Nuestro Pequeño Secreto (Libro 4.5: Encontrando El Amor)
Nuestro Pequeño Secreto (Libro 4.5: Encontrando El Amor)
Author: Denisetkm
Capítulo I

*—Sapphire:

Se sentía maravilloso regresar a casa.

Había pasado tiempo desde que había sentido tanta paz en su hogar. La última vez que todo había estado tranquilo era cuando había sido una niña y su familia aún era una feliz. Después de los años, cuando sus hermanos crecieron, principalmente su hermano mayor y tuvo que ir a la universidad, sus padres comenzaron a decidir su vida y fue ahí donde la relación familiar comenzó a caer.

Sapphire Winters cerró sus ojos recordando lo terrible que fue.

Las disputas entre su hermano mayor, Charlie, y su padre comenzaron en ese momento, cuando este último comenzó a decidir su vida. Sapphire supuso que su hermano mayor se cansó de ser mandado todo el tiempo y fue cuando se revelo ante su progenitor que las peleas se volvieron frecuentes, tan frecuentes que Sapphire estuvo harta de estar rodeada de un ambiente como aquel. Hastiada de todo, se fue fuera del país a vivir con la hermana de su madre a Londres. Sabía que había hecho algo horrible dejando a su madre y a Kyle en medio de la pelea entre su padre y Charlie, pero solo había querido escapar de todo.

Abrió los ojos mirando el techo blanco de su habitación en la casa familiar y sonrió. Pero todo estaba mejor. Mejor que nunca. Había que dejar el pasado. Ahora tenía que seguir su vida junto a su familia una vez más.

Había regresado de Londres porque su madre había decaído y Sapphire temió lo peor. Cuando vio a su madre en aquella cama de hospital toda pálida y delgada se sintió muy culpable. Había pensado que las peleas seguirían, pero se encontró con muchas cosas nuevas que habían pasado en su ausencia después de dos años lejos de su familia.

Las cosas ya no eran como antes. La relación entre su padre y Charlie había mejorado, parecía frágil, pero estaban tratando de limar las asperezas del pasado. La familia se había unido una vez más y lo estaba más ahora. Recientemente se habían enterado que las parejas de sus hermanos estaban embarazadas y que muy pronto agrandarían la familia. Esta noticia había hecho a su familia muy feliz.

Todo estaba perfecto.

Este había sido un buen regreso.

Ahora solo tenía que retomar su vida. Cuando se fue hace dos años dejó a sus amigos, su instituto y todas sus cosas favoritas atrás. Empezaría su segundo año en el instituto en donde había estudiado antes y todo estaría bien. Solo tenía que volver a acostumbrarse al ambiente una vez más. Se preguntó si sería bien recibida por sus amigas. Aun no las había visto desde que regreso y sentía que quizás estas la odiaban por marcharse sin decir nada.

Bueno, iba a tratar.

Se levantó de su cama y se acercó a su escritorio para tomar su móvil que había estado cargando. Husmeó en la aplicación de mensajería en línea. Aún tenía los números de sus amigas, podría escribirle a alguna de estas para darles las nuevas noticias.

Estaba deslizándose por los contactos cuando un nombre le llamó la atención. Una sonrisa comenzó a surcar en su rostro. Era el nombre de un chico. Un chico que había conocido recientemente gracias a Charlie. Aquel día en que su hermano fue herido por el hermano mayor de su novia, Sapphire había conocido a su alma gemela. Había estado tan sorprendida de encajar tanto con este chico que a veces creía que no era verdad.

Ese día habían intercambiado números y habían pasado la noche hablando. Tenían gustos muy parecidos y él era tan amable y tan lindo. Tan guapo. Estaba completamente embelesada por él. Sapphire borró la sonrisa. Aunque él era amable y todo lo demás, sentía que el interés no era reciproco. Bueno, aun así, no se iba a rendir. Quería un novio. Era la única de su grupo que obviamente no había estado con alguien. Sabía que tenía que esperar a que el tiempo le llegara, pero tenía mucha curiosidad.

Se encogió de hombros mientras dejaba atrás a Hayden, el chico perfecto, y encontró el nombre de una de sus antiguas amigas. Solo tenía que esperar, pero sería una pena porque Hayden era tan genial.

Soltó un suspiro y abrió una conversación con una de sus mejores amigas.

Solo tenía que seguir tratando.

.

.

.

*—Sapphire:

Hoy era un nuevo día.

La noche anterior había conectado con sus viejas amigas y habían quedado por reunirse hoy en la tarde para charlar por los viejos tiempos. Pasó la mañana y parte de la tarde hablando con estas por las redes antes de reunirse con ellas. Cotilleando bastante hasta que Sapphire tuvo que interrumpirse e irse ya que había recibido una llamada de su hermano mayor para que fuese con este, su novia y el hermano de esta al aeropuerto.

Sapphire miró hacia el suelo. No lo había entendido hasta ahora. Había pensado que solo irían a llevar quizás al hermano de Jenna al aeropuerto, no a despedir a Jenna, la novia de su hermano, quien se iría de viaje por dos semanas.

Su vista se dirigió hacia donde estaban la pareja hablando melosamente apartados del gran grupo. La pareja estaba disfrutando del tiempo antes que el vuelo de Jenna saliese. Sapphire sintió un poco de envidia. Un viaje todo pago con sus amigos era genial. El mejor regalo que alguien podría hacerle a otra persona. El hermano mayor de Jenna se lo había regalado por su cumpleaños y los amigos de esta se habían unido también. Le gustaría que Charlie hiciese lo mismo con ella, pero dudaba que sucediese. No eran tan ricos como los Bryant.

Sapphire solo un suspiro y miró hacia el grupo de amigos de Jenna, en donde estaba el hermano mayor de esta, Johnny, el cual era el más guapo de todos los hombres que ella había conocido del grupo. Sapphire se había dado un gusto mirándolo las veces que este fue al apartamento de Charlie mientras estuvo allá. Era increíble que con esa apariencia fuese soltero.

En aquel grupo había demasiada gente atractiva. Johnny obviamente era uno de ellos y Hayden, el chico de sus sueños, también lo era. Además del gemelo de Hayden quien se llamaba Harry, la novia de este quien era prima de Jenna y otro chico más que Sapphire había visto en el piso de su hermano. Parecían todos sacados de una revista de moda, vestidos de una forma elegante. Sapphire se miró a sí misma. Estaba comenzando a sentirse fuera de lugar. Había preferido vestirse cómodamente con unos shorts de talle alto y una camiseta de su caricatura favorita metida dentro de estos. Era verano y hacía calor. Obviamente que tenía que vestirse fresca y cómoda. Además, había personas que iban como quiera a tomar un vuelo.

Bueno, no importaba. De todos modos, el único que le interesaba del grupo era Hayden, pero este parecía tener su mente en otra cosa. Se encogió de hombros y sacó su móvil del bolsillo trasero de sus shorts. Les escribió a sus amigas por el grupo que habían formado la noche anterior. Estaba tan ensimismada cotilleando con esta que no se dio cuenta cuando una figura se cernió sobre ella. Alzó rápidamente la vista topándose con un chico rubio de cálidos ojos verdosos. Era Hayden. Este sonrió y la sonrisa iluminó toda su cara.

—¡Hey! —exclamó el chico mientras tomaba asiento rápidamente a su lado.

—¡Hayden! —exclamó Sapphire emocionada por verlo tan cerca de ella.

—¡Vaya! —murmuró Hayden riéndose—¡Estas emocionada!

—Lo siento es solo que…—Sapphire se mordió el labio mientras sentía sus mejillas calientes—Me emocione al verte—dijo y se encogió de hombros.

Hayden sonrió y extendió una mano hacia ella. Sapphire sintió su mano sobre su cabeza, acariciando su pelo con delicadeza. Estaba sintiendo como que la estaban tratando como una hermanita. Sapphire frunció el ceño y alzó la mirada hacia Hayden. Él era tan hermoso. Podía perdonarlo por esto simplemente por lo bello que era. En el poco tiempo que lo tenía conociendo, se había dado cuenta que Hayden era una maravillosa persona. Se encontraba muy extraño que un chico como él no tuviese pareja.

—¿Podemos hablar, Hayden? —preguntó alguien rompiendo su burbuja de “amor”.

Sapphire miró hacia quien los había interrumpido, era Johnny. El tipo sonrió feliz y Sapphire lo perdonó. Él también era muy hermoso, pero a diferencia de Hayden, su belleza era más masculina, o sea, era muy atractivo.

—¿No estábamos hablando antes? —escuchó que Hayden decía con un tono hostil, tan hostil que Sapphire se giró a mirarlo un poco sorprendida. No pensó que Hayden hablaría en ese tono. Miró hacia Johnny para ver como este ponía una mirada triste. Oh. Se veía como que no había una relación agradable entre estos dos. Sapphire estaba algo curiosa por ello. Era extraño que el amigable Hayden reaccionara de esa manera.

—Hablar en privado me refiero—dijo Johnny y le dio una mirada a Sapphire. Esta no tenía que escuchar que lo dijese, entendió perfectamente. Asintió y Johnny le volvió a sonreír para dirigir su mirada hacia Hayden—¿Se puede? —le preguntó al chico quien suspiro y asintió para luego ponerse de pie y comenzar a caminar lejos de ellos. Johnny le siguió el paso.

Sapphire se cruzó de brazos mientras miraba como se alejaban de la multitud. Al parecer lo que iban a hablar era muy privado. ¿Se trataría de Jenna? Había escuchado que Johnny era muy protector con esta, obvio, había golpeado a Charlie por lo tan protector que era y como Hayden era el mejor amigo de la chica quizás solo quería darle la misión de protegerla mientras estaba lejos.

Se llevó un dedo a la barbilla. Aun así, era muy extraña la actitud de ambos. Supuso que tenían mala sangre o algo así. En verdad estaba muy curiosa y si tuviese más confianza con Hayden preguntaría hasta saciar su curiosidad, pero tendría que dejarlo pasar.

Soltó un suspiro y volvió a lo que estaba antes que Hayden la interrumpiera. Ni bien volvió a lo de antes, sintió una persona sentarse a su lado. Sapphire miró hacia esta, topándose con el otro tipo guapo del grupo, el tal Samuel. El chico le sonrió con una sonrisa derrite bragas y Sapphire lo miró con una ceja arqueada. Al parecer este usaba esa sonrisa para conquistar. Le dio una larga mirada, siguiendo con su juego.

Como había dicho antes, todos los del grupo eran atractivos y Samuel no era la excepción. Al igual que Hayden y su gemelo Harry, era rubio y sus ojos eran de un tono verdoso un poco diferente ya que había partes en tono miel. También, su piel era más tostada y la complexión de Samuel era más musculosa y definida, más alto también y su rostro menos aniñado. Era guapo. Punto.

—Hola—saludó Sapphire moviendo la cabeza y haciendo que su cabello se deslizase hacia atrás. Alzó una mano y se presentó ante el chico—Soy Sapphire.

Samuel alzó una rubia ceja y movió la cabeza para después mirar hacia donde se habían ido Hayden y Johnny.

—Parecía como si hubieran estado discutiendo—dijo Samuel.

Sapphire hizo una mueca y dejo caer la mano. Okay. Esto era incómodo. Se arregló en el asiento, poniéndose derecha y volvió a husmear en su móvil. Ya que había ignorado su saludo y su presentación. Ella también lo ignoraría. ¿Que se creía? ¿La última Coca-Cola porque era muy atractivo? ¡Que se vaya al carajo!

—¿Qué estaban hablando contigo? —escuchó que preguntaba y Sapphire bufo molesta sin responderle mientras seguía husmeando en su teléfono inteligente—Estoy hablándote—dijo Samuel en un tono menos amable.

Sapphire puso los ojos en blanco.

—Y yo te estoy ignorando—dijo Sapphire continuando su tarea. Primero la ignoraba y ahora quería que le contestase cuando decidiese. Si creía que solo porque era atractivo las mujeres iban a hacer lo que dijese estaba muy mal en esta vida.

—¿Disculpa?

—No tengo ganas de hablarte—murmuró la chica dándole me gusta a una publicación en Instagram.

—Madura, ¿sí? —escuchó que Samuel decía.

Sapphire dejó lo que estaba haciendo para parpadear confusa y alzar la mirada de su teléfono. Lo miró con una ceja arqueada.

—¿Disculpa? —le preguntó.

Samuel bufo molesto y se puso de pie, yéndose lejos de allí. ¡Que grosero! ¿Qué diablos le sucedía al muy cretino? Sapphire lo miró sorprendida por su actitud arrogante y de chulo. Movió la cabeza. ¡Y ella que había pensado que era guapo! Con la personalidad que tenía hacía que todos los puntos que le sumaba su atractivo se volvieran cero.

Imbécil.

Continuó husmeando en su móvil hasta que comenzaron a anunciar el vuelo de Jenna y sus amigos. Sapphire dejo de hacer lo que hacía para despedirse de todos. Abrazó a Jenna con mucho cariño. No la conocía del todo, pero sentía que serían muy buenas amigas, mucho mejor que Elizabeth. No es que dijera que esta otra era una mal chica pero como era de la edad de su hermano no tenían muchas cosas en común, pero Jenna era todo lo contrario. Sentía que conectarían pronto.

También le dio un gran abrazo a Hayden aprovechándose del momento para sentir su calor y aspirar su rica colonia. Este chico sí que tenía muchos puntos a su favor. Lo tenía todo. Muy diferente al grosero de Samuel.

Se despidió del resto con un saludo de manos, deseándoles buen viaje, ya que no era tan cercana. Samuel se acercó a Johnny quien estaba al lado de Sapphire para decirle algo al oído. Sapphire se sorprendía de la cercanía de todos. Había un bromance fuerte por aquel lado. Era sexy.

Samuel miró en ese momento hacia ella y Sapphire le frunció el ceño mientras levantaba sus manos y le enseñaba sus dedos del medio. El chico arqueó una ceja para después mover la cabeza. Le sonrió con la misma sonrisa derrite bragas de antes mientras le guiñaba un ojo. Imbécil.

Después de esto, el grupo se fue y solo quedaron Charlie, Johnny y ella. Ahora se sentía todo solitario. Johnny habló poco después diciendo que tenía que regresar y como habían venido con él, obviamente tenían que irse también. Charlie se quejó diciendo que quería ver cuando el avión despegara, pero Johnny lo convenció de que podría verlo desde lejos. 

En el camino de vuelta al apartamento de Charlie, ya que Sapphire se quedaría allá los días con este para que no estuviese solo, Charlie se mantuvo en silencio, quizás pensando en su novia. Recientemente habían vuelto y ahora se separaban. Si fuese ella, tomaría un vuelo en aquel instante para estar con Jenna. Sería divertido. Se preguntó porque su hermano no hacia esto. ¿Estaba corto de presupuesto o algo así?

Charlie soltó un sonoro suspiro que se escuchó incluso por encima de la música que Johnny tenía en el auto. Sapphire quien estaba atrás se acercó.

—¿Estas bien? —le preguntó. Charlie debía de estar deprimiéndose.

—Si—murmuró Charlie poco convincente.

—Charlie—le advirtió Sapphire.

—¡Quiero estar con mi pequeño huracán! —exclamó Charlie pateando el suelo como si fuera un muchachito.

—¡Aww que lindo! —murmuró Johnny a su lado—Yo también quiero estar con mi calabacita.

Sapphire alzó una ceja ante los apodos de ambos hombres hacia Jenna. Demasiado cursi y meloso.

—¿Qué onda con sus apodos cariñosos? —les preguntó a ambos—¿Sabe Jenna que le dicen así?

—Está acostumbrada—dijo Johnny sonriendo.

—¡Qué asco! —exclamó Sapphire sacando la lengua. Odiaba los apodos.

Johnny río.

—Ahora quizás te de asco porque eres muy joven pero cuando tengas a un chico que te susurre un dulce apelativo sobre tu oreja mientras empuja dentro de ti quizás pensaras diferente—murmuró Johnny siendo un pervertido.

Sapphire lo miró con la boca abierta, completamente sorprendida por las palabras que habían salido de su boca. Era guapo y perverso. ¡Quién lo diría!

—¡Johnny! —exclamó Charlie llamándole la atención por su comentario.

—¿Qué? —murmuró Johnny—Es algo normal—dijo encogiéndose de hombros.

Sapphire sonrió. Bueno… Quizás podría ser. Si fuese Hayden quien estuviera susurrando el apelativo en su oreja mientras… ¡Oh Dios! Su imaginación comenzaba a divagar. Movió una mano frente a su cara para dispersar esos pensamientos malos, pero… En serio, si fuese Hayden a ella no le importaría.

—Bueno, quizás si—aceptó Sapphire deseando que sus sueños se cumplieran.

—Sapphire—murmuró Charlie su nombre con una advertencia en su tono de voz.

Sapphire soltó una carcajada.

—Solo digo que quizás en un futuro si sucederá. Aunque si es uno tan cursi como estos prefiero que me llamen por mi nombre mejor—murmuró Sapphire y los dos hombres rieron—De todos modos—murmuró mirando hacia Charlie—No te deprimas por esto, hermanito. Solo será una semana—murmuró, pero después recordó que eran más días—Dos semanas…—dijo y escuchó como su hermano soltaba un suspiro.

—Bueno, no lo hare—musitó Charlie y se quedó un rato en silencio—He pensado en unírmeles al viaje—murmuró después—Necesito un tiempo libre. Estoy muy cansado del mismo ambiente y esta es una buena oportunidad.

Vaya, al fin se ponía los huevos.

—Pienso lo mismo—dijo Johnny uniéndosele—Aunque no sé si pueda tomarme un respiro. Tuve problemas con mi trabajo porque no estaba cumpliendo eficientemente con este—murmuró alzando una mano y pasándosela por su propio pelo—Pero conseguiré que me releven.

—¡Suena bien! —exclamó Charlie parecía ya estar moldeando su plan y Sapphire estaba feliz por él. Charlie deseaba estar al lado de su amada ahora que se habían reunido una vez más y que iban a tener un bebe pronto.

—Mañana hare los planes para que podamos ir juntos—dijo Johnny para después mirar a Sapphire por el espejo retrovisor—¿Quieres venir con nosotros? —le preguntó y Sapphire lo miró sorprendida. ¿La estaba invitando al viaje? Johnny sonrió y fijo la vista hacia delante—¡Será divertido! —exclamó Johnny—Hay muchos chicos y seguro que Jenna y Kylie se sentirán un poco solas con tantos hombres, ¿no?

—Dudo que mi hermano deje que Jenna tenga tiempo para un rato de chicas—se burló Sapphire—Ayer en casa de mis padres no se dejaban de tocar—bromeó la chica recordando lo amorosos que habían estado.

—¡Sapphire! —exclamó Charlie girándose hacia ella. Estaba ruborizado.

—¡Solo bromeaba!

Johnny soltó una carcajada.

—Yo también lo dudo, pero será divertido—dijo Johnny después—¿Qué dices?

—¡Suena bien! —exclamó Sapphire preparándose mentalmente para ello. Iba a ir al mismo viaje que Hayden y el resto. No le importaba el resto, solo Hayden. Quizás este podría ser el detonante de su relación amorosa. No perdía nada intentarlo. No podía esperar para este. Iba a ser una gran semana.

.

.

.

*—Sapphire:

Después de regresar del aeropuerto, Sapphire le había dicho a su hermano que saldría para reunirse con sus amigas. Estaba esperándolas en una mesa en un café popular de la zona mientras degustaba su Frappe de chocolate. Estaba comenzando a sentirse nerviosa.

¿Sería bien recibida? Habían hablado bien por el grupo, pero quizás en persona seria diferente. Se miró a sí misma. Solo se había cambiado la camiseta de esta tarde porque sabía que, a Gina, una de sus amigas, le molestaba que a Sapphire, a la edad que tenía, todavía le gustaran las caricaturas. Había optado por una sin diseño un poco más normal y había cambiado sus Converse por unas sandalias de tiras bajas.

Se había maquillado un poco y había atado su pelo en una trenza francesa. Su aspecto le había parecido el correcto, pero de seguro a su amiga fashionista no le parecería bien. Bueno, que se chupase un dedo y se vaya al carajo. Ya había hecho lo más que podía con su aspecto solo para que no la molestara.

Estaba terminando su Frappe cuando Sapphire vio a sus amigas y parece ser que llevaban un poco más de tiempo que ella en aquel lugar ya que tenían bolsas de compras en las manos. Sapphire les sonrió mientras se ponía de pie.

—¡Chicas! —exclamó.

La primera en acercarse fue Rose, una chica delgada, pálida y con un peculiar color de cabello. Al parecer había cambiado su cabello negro por aquel rubio-fresa que tenía. Sapphire se sorprendió que en el colegio donde asistían la dejaran usarlo. Le dio un gran abrazo a la chica quien se emocionó y comenzó a llorar después de verla.

Hannah, otra de sus amigas, una guapa morena, tranquilizó a Rosé para después acercarse a abrazar a Sapphire, diciéndole lo feliz que estaba de verla otra vez. Sapphire murmuró lo mismo, ya que, de las tres, se sentía más cercana a Hannah que con Gina o con Rosé. Fue el turno de Gina. La chica rubia con aspecto de parecer una chica madura en vez de una de 16 años, se acercó con una sonrisa falsa. Le dio un abrazo rápido como si tuviese miedo que Sapphire le pasase alguna enfermedad y le dijo un comentario mordaz.

Sapphire se miró a sí misma. Gina le había dicho que estaba subida de peso mientras que Sapphire sentía que se veía igual que antes. Aunque bueno, habían pasado dos años desde la última vez que se vieron y antes era muy delgada como una tabla. Ahora tenía un poco más de curvas que venía con la madurez. Su madre tenía unas caderas y muslos muy anchos y estaba segura que iba a heredar esto.

No le puso atención a esto y procedieron a tomar asiento. Ni bien se sentaron comenzaron a cotillear sobre los últimos chismes que andaba entre sus conocidos y algunos hechos que sucedieron cuando Sapphire estuvo lejos. Luego hablaron de las vidas de cada una, cosas buenas y malas, Sapphire se reprimió de hablar de las cosas malas y solo habló de las buenas, ya que, lo sucedido con su familia era muy personal y no quería su historia en la boca de Gina.

—¿Y qué vas a hacer mañana? —preguntó Rose después de ponerse al día y cuando ya estaban cansadas de tanto hablar—Iremos a casa de Gina. Sus padres estarán fuera y solo estará Aaron—comentó la chica refiriéndose al hermano mayor de Gina, por el cual Sapphire había tenido un crush cuando tenía 12.

Sapphire sonrió. Como pasa el tiempo. Ya ni le interesaba Aaron, su gusto había mejorado. Además, con Hayden era imposible mirar a otro chico. Este era tan guapo y era mil veces mejor que el hermano de Gina.

—Preparar una maleta quizás—les dijo recordando el viaje.

Los chicos habían quedado que comprarían los boletos mañana para el día siguiente y unirse al grupo en España ese día. Había que planificar un par de cosas más. Sapphire todavía estaba pensando que llevaría. Quería verse linda para Hayden.

—¿Qué? ¿Te vas a ir otra vez? —preguntó Rose borrando la sonrisa—¡Pensé que habías dicho que estudiaras con nosotras de nuevo! —se quejó Rose y Sapphire sonrió. Movió una mano por la pequeña mesa y tomó la de Rose.

—No me iré—le dijo sonriendo—Solo de viaje por dos semanas.

—¿Un viaje? —preguntó Hannah poniendo sus ojos claros en Sapphire—Suena bien.

—Sí, un viaje con Charlie y con su novia—dijo Sapphire soltando la mano de Rose.

—Increíble—murmuró Gina con un tono extraño—¿Harás de violinista? —preguntó y Sapphire se ruborizó. No iba a hacer de violinista ya que no estaría solo ella junto a Charlie y Jenna.

—No, no estaremos solo nosotros—le informó—También irán los amigos de la novia de mi hermano—le dijo Sapphire y sonrió—Un viaje lleno de chicos guapos, por cierto—dijo esto último para darle celos a Gina. Estaba segura que si viera a los chicos se moriría de la envidia.

Gina alzó una ceja.

—¿Un viaje con varios chicos? —preguntó muy interesada.

—Si, como dije, son amigos de la novia de mi hermano y son muy guapos—siguió diciendo Sapphire para molestarla—Incluso el hermano mayor de mi cuñada esta para comérselo solo de tan rico que esta.

—Suertuda—murmuró Hannah golpeándole el hombro juguetonamente—Tráeme fotos.

Sapphire rio. A Hannah le gustaban los chicos guapos para usar de referencia en las novelas que escribía. Rose también dijo que quería fotos para disfrutar del atractivo de estos y sobre que quería ver a Charlie. Su pequeña amiga siempre se había sentido atraído por este. Sapphire no sabía que le veía.

—Si fuera yo me aprovecharía de la situación—dijo Gina interrumpiéndolas.

Sapphire se giró hacia esta para ver como Gina se miraba las uñas. ¿Qué estaba diciendo? ¿Aprovecharse de la situación? ¿Qué situación?

—¿Qué dices? —preguntó Hannah por Sapphire.

Gina sonrió con una sonrisa maliciosa.

—Si fuera Sapphire me aprovecharía de la situación—volvió Gina a repetir y las tres la miraron confundidas.

—¿De qué hablas exactamente? —preguntó Sapphire.

—Me acostaría con uno de ellos—dijo Gina y las tres chicas la miraron con sorpresa.

¿A eso se refería? Sapphire negó con la cabeza. Obvio que no sucedería. Ella era virgen. No iba a tener ninguna enredada con alguien sin amor. Y aunque quisiera algo con Hayden, no quería que solo fuese una aventura de un viaje, quería que fuese algo duradero y serio.

—¡Estás loca!

—¿A que no te acuestas con uno de ellos? —murmuró Gina retándola y Sapphire abrió la boca sorprendida. Como había pensado antes, eso no sucedería. Además, su hermano iba a estar en aquel viaje. Ella no se atrevería a hacer algo así estando Charlie junto a ella. Había muchas razones y no le iba a hacer caso a los comentarios mordaces de Gina. Solo estaba celosa.

—Claro que no lo haré—le dijo Sapphire con tranquilidad—En primer lugar, no me acostare con alguien que no ame y menos con alguien que no siente nada hacia mí. Yo quiero algo serio—le explicó Sapphire—Además, soy virgen.

—¡Por favor! ¡No seas ridícula! —exclamó Gina burlándose de Sapphire—La virginidad está sobrevalorada.

Sapphire frunció el ceño y apretó las manos en puños.

—No soy ridícula—dijo y alzó el mentón—Es la verdad.

—Es porque aún no te han besado candentemente—continuó Gina—No te han hecho desear quitarte la ropa en medio de un beso—le dio una mirada—Eres una niña.

Sapphire hizo una mueca. Si, lo era. No lo negaba. Quizás delante de Gina lo era. Pero era una adolescente y ella esperaría su momento. Si, le causaba curiosidad. Quería saber cómo todo aquel que era virgen pero no estaba loca por perder la virginidad aún.

—Solo espero mi tiempo—dijo Sapphire restándole importancia.

—Es ridículo—dijo Gina haciendo un ademan de manos—Solo es sexo.

—Bueno…—Sapphire se encogió de hombros—Puede ser lo que sea—murmuró y negó con la cabeza—Pero no lo hare.

Gina soltó una carcajada.

—Miedosa—murmuro la chica.

—¡Gina! —exclamó Hannah.

Sapphire le dio una mirada a Gina. ¿Qué diablos le pasaba? Sabía que la chica siempre había sido la típica chica superficial y creída como toda niñita rica a la que sus padres le daban todo, pero como que se había tornado en un monstruo en estos dos años que estuvieron separadas.

—No soy miedosa—dijo Sapphire—Solo quiero que sea especial.

Gina se rio.

—Seguramente no le gustaras a ninguno de estos—dijo Gina y le dio una mirada despectiva—Eres una mocosa.

Sapphire comenzaba a enfadarse en serio. Su mirada se dirigió al batido de chocolate que había pedido después de un Frappe cuando este se acabó. Tenía ansias de tirarle la bebida en la cara a Gina y arruinar su aspecto de chica superficial. Se calmó y soltó un suspiro. No iba armar una escena por algo que podía controlar fácilmente. No quería seguir discutiendo sobre esto.

—Deja el tema.

Gina soltó una carcajada burlona.

—¡Si lo eres!

Sapphire sintió una ola de ira. Tenía que calmarse. No tenía que seguirle el juego a Gina. Solo trataba de provocarla. Soltó un suspiro y vio como Gina se llevaba una mano a la boca mientras comenzaba a reírse de ella. Esto fue todo. Su autocontrol se fue a la mierda y Sapphire explotó.

—¡Solo estás envidiosa! —le espetó Sapphire. Si, debía de ser eso.

—¿Por qué lo estaría? —preguntó Gina alzando una ceja—¡Tengo un novio bastante candente!

—¡Sé que lo estás! —insistió Sapphire

—Solo eres una miedosa que nunca se acostaría con alguien porque tiene miedo—espetó la chica siendo mordaz y sonrió maliciosamente—Además, no eres atractiva para ningún hombre, Sapphire, lo siento.

Sapphire apretó las manos y sonrió. 

—Suponiendo que lo haga, ¿crees que te diría lo bien que se sintió? —le devolvió Sapphire jugando con Gina—Obviamente me guardare el recuerdo para mí, sobre lo bien que lo disfrute esa noche.

Gina volvió a reírse mientras hacía un ademan de manos despectivo.

—Dudo que siquiera hagas que uno de estos “guapos” chicos mire hacia a ti—le dijo y le dio una larga mirada, mirando su aspecto—Eres deprimente como chica.

Si podía hacerlo. No era tan bella como algunas chicas, pero tenía su propio carisma. Levantó la mirada hacia Gina. Ella iba a hacerlo. Iba a conquistar a Hayden y le iba a probar a Gina que ella también podía atraer a chicos atractivos.

—Lo haré.

Gina sonrió maliciosamente y Sapphire supo que había cometido un error. Se había dicho que no iba a jugar su juego, pero sin darse cuenta, se había metido y olía ahora a perdedora. ¿Qué había estado pensando al aceptar su estúpido reto? Era obvio que no iba a conquistar a Hayden en dos semanas.

El móvil de alguien sonó. Gina metió la mano en su bolso rosa y sacó un móvil de última generación. Sapphire frunció el ceño. La estúpida tenía un bonito móvil mientras que Sapphire tenía uno que había pasado de moda hace años. Maldición. Estaba comenzando a sentirse poca cosa de nuevo. Todo por la estúpida de Gina.

—Oh, mi nene me llama—exclamó la chica emocionada mientras devolvía su móvil a su bolso rosa otra vez. Se bebió el resto del batido que la chica había pedido para después ponerse de pie—Ah, espero la prueba—dijo Gina sonriendo—¿Quizás una foto de tu chico desnudo? —murmuró y asintió—Si eso será—dijo para después recoger sus bolsas del suelo—La espero a final del viaje—murmuró antes de darse la vuelta y marcharse del café.

Sapphire bufo molesta. ¿Qué diablos había hecho?

Cuando la chica no estuvo cerca, Sapphire maldijo en voz alta y hundió la cabeza entre sus manos. Le había seguido el juego a Gina y ahora estaba muy liada. ¿Qué mierda había estado pensando en verdad? Quizás no era Gina la que estaba celosa. Quizás era solo ella. Todas habían cambiado y eran diferentes. De seguro tenían novios y habían dado su primer beso o habían hecho otras cosas, pero ella seguía igual de antes. No había cambiado nada y ahora se sentía patética.

—¡Maldición!

—¿Qué hiciste Sapphire? —murmuró Rose mirándola con pena.

Si, estaba muy jodida. No tenía el valor para siquiera preguntarle a Hayden que saliera con ella y tampoco lo iba a tener para pedirle que durmiesen juntos. Era un fracaso y lo peor de todo es que Gina comenzaría a esparcir rumores de ella, burlándose sobre lo patética que era. Con Gina era mejor tenerla como amiga que como enemiga. No entendía porque la chica actuaba así con ella. ¿Le había hecho algo malo?

—Lo siento es solo que me cabrea—murmuró Sapphire.

—Lo sentimos por no defenderte—dijo Hannah—Pensé que podrías sobrellevarlo sola, pero…—Hannah hizo una mueca—Esta vez, Gina fue astuta.

—¿Por qué actúa así conmigo? —le preguntó Sapphire a las chicas—Sé que fui una mala amiga por marcharme sin decir nada más que adiós y no hablar con ustedes por dos años—murmuró Sapphire—Me arrepiento de ello y fue un error, pero pido por su perdón. Tenía muchos problemas familiares y no quería hablar de ello. Lo siento—murmuró bajando la mirada y sintiendo sus ojos arder. Ahora tenía ganas de llorar.

—Sapphire—susurró Hannah.

—Yo…—Sapphire cerró los ojos y luego sintió una mano sobre la suya. Cuando abrió los ojos se dio cuenta de que era Rose quien le tomaba la mano.

—No te preocupes por ello—murmuró Rose sonriendo—Lo entendemos.

—Además, sabes lo envidiosa que es Gina—dijo Hannah haciendo una mueca—Al mencionar que ibas a estar con varios chicos en tu viaje esto la enfadó. Le gusta tener lo mejor. Así es como es. Y con el tiempo, ha empeorado—murmuró Hannah.

—Lo siento—se disculpó Sapphire por meterlas en la línea de fuego. Esto era tan estúpido.

—Mira solo disfruta del viaje—le dijo Hannah sonriendo—No le hagas caso. Ya se le pasara.

—Además, puedes tirarle una foto a tu hermano desnudo y mandarla por el grupo—murmuró Rose guiñando un ojo y todas rieron por su ocurrencia—Solo decía.

Sapphire asintió.

Era cierto. Solo tenía que disfrutar del viaje. No tenía que seguir los jueguecitos tontos de Gina. Ella solo lo hacía porque estaba envidiosa. Además, era cierto que esto podría olvidársele.

No tenía que preocuparse por ello.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status