CAPÍTULO 4

Por más que lo observaba no se parecía ni un poco a la imagen del vampiro frío con el que he tenido sexo dos veces, en cambio el que estaba mirando ahora, se veía responsable y estudioso y amable, pero a veces por leves segundos aparecía esa mirada fria y esa sonrisa que me fascinaba.

como pude haber hecho eso, la culpa me estaba comiendo por dentro ahora por haberme entregado dos veces al mismo tipo bipolar, pero de pronto la culpa desaparecía al sentir su aroma en mi piel.

—deja de sonreír así que pareces una psicópata.

Al escuchar la voz de mi hermano vi que estaba frente a mi junto a esteban y este último me sonrió como siempre lo hacía, con amabilidad.

—déjala Rick. —codeo a mi hermano para que no me dijera nada.

—tú lo dices porque te..

Esteban tapó la boca de mi hermano con sus manos y le susurró algo que no pude escuchar.

—esta bien. —dijo molesto rick. —solo no te rias sola que pareces una loca. —golpeo mi frente sutilmente.

—oye...

Mi hermano empezó alejarse de nosotros caminando hacia la salida, mire a esteban y el me dijo que tenía un compromiso.

Me reí ya que si supiera porque sonrio sola es capaz de matarme por lo que había hecho.

—entramos. —dijo esteban haciendo que lo viera.

—claro. —respondí olvidando por completo al a quien estaba observando.

Paso una semana y no se porque sentía que él estaba ignorandome, era como si no existiera para él y por si no fuera poco ya estábamos a 9 de octubre y se acercaba la fiesta de Halloween y aún no tenía con quien ir, si seguía así volvería a ir con mi hermano y no es algo que quiera ya que el año pasado me paso lo mismo y fue horrible haber ido con él.

Tenia la esperanza de que Esteban me hiba a invitar pero él salió del país y volvió una semana después.

—hoy no pareces muy felíz.

—¡Esteban!...

Ni siquiera me habia dado cuenta que estaba a mi lado y todo por estar sumergida en mis pensamientos.

—¿se me nota mucho?. —me reí atontada mientras colocaba un mechón de mi cabello detrás de mi oreja.

—obvio que si. —interrumpio hill. —¿y tu que haces aquí.. hermanito?. —señaló a Esteban con su tenedor.

—solo quería invitar a salir a bruck. —le quitó el tenedor a su hermana y tomó un pedazo de brócoli de su plato con el

—¿a mi?. —pregunte sin creer que el chico que tanto me gustaba me estaba invitando a salir.

—¿qué dices?. —me miro fijamente.

Estaba sin creérmelo, después tanto soñar con este momento al fin se había hecho realidad, Movi mi cabeza hacia los lados y encantada acepté ir con él.

—entonces pasó por ti a las siete

—si. —respondí ocultando mi emoción.

Cuando el se fue quería gritar ya que hiba a salir con el chico más popular del instituto.

—ya deja de sonreír así que pareces un muñeco diabólico.

—lo siento pero no puedo evitarlo. —me encogi de hombros. —sabes cuanto me gusta esteban.

—¿y que pasa con aquel vampiro? —su pregunta hizo que mi sonrisa desapareciera.

—¿que con él?. —cuestioné

—según me dijiste ayer que tu y él lo han hecho dos veces. Una es casualidad, pero dos...

—yo no tengo nada con él. Y lo que pasó en el sendero fue un error que no volveré repetir.

—aja, y yo me chupo el dedo.—me miro burlesca ya que eso había dicho yo con anterioridad. —solo te digo que la mate de esteban puede aparecer y no quiero que te lastime. —siguió comiendo dejandome con un mal sabor de boca . —es que ... no se cual es tu fetiche por los alfhas.

—¿que yo tengo fetiches?. Estas loca. —tome mi primer bocado.

—que me dices de Joseph, El también era un alfha y ustedes salieron por un tiempo.

—yo ni siquiera sabía que era hijo de un alfha hill, y apesar de que salí con él siempre quise a tu hermano.

—hay bruck, contigo no se puede. —suspiro sin ganas

Se que ella sabe que estoy mintiendo y quiere que le diga verdad pero mi ego era enorme y no le diría nada; pero que quería si paso una semana desde aquello y el hace como si no existiera.

<< Scott >>

Hiba hacia mi casillero para dejar unos libros que no necesitaré este semestre, al llegar los guarde y cerré mi locker pero mire a mi hermano besándose con una pelinegra sin descaro alguno.

La pelinegra le susurró algo y el asintió luego se fue y él se acercó a mi con una enorme sonrisa.

—haber venido aquí fue la mejor desición que he tomado.

—¿que pasa con la rubia?. —interrogué

—¿que con ella?. —dijo sin importancia.

—ella es tu pareja deberías tener un poco de consideración con ella.

—ojos que no ven, corazón que no siente.

—se encogió de hombros. —es como que yo te pregunte ...

—cuida lo que vas a decir ...lucian. — adverti para seguir mi camino.

Lo que pasó entre esa loba y yo nunca debió pasar pero no se que me había pasado con ella, me sentí tan atraído hacia a ella que no pude evitar lo que pasó.

Al término del día nos dirigimos hacia los dormitorios y lucian desapareció antes ya que se dio cuenta que tenía labial en su camisa y no quería que su pareja lo viera, mientras me dirigía hacia los dormitorios la vi en cuclillas mientras se colocaba sus patines al igual que sus amigos para luego marcharse, aún no entendía porque usaba eso para irse cuando simplemente los tres podían transformarse e irse por el bosque.

—¿todo bien?.

Mire hacia atrás y vi al decano parado en medio del sendero mientras se acercaba a mi.

—sí. —respondí siguiendo mi camino.

—mantén a raya a lucian, no queremos problemas con la hija del alfha.

—se muy bien lo que tengo que hacer.

—eso espero.

Volví a ver hacia atrás y el ya se había ido.

Comprendía muy bien que si no le ponía un alto a lucian tendríamos muchos problemas ya que si seguía con sus engaños empezarían a afectarle con hematomas a su pareja.

Comments (3)
goodnovel comment avatar
Olga Zacarías
🥰🥰🥰 me encanta
goodnovel comment avatar
Ale Canto
ESta padre la historia .... pero como que la redacción y la ortografía, fallan un poco ! Pero me gusta 🥰
goodnovel comment avatar
NAYELI PATRICIA CEDENO MORALES
una pregunta tendrán esta novela en físico?
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status