Share

CAPITULO 8

Capítulo 8

Cuando llegue a casa mi mejor amiga estaba ahí puse el arreglo en la mesa me quite los zapatos y me senté a su lado en el sofá de la sala

– pues parece que te ido bien eh

– Pues sí creo – vi algo en su cara vi como cambio – Fiorela pasa algo. Sabes que puedes contarme lo que sea somos amigas vamos que te pasa

– Laura eh querido contarte esto desde hace ya un tiempo, pero no sabía cómo sabía que tu no me juzgarías mal. Eres la única persona que conozco en este mundo que siempre imparte bien la justicia a los que ama

 – en realidad no sé si la imparto tan bien como dices, pero necesito saber qué te pasa

– Laura hace dos años cuando vinimos de vacaciones a Italia yo conocí a alguien

– pues Fiorela la verdad no creo conocer a alguien en tu viaje de vacaciones se algo por lo que deba juzgarte

– es que no es solo alguien Laura es mi primo Renato –

 ¡Santa mierda! Solo la miro no sé qué decir

– Laura  Renato y yo tuvimos algo. Bueno de hecho tenemos algo. Yo tuve mi primera vez con él y desde entonces no he estado con ningún otro hombre nos veíamos en vacaciones cuando venía a Italia o sino por video llamadas y mensajes y así hemos estado por dos años Laura. No te conté antes porque tenía miedo de lo que pensaras de mí si sabias que tenía algo con mi primo. En realidad no me importa lo que mis padres o mi familia piense me importa lo que pienses tu –

 Yo estoy más que asombrado, pero ella es mi amiga. Mi hermana. Y me guarda el secreto más grande y nunca me guzgo así que tomé aire antes de responder

 – Fiorela que no me lo hayas contado antes me duele, pero quién soy yo para juzgarte sabía que había algo diferente en ti lo vi en tus ojos aquella vez que volviste de Italia, pero espere a que me lo contaras jamás pensé que fuera tu primo ¿alguien más sabe?

 – sí. Damiano sabe. Renato y el son muy unidos y Renato necesitaba decírselo a alguien y le conto a Damiano quien nos cubría todo este tiempo por eso soy así con el

– ¡¿Damiano?! ¿Enserio? yo jamás pensé que él fuera capaz de hacer algo bueno que no sea para el mismo

– Damiano es increíble Laura. Solo que la vida ha sido un poco dura con él y le ha dejado sin justicia alguna

– Fiorela lo amas, amas a Renato

– si más que a nada, pero no sabemos cómo afrontar esto Renato y yo somos primos, pero no de sangre, pero aun así el me vio crecer –

Me dijo mientras le corría las lágrimas en su rostro

 – ¿cómo que de sangre no?

– pues Laura mis tíos adoptaron a Renato cuando Damiano tenía dos años nuca pensaron que mi tía saldría embarazada de Daliza – ahora sí que estoy perdida. Acaso hay más cosas que no sepa – pero lo aman como su hijo y él sabe que es adoptado, pero igual los ama como a sus padres

– Fiorela no mandamos al corazón cuando nos enamoramos y quiero que sepas que yo estoy aquí para ti y te apoyare siempre. Te quiero y en realidad no me importa de quien te enamores. Con tal de que te respete. te valore. y te ame y vea lo maravillosa mujer que eres. Yo lo amare a él, sino lo hace me encargare de matarlo

– gracias Laura de verdad que haría yo sin ti

– pues morirte con ese secreto y dejar que el mundo te juzgara por enamorarte de tu primo

 – te quiero Laura

– te quiero Fiorela –

Nos decíamos mientras nos abrazábamos

– pues ya hablado en tema ponte unos zapatos que los muchachos vienen por nosotras para ir a cenar

– ¿qué muchachos? ¿De qué hablas?

– Damiano y Renato

– bien, pero iré solo porque tú me necesitas que este ahí –

Fiorela se metió a su cuarto a cambiarse y yo cuando ya me dirigía al mío escucho la puerta fui a abrir porque sabía que eran ellos y los hice pasar

– Fiorela se está cambiando y yo voy por unos zapatos pónganse cómodos en lo que nos terminamos de alistar –

 Les digo dejándolos en la sala mientras me iba a mi cuarto

Damiano

– Damiano crees que ella sepa algo – me pregunto Renato. Nervioso

– no lo sé. Tal vez. Es su mejor amiga. Tú me lo contaste a mí

–  sí, pero tú eres mi hermano Damiano

– y Laura es como una hermana para Fiorela. Renato cálmate

– está bien –

Cuando las mujeres terminaron de arreglarse salieron a la sala. Laura tenía la misma ropa del trabajo, pero se había cambiado los zapatos a unas bailarinas negras patentes y un abrigo de botones color caqui se recogió el cabello en un moyo alto. y Fiorela se había puesto un sencillo, pero muy bonito vestido rojo con unas sandalias negras y su abrigo negro Fiorela saludo a Renato con un beso

– ya lo sabe le conté todo – dijo al oído de Renato – ven – le dijo a Laura para que se acercara a ellos

– Renato ella es más que mi amiga. Mi hermana y tenía derecho a saberlo

– pues bien, si tu confías en ella yo también – dijo Renato dándole un beso a Fiorela

– pues bien, mucho amor para mi gusto vámonos –

Dije sacando a todos de la casa. Antes de ir a cenar paseamos por un parque para que los enamorados tuvieran un poco de libertad

– estoy feliz por ella. se lo merece ha pasado su vida tratando de hacerme feliz y ya es hora de que ella sea feliz también

– ¡¿Laura no te importa que sean primos?!

– la verdad no Damiano en lo absoluto. Si ella lo ama y es feliz con eso me basta

– pues la ama más que a su vida eso me consta. Para Renato no hay otra mujer que no sea Fiorela

– eso espero porque si le parte el corazón lo mato

– créame. Le creo he visto como grita y regaña. Tengo prevenir a Renato – le digo. Y ella responde con una carcajada. Nunca la había escuchado reír. Y valla que es un sonido hermoso. El sonido de su risa

– técnicamente no son primos. Si le hacen una prueba de sangre saldrá que no son nada

– lo sé, pero él la vio crecer y eso al principio lo estaba matando además es mucho mayor que ella

– no tanto ¿cuánto le lleva?

– ocho años. Yo soy dos años mayor que Renato

– para el amor no hay edades Damiano. Y no decides de quien te enamoras lo que si decide uno es si darle lugar a la persona o no

– puede que tenga razón Laura

– siempre supe que después de esas vacaciones algo había cambiado en mi mejor amiga, pero quise esperar a que ella me lo contara

– sí recuerdo esas vacaciones Renato estaba feliz, pero a la vez devastado lo sé todo Laura. A mi hermano le dolió ser el primer hombre en la vida de mi prima sintió que había cometido un gran pecado. Le dije que no había hecho nada malo, solo hacerle el amor a la mujer que amaba. Lloro mucho nunca en mi vida había visto a mi hermano llorar solo por ella

– Fiorela no ha estado con ningún otro hombre solo con él y me alegra que ella me tenga y de que él lo tenga usted

– y usted Laura ¿tiene novio?

– No…yo… no tengo novio – dice rápidamente y parece algo apenada – Fiorela siempre me regañaba por no querer un novio, aunque no había muchos chicos interesados en mi. así que creo que estoy esperando

 – ¿qué es lo que está esperando?

– al indicado creo o algo así. Y usted qué me dice. Como es que el soltero más codiciado de Italia y de estados unidos y  no tiene novia

–pues vera nunca eh estado en una relación. Creo que son innecesarias si tengo muchas amigas, pero como lo dije nada serio solo para pasar el rato

 –  ya comprendo. Pues ya veo porque todo el mundo en la gala estaba asombrado de que fuera acompañado de una mujer

 –  si como le dije solo tengo amigas y no las llevo a ninguna clase de eventos de hecho a ningún lugar público

–  entiendo

–  y usted Laura también tiene amigos o nunca los ha tenido

–  pues no… yo la única amiga que tengo es su prima nunca he tenido amigos hombres y menos de la clase de amigos como lo son sus amigas

–  lo se lo vi en sus ojos. En su forma de caminar. Y en su forma de ser

–  ¿qué es lo que ha visto? –  me pregunta con los ojos tan abiertos y las mejillas llenas de ese rubor natural que solo ella puede poseer

–  su inocencia. Su inexperiencia. Y su pureza. Nunca ningún hombre la ha tocado – dijo cerca de su rostro –  vi en su rostro la pena, pero también el miedo a lo desconocido – Laura respira muy rápido y a tragado grueso con cada una de mis palabras

– pues parece que ha mirado más de lo que debe Damiano y no sé si eso este bien – dice quitando la mirada de mis ojos rápidamente y sonando un poco molesta

– ¿por qué se molesta Laura?

– no me molesto. Bueno si me molesto. Porque uno no puede andar por ahí diciéndole a la gente en la cara lo muy virgen que es – su voz sale con una niña cuando quiere parecer molesta pero es realmente dulce

– pues yo no pretendía ofenderla sino alagarla

– ya sé que no quería ofenderme. Nunca quiere, pero créame eso no es el mejor halago que se le pueda hacer a una mujer – ahora suena triste. Ella es todo un remolino de emociones

– Laura ser virgen no es algo de lo que deba avergonzarse. Si las chicas de ahora fueran vírgenes y con su manera de pensar el mundo serio otro

 – ya sé que es algo de lo que no debo avergonzarme, pero me avergüenzo y mucho. De hecho me siento mal y pienso que si todo el mundo pensara igual que yo el mundo sería horrible me gusta que cada quien tenga su forma de pensar

– pues admiro su forma de ser enserio. Nadie espera tanto

– Tal vez mi espera me recompense algún día – dice encogiéndose de hombros

Cuando terminamos de tener nuestra incomoda conversación veíamos que los dos enamorados se acercaban a nosotros  

– y bien como les fue sin nosotros. Veo que no hay lagrimas todavía tienes la ropa puesta y Damiano no tiene cara de troglodita – dice Fiorela inspeccionando la cara de Laura

 – nos ha ido bien Fiorela todavía tengo ropa porque esta es mía. No me la regalo tu primo, pero igual no se le quita lo pesado – dice lanzando un mirada asesina

 – pues bien, amiga mía dejemos a estos hombres que posiblemente quieran conversar y vamos por unos cafés

– Damiano. Te gusta Laura ¿verdad? – pregunta Renato hurgando en mi mirada. Que sigue clavada en las dos chicas que se alejan de nosotros

– por favor Renato es mi empleada

– y eso que tiene que ver. He visto como la miras

– no es de tu incumbencia. Sabes que yo no tengo relaciones y mucho menos con mi personal de trabajo

– Damiano yo sé que desde lo que paso con Lorena tú te culpas y entiendo que no quieras nada con nadie, pero – lo interrumpí rápidamente no quiero hablar de tema

– No la nombres – le digo entre dientes – y tú sabes que si fue mi culpa. no quiero hacerle lo mismo a ella

– no le vas a hacer lo mismo a ella. Hasta cuando vas a condenarte por algo que no es tu culpa

– hasta que encuentre justicia para mi alma. Que por lo que veo no la hay. Y ya no quiero hablar del tema por favor

Laura

– Me encanta verte feliz. Renato te hace feliz

– gracias Laura por entender y por apoyarme en esto

– tú me apoyaste cuando lo necesite y ahora que tú me necesitas pues aquí estoy

– gracias y ahora cuéntame que te pasa con mi primo

– ¿con Damiano? nada solo tratamos de resolver nuestras diferencias y llevar la fiesta en paz – que se oía creíble por favor. Esta mujer es una experta en eso de casar información demás

– si claro… por favor Laura. Vamos. Le gustas y él te gusta

– uno él es mi jefe. y dos jamás de los jamases saldría con mi jefe y primo de mi mejor amiga

– si tú lo dices –

Y así fueron pasando los meses. Entre almuerzos. Salidas. Compromisos. Clases y eventos con Damiano. Cuanto me percate ya habían pasado tres meses y parecía que hubiera sido que ayer cuando llegue a Italia

 Era lunes y tenía clases temprano no me iba con Fiorela. Porque Renato se trasladó a Italia para estar con ella. Con la excusa de que abrieron una nueva empresa en la ciudad y se encargaría de ella y así estaría más cerca de la familia. El pasa todos los días por ella para llevarla a la universidad. Y yo prefiero irme caminado para no estropearles el momento a los enamorados

Cuando llegue a la universidad me tocaba clases hasta medio día. Como siempre vi mis clases y fui al baño pase por el salón de los del segundo año que estaban saliendo. Y vi a Damiano. No lo había visto mucho porque había estado viajando y algo dentro de mí lo extrañaba no sabía porque, pero lo extrañaba trate de pasar por desapercibida, pero al parecer eso a mí no me funciona al menos no con Damiano.

Damiano

Cuando la vi sentí como mi corazón brinco en mi pecho y esa alegría que no sentía desde la última vez que la vi. Su perfume seguía siendo único y su hermosa sonrisa al saludarme me hizo sentir en casa

– Laura – fue la única palabra que logre articular cuando la vi de pie frente a mí

– hola Damiano ¿cómo te fue en tus viajes?

– bien solo faltabas tu

– ¿yo? – me pregunta algo nerviosa. La pongo nerviosa. Eso es un punto para mí

– si claro eres mi asistente personal. Sin ti me vuelvo un desastre – un total desastre Laura. Mi mal humor me gana que hasta no puedo soportarme ni yo mismo

– ya claro. Mis clases no me permiten viajar. Y mi contrato dice que solo lo acompaño a los eventos dentro de la cuidad. Además me imagino que sus amigas estuvieron para usted –  << no quiero a mis amigas te quiero a ti >>

Entonces tire de su brazo y la metí al salón. ya no había nadie apague la luz para que nadie interrumpiera. y la pegue de la pared y tranque el paso con mi cuerpo. podía sentir su respiración agitada y su perfume ella me estaba volviendo loco

 – Damiano. No por favor – dijo en un susurro podía sentir su pecho subir y bajar a toda prisa

– ¿no que Laura? – le pregunte cerca de su oído. Rosando el lóbulo con mis labios. La escuche ahogar un gemido y removerse de mi fuerte agarre en sus muñecas

– no sé. Yo no sé – Dios esta tan asustada.

– Que es lo que no sabes Laura – volví a preguntarle mientras pasaba mi nariz  por su cuello para concentrarme en su exquisito aroma

– besar. Damiano. Besar. Nunca he besado a nadie en mi vida – me dijo que la respiración entrecortada por lo que yo estaba provocando en ella

– pues bien, yo seré el primero y espero el ultimo. Te voy a enseñar Laura. Confía en mí

– confió en ti –

Entonces la besé. Con un beso suave. Pero apasionado que ella supiera que estaba segura conmigo. Y sentí su boca moverse también ella era inexperta, pero eso me encantaba. Puso su mano sobre mi cuello y la otra la metió en mi cabello. Yo coloque mis manos sobre su espalda. Mientras acariciaba su cintura había esperado esto desde que la vi por primera vez. Y estaba siendo mucho mejor de lo que tanto me imagine. Su boca sabe a gloria. Y sus inexpertos labios unidos a los míos me hacían  sentir en el cielo  

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status