejo saber.

— Pero, no te preocupes, vayamos donde tú quieras. — Intercede Iker.

—No Iker, no quiero demorar tanto encontrar lo que necesito. Ahora que lo pienso necesitare un vestido para la gala de los premios, ¿cierto? — Expreso un poco preocupada.

— Si, así es. — Responde y minutos después encuentro un centro comercial cerca de donde estamos, en el cual están las tres marcas de ropa que necesito para solucionar todo. Le doy la dirección a Fernando y momentos después ya nos encontramos en el lugar.

[IKER]

Estamos entrando en el centro comercial y veo que la cara de Serena es de preocupación — ¿Qué te sucede? — Cuestiono.

—Es que tengo miedo de que te reconozcan y que esto te perjudique. — Explica. 

— No, mi niña no te preocupes si me puedo camuflar en España, aquí también podre hacerlo, ¿no crees? — Le explico y ella comienza a reírse de una forma timida.

— Bueno entonces vamos, prometo no tardar. — Sentencia.

Estamos caminando por este enorme centro comercial y Serena se acerca a ver el mapa del lugar y busca un local con el nombre de Express y ve cómo llegar allí — ¿Algún gusto en particular con ese lugar? — Cuestiono.

— Si, es mi tienda favorita. — Dice con orgullo y rápidamente vamos hacia allí.

Al llegar a ese local me doy cuenta por qué dice que es su lugar favorito, la ropa es sumamente moderna y elegante pero casual al mismo tiempo, y ahora que observo bien puedo apreciar que el estilo de Serena es justamente como el de aquí. Ella viste de manera elegante, pero casual al mismo tiempo.

En más o menos media hora veo que Serena ya tiene elegidos unos pantalones vaqueros largos, unos pantalones vaqueros de diferentes estilos cortos, unas cuantas blusas, una falda, vestidos cortos y hasta un bikini. 

Cuando está a punto de entrar al probador no puedo evitar preguntarle si puedo ir con ella para que me enseñe como le queda todo, y ella solo sonríe — Vamos— Accede.

Una vez que ya estamos en los vestidores, el desfile comienza, ella entra y sale de ese probador mostrándome cada prenda y la verdad es que todo le queda bien, en realidad más que bien, yo diría que perfecto. Espero que no la intimide, pero no puedo evitar mi sonrisa idiota y mi mirada por todo su cuerpo cada vez que me muestra cómo le queda algo; es hermosa.

— ¿Iker? Que vamos, que ya terminé. — Dice y ni siquiera me había dado cuenta de que me estaba llamando… estaba muy perdido en mis pensamientos. 

Una vez que llegamos a la caja y ahí comenzamos a discutir acerca de quien paga, y que ella no me deja, simplemente dice que no tengo por qué hacerlo. — Mi niña, yo te invite, ya pago. — Repito.

— No, es mi ropa, yo la pago. — Respondo y me mira desafiante.

— Hagamos un trato entonces. — Negocio.

— ¿Cuál? —

— Tu paga esto, pero yo te elijo y te pago el vestido para la gala. — Propongo.

— ¿¡Que!? — Exclama y sonrio.

[SERENA]

《¿Que lo deje elegir mi vestido, y encima que lo pague? — Este hombre sí que está loco, 《¿acaso tiene una idea de lo que me gusta?》 Pero es esto o que quisiera pagar esto. 

— Esta bien, pero solo el vestido, ¿de acuerdo? — Negocio

— ¿A qué te refieres? ¿Tienes que comprar algo más? — Me pregunta y la verdad es que no le quería decir a Iker donde iremos próximamente, me da un poco de vergüenza. 

—Si, solo un lugar más. — Me limito a responderle.

— ¿Donde? — Indaga.

— Ya verás... — Es lo único que le respondo.

[IKER]

《¿Dónde más tiene que ir?》Es la pregunta que ronda mi cabeza, pero no me queda otra que aceptar pagar solo su vestido.

— Esta bien, solo el vestido. — Accedo.

— Perfecto. — Responde mientras sonríe y yo me derrito.

Ella paga su compra en Express y luego para mi sorpresa me encuentro parado frente a Victoria's Secret. Mi cara en este momento debe ser un poema. Me encantaría entrar ahí y elegirle su lencería, pero probablemente sea muy rápido para eso todavía...

Ella un poco sonrojada me mira. — Ya vengo, si quieres espérame por allí. — Propone señalando algunos sofás que ahí en el hall.

— ¿No puedo elegirte yo la ropa? — Pregunto a modo de broma.

Su cara en estos momentos es de incredulidad ante lo que escucho y me mira fijamente mientras yo me muero — No, creo. Por ahora no es conveniente. — Responde finalmente y ese "por ahora" hace que una sonrisa estúpida salga de mi rostro y ella responda a mí con una media sonrisa. — Ahora vengo. — Dice mientras entra al local

Como dijo ella me voy a sentar a uno de los sofás que se encuentran en el hall y mientras tanto me pongo al día con las redes sociales y les doy algunos "me gusta" en Twitter y Instagram. Un rato después ella sale del negocio con una bolsa ni muy grande ni muy chica y me hace preguntarme a mí mismo de qué color o modelo será su lencería. Automáticamente sacudo ese pensamiento de mi mente y voy hacia ella. — ¿Qué compraste?, ¿Me enseñas? — Pregunto divertido.

— No te lo voy a mostrar. — Responde riéndose y sonrojándose al mismo tiempo. Eso me encanta.

— Que lastima. — Le digo poniendo mi carita de niño pequeño al cual le negaron su regalo de navidad.

— Bueno vamos por el vestido. — Propone ignorando mi cara.

[SERENA]

La verdad que las ocurrencias de Iker me hacen reír, y por supuesto que no tendría problemas en enseñarle lo que he comprado, pero no todavía...Vamos caminando por el centro comercial y entramos a una tienda llena de vestidos de fiesta, largos, cortos, de dos piezas, es increíble tienen de todo — Bueno ahora es mi turno de elegir. — Advierte mirándome y estudiando mi reacción.

— Dale, veamos que elegís y si tenes buen gusto. — Le digo riéndome.

— Ya verás que sí. — Responde desafiándome. —Solo dime tu color favorito. — Me pido.

— Azul y negro. — respondo de inmediato.

— Interesante... Bueno será azul o negro entonces, aunque quizás encuentre alguno mejor. — Comenta y empieza a caminar por toda la tienda la cual es enorme y le empieza a dar varios vestidos a la chica que nos está ayudando, y debo admitir que hasta ahora me han gustado todos los que ha elegido.

Varios minutos después terminamos de elegir y me voy al probador. Él pide de ir conmigo y el personal del lugar por supuesto que no se opuso, pero claro, cabe decir que lo han reconocido y le han pedido algunas fotos. 

Estoy probándome todos los vestidos y con cada uno de ellos Iker tiene un comentario que me hace sonrojar, sin mencionar la forma que me observa. De pronto, me pruebo un vestido azul con dorado largo estilo griego, este tiene unos cortes de costado que hacen que parte de mi abdomen quede al descubierto y que la espalda solo sea cubierta por unos adornos que lleva el vestido. La verdad que me encanta, y espero que Iker elija este.

Salgo del probador para enseñárle el vestido a Iker, y él se levanta de donde estaba sentado inmediatamente. Se acerca a mi, toma mi brazo para hacerme girar y se queda observándome detenidamente empezando por mis ojos y siguiendo hasta el final del vestido. Me hace girar nuevamente para ver detenidamente mi espalda y me sujeta cerca de él — Este vestido ha sido hecho para ti— Me susurra y aparta mi cabello para depositar un beso en mi cuello que me deja temblando.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status