El Amor Eterno
El Amor Eterno
Author: Hermano Kiri
Capítulo 1
“Sra. Gregg, usted tiene cáncer terminal…”.

Mi cara estaba pálida mientras le pregunté al doctor, “¿Qué acaba de decir?”.

El doctor puso sus brazos sobre mi registro médico y enunció claramente cada palabra: “Sra. Gregg, su útero no fue completamente limpiado cuando usted tuvo un aborto hace dos año. Luego, usted tuvo una infección causando que las células de su útero se volviesen cancerosas…”.

Lo interrumpí con lágrimas en los ojos, “¿Cuánto tiempo me queda?”.

“Las células cancerígenas se están propagando. Tiene como mucho tres meses de vida…”.

No pude escuchar nada más de lo que el doctor dijo. Mi cabeza zumbaba sin parar y resonaban las siguientes palabras: “tres meses de vida”, una y otra vez en mi mente…

Esa noche, en la Villa Gregg:

Me tumbaba en la cama como una perra muerta, colocando la cabeza debajo de la almohada. Mi corazón estaba lleno de tristeza.

La persona que acababa de acostarse conmigo hace poco era mi esposo, Dixon Gregg.

Por tres años enteros, él haría lo que quisiera y se iría con una expresión fría en su rostro cada vez que visitara la Villa Gregg.

Él nunca me diría nada desde el principio hasta el final.

Un día como hoy, él se había puesto su traje luego de salir del baño y estaba a punto de irse.

Llamé su nombre en voz baja.

Él se lamió sus labios delgados y me miró con indiferencia.

Cuando vi su mirada indiferente, todo lo que quise decirle se quedó parado en mi garganta. Al final, me limpié la garganta, “cuídate”.

Pude escuchar el coche arrancarse en el suelo del patio. Salí de la cama a mirar el Maybach negro que se encontraba abajo y lo llamé, “Dixon”.

Él oyó y me preguntó impacientemente, “¿Qué sucede?”.

Dixon y yo estuvimos casados por tres años. Existía alguien que a él le gustaba más cuando nos casamos, pero mi suegro lo amenazó con la vida de esa mujer y lo forzó a casarse conmigo.

Él se resistió, pero al final, se vio forzado a olvidarse de esa mujer que amaba y casarse conmigo.

Durante tres años, me trató fría y cruelmente.

Aun cuando estaba conmigo, él pensaba en otra mujer. Su nombre era Gwen Worth.

Recuerdo que solo tenía catorce años cuando me enamoré de Dixon. Eran las primeras etapas del amor. Cuando te gusta alguien, colocas a esa persona en tu corazón en primer lugar. En ese momento, él era un profesor de piano en la clase que estaba al lado de la mía.

Incluso ahora, aún no sabía por qué me enamoré de un desconocido que era siete u ocho años mayor que yo. Quizás se debió a que era guapo y hablaba de manera elegante y cariñosa, o quizás porque cuando lo escuché por primera vez tocar el piano, él tocó la última canción que mi mamá tocó para mí antes de fallecer.

No puedo decirte cuál fue la verdadera razón. En ese año, seguí a Dixon por varios meses hasta que él abandonó las clases de piano y no pude encontrarlo nunca más.

Ni siquiera pude preguntar por su nombre.

En los siguientes años, no pude encontrar al hombre que había tocado el piano. Luego, el Director de la Familia Gregg vino a la Corporación Shaw y me pidió ser su nuera.

La Familia Shaw era muy adinerada y la familia más poderosa en la Ciudad Wu. Nací en la Familia Shaw. Antes de conocer a Dixon, mis padres murieron en un accidente de avión. Sus cuerpos nunca fueron recuperados.

De repente, me convertí en la persona más poderosa en la Ciudad Wu.

Y fue en esa época más sola y triste de mi vida cuando conocí al tierno Dixon Gregg.

Nos habíamos conocido antes y él sabía que lo seguía siempre. Sin embargo, él me trató como una estudiante ordinaria y nunca se molestó por mi presencia ni intentó alejarse de mí. Una noche, él me decía gentilmente, “jovencita, es hora de ir a casa o tus padres se preocuparán. Es peligroso viajar sola de noche”.

Mi corazón se sintió feliz cuando pensé en el pasado.

Sentí que Dixon era cálido y afectuoso en ese momento.

Cerré mis ojos. Lo que más me arrepiento es haber aceptado comprometerse con Dixon hacía tres años después de que su padre me lo pidiera. En realidad, no me importaba eso en absoluto porque habían tantas familias que habían querido unir fuerzas con la Familia Shaw a través del matrimonio.

Pero, el Sr. Gregg me mostró una foto. Cuando vi esa cara conocida, mi corazón tembló muy fuerte y me comencé a sentir animada.

Porque ese era el hombre en quien yo pensaba día y noche.

Me lancé a una apuesta arriesgada.

Aposté que Dixon Gregg se casaría conmigo.

Yo incluso aposté que, si nuestro matrimonio carecía de amor, igualmente nos trataríamos los unos a los otros con respeto y cortesía.

Aposté que él cuidaría de mí y me mostraría su preocupación como un buen marido.

No debía ser así, con humillarme en cada segundo.

Hace dos años, él incluso le ordenó a alguien que se encargara de abortar el niño en mi vientre.

Ni siquiera se preocupaba por mi dignidad o la ansiedad que sentía. Él me habló de forma cruel en frente del doctor y dijo, “Caroline Shaw, tú no eres digna de darme un hijo”.

Dixon Gregg me odiaba. ¡Me odiaba tanto que quiso que nuestro bebé desapareciera!

Él ya había olvidado…

Él ya había olvidado aquella niña que lo seguía día y noche por el amor secreto.

Para él, yo había usado el poder de la Familia Shaw para forzar a su padre, convertirme en su esposa, y forzarlo a alejarse de la mujer que amaba.

En su corazón yo debería ser imperdonable. Pero quizás yo también he estado en silencio por demasiado tiempo. Dixon me advirtió de manera amenazante, “No retes a mis principios, sabes que no tengo nada paciencia para ti…”.

Luego volvieron a funcionar mis sentidos y me forcé a reprimir el dolor que sentía en mi corazón. Dije suavemente con una sonrisa, “Dixon Gregg, hagamos un trato, ¿qué te parece?”.
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Karen Gaitan
Me hace abortar un marido, así lo ame lo hago picadillo con mis propias manos
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status