No te pertenezco
No te pertenezco
Author: Evelyn Romero

Capítulo I

Narra Zafiro

El dia había sido exitoso, habíamos cazado algunos jabalis y animales menores para la recolección de comida. Como siempre fui la mejor cazadora del grupo.  Ya era noche, fui a darme un baño a una de las cabañas vacías y recién construidas de nuestra comunidad. No quería llegar a casa y escuchar los sermones de mis padres ante mi forma de vivir.

—Te acompaño a la ducha—me preguntó Jeremías besándo mi cuello.

Sus besos me estremecieron y encendieron el fuego en mi interior.

—Por suspuesto, tu compañía siempre es bienvenida—le dije acercándome a él con dominación.

Él  por ser un Omega (rango inferior) se dejaba dominar fácilmente. Lo besé intensamente con un deseo descontrolado. Ingresamos a la ducha empapandonos con  el agua fría. Jeremías comenzó a besar  mis pezones, los chupaba y mordía exquisitamente endureciendolos por completo, mientras al mismo tiempo tocaba mi clítoris con una de sus manos, sentía recorrer adrenalina por mis venas del placer, pero sobre todo porque eso significaba que Elle, mi loba interna quería salir a jugar y eso hice precisamente: ella tomó el control de mi cuerpo y beso a Jeremías con desesperación mordiéndole un labio. En ese momento pude ver los ojos de mi amante que habían cambiado de  castaños oscuros a unos color brillante, lo que significaba que su lobo interno Max, también  habia tomado posesión de él. Solo pude sentir cuando me dio vuelta para acorralarme contra la pared, donde abrí mis piernas para sentir su polla dentro de mí. Cuando lo hizo jadee de placer. Una y otra vez me follaba sin parar, sentí que mi coño se humedecía cada vez más, mientras el agua seguía haciendo su trabajo. Sus penetraciones eran exquisitas y lo deseaba cada vez más en mi interior.Después de un par de embestidas más me había corrido, sintiendo un delicioso orgasmo. Minuto después salimos de la ducha y nos secamos.

—Tu padre estaba furioso hoy, me fue a buscar y me amenazó con no acercarme a ti —me dijo de repente Jeremías mientras nos vestiamos.

—No le hagas caso, es un exagerado. Es un viejo lobo chapado a la antigua. Él jamás entenderá mi estilo de vida—respondí sin darle importancia.

Mi padre es el alfa de la manada. Queria que sus hijos fueramos ejemplos modelos para todos sus miembros. Sin embargo, era la única de mis hermanos (ambos machos) que no pensaba igual que él. Mi perspectiva sobre lo que debe hacer una hembra dentro de la manada era diferente y algo moderno para nuestra especie. Yo no quiero tener buna vida siguiendo un patrón establecido, queria hacer lo que yo quisiera y eso incluía divertirme con los machos que aún no han encontrado a su mate, cuantas veces yo quisiera y eso incluía a Jeremías.

Poco después salimos y nos separamos para marcharnos cada uno para su hogar. Mi casa quedaba a travesando el bosque, era  amplia y victoriana. Mi pueblo era pequeño al igual que las comunidades vecinas como casas antiguas y con los recursos básicos.

—Por fin llegaste, tu padre esta esperandote en la sala—me dijo mi madre algo preocupada cuando me vio entrar. 

Estamos en problemas—escuche a mi loba decir.

Me dirigí hacia la sala preparándome para sus regaños.

—Padre ¿Querías verme?—le dije una vez ingresando, me quedé de pie.

—Zafiro, sabes que he sido muy paciente ante tu conducta rebelde y de libertinaje. Pero ya es tiempo que cambies  esos malos ejemplos que dañan nuestra imagen. Eres mi hija y debes tener una imagen intachable—comenzó diciendo—. Acaso ¿no sabes lo que dicen de ti?—preguntó.

—Lo sé perfectamente padre y eso no me importa en lo absoluto—conteste seríamente, ya que a nadie le debía de importar  a quién metía en mi cama. Mi padre era de los pocos alfas de la zona que queria conservar la tradición más antiguas relacionada al sexo: se debía esperar que el lobo encontrara su mate para entregarse por primera vez en forma carnal, sin embargo, encontrar su pareja podria tardar años. Yo no estaba dispuesta a que mi cuerpo se desperdiciera y sabía perfectamente que muchos miembros de la manada no estaban totalmente de acuerdo con ese término, ya que otras manadas ya no la practicaban. Los que ellos hacian era tener sexo con otros lobos mientras la diosa luna les mostraban a su pareja y eso era lo que yo hacía precisamente—. Deberias revocar esa regla anticuada y dejar que los demás tengan algo de libertad, sabes que ellos piensan lo mismo que yo, pero jamás te lo dirán porque eres su alfa y te tienen respeto—le recalqué—. Me pides que cambie, pero no lo haré, porque no afecta con mi deber de cazadora—le dije—. Acaso¿No soy la mejor cazadora de toda la zona este? ¿ Acaso he dejado de faltar un día a la caza o los entrenamientos?—pregunte defendiéndome.

Él tenía  cara de molestia, pero sabía que mi responsabilidad dentro de la manada era intachable. Mi vida personal era asunto mio y de nadie más.

—No puedo negar que eres la mejor haciendo tu trabajo, sin embargo, deseo siempre lo bueno para ti a pesar de nuestras diferencias. Solo que tus acciones me afectan más cuando eres mi hija menor —mencionó rindiéndose a sus regaños—. También quería verte para decirte que en unos dias vendrá una manada vecinas a concretar  unos negocios comerciales de alimentación—me informó—. Espero que me ayudes a recolectar buena comida para esa visita importante.

Internamente me alegre que se olvidará de regañarme, pero lo que dijo después llamó mi atención, eran las pocas ocasiones que otra manada nos visitaba y cuando lo hacían mi padre les gustaba tener todo impecable. 

—Por suspuesto cuenta conmigo para eso—le respondí.—¿ Qué manada vendrá a visitarnos?—le pregunte.

—La manada Centella, y el mismísimo Caín Walker pisará nuestra tierra—dijo con admiración.

Según mi padre y lo que algunos  decían, es que ese alfa, era un lobo realmente impresionante, conocido por su carácter firmé y su impresionante don de negociacion, que ha hecho  tener lazos con otras manadas. Otros decían que era un engreído y amargado que se creía superior a todos los alfas de la zona.

No obstante esa hipótesis lo tendría que comprobar por mí misma durante su visita. 

Nota: Esta historia no es la típica de hombres lobos, espero que ha pesar de esto te guste. Mí estilo son las historias cortas.

Comments (1)
goodnovel comment avatar
Zoleida Rosales
Excelente que sean cortas
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status