Capítulo II

Narra Caín.

Mi mano podia sentir su piel, mientras su cuerpo se estremecía con mis caricias y embestidas. No podia ver su rostro solo sentía como nuestros cuerpos se convertían en uno solo. Mientras mis manos recorrían sus muslos, pude ver el tatuaje en su espalda con algunos geográficos que no pude comprender.

Después de ese sueño desperté, miré a mi alrededor y pude comprobar que estaba en mi oficina, me había quedado dormido sobre el escritorio. Llevaba semanas teniendo ese sueño, quedandome con la inquietud de quien podría ser esa chica. En el sueño sentía que ella era importante para mi, también sentía una conexión poderosa como un sentimiento de amor profundo. Quizás era mi mate, ya ha pasado muchos años y todavía no la he encontrado, Sé que debo tener paciencia, pero en ocasiones me desespero, ya que como alfa tengo muchas más responsabilidades que otros lobos. Me he dedicado ha proporcionarle a mi manada las mejores condiciones de vida, haciendo tratos con otras manadas de la región para beneficios mutuos. Nuestra manada: Centella, era conocido por tener las mejores hierbas curativas de la región y la mejor artesanías y eso lo he utilizado para hacer tratos a cambio de otros productos alimenticios.

En un par de días tengo una visita programada con el alfa de los Medianoche conocidos por tener los  mejores cazadores de la zona. Hacer tratos con ellos nos ayudaría a fortalecer ese aspecto, ya que nuestros cazadores han sido atacados por un ser desconocido, no hemos sido los únicos en ser objeto de esto, sino también  otras manadas de la región.

—Alfa, Félix se encuentra herido—me informó mi beta ingresando a mi oficina.

Me puse de pie de inmediato y salí al exterior donde estaba Félix siendo atendido por los sanadores.

—¿Fueron atacados de nuevo?—les pregunte aunque ya conocía la respuesta.

—Si—afirmó otro cazador—. Cuando estabamos a punto de llegar al rio esa misma sombra nos ataco, y como siempre no pudimos ver que era—me explicó.

Ya teniamos varias semanas de esos ataques y no hemos podido cazar a esa cosa, ni siquiera con las trampas que hemos colocado, era demasiado rápido y siempre nos atacaba cuando menos nos esperábamos. Esto ha provocado que nuestros alimentos  hayan disminuido, ya que esta cosa también se come los venados, y jabalí que se encuentran alrededor.

Debemos encontrar una solución, si seguimos así nuestros cachorros y nosotros mismo nos morimos de hambre— dijo Tye mi lobo interno—. Lo sé y haré todo lo posible para que eso no suceda— le respondí.

En ese momento ordené que la poco comida que teníamos fuera bien invertida en porciones un poco más pequeña. Mientras llegaba el dia de la reunión con medianoche. Regresé de nuevo a mi oficina con Erick, mi beta, él al igual que yo estabamos muy preocupados por la situación. 

—¿Qué tan cierto es que los medianoche son buenos cazadores?—le pregunte a Erick.

Él tomó asiento frente a mi escritorio.

—Tienen buena fama—respondió—. El alfa al parecer tiene tres hijos, todos de medio rango, el mayor es un cazador estupendo, el segundo hermano es sanador, y la última es una hembra cazadora, dicen que es mejor que su hermano mayor y que tiene habilidades únicas; sin embargo, la opaca una reputación de rebelde y por ser algo liberal y moderna para nuestra especie—respondió recalcando eso último.

Por supuesto que eso llamó mi atención y por alguna razón, tenía el presentimiento de que nos iría bien en esa reunión o quizás ese presentimiento me indicaba algo más. En ese momento sentí a Tye un poco inquieto, llevaba asi unos días.

—Su reputación no es importante para mi. Lo que me interesa en su habilidad para la caza y  poder concretar esos tratos con ellos para nuestro beneficios—le dije sin darle mucha importancia a lo que se decia de ella.

—Estoy de acuerdo contigo—comentó apoyando mi respuesta—. Si me disculpas iré hacer mi ronda de supervisión—dijo poniéndose de pie.

Cuando él se fue. Hablé con mi lobo interno.

—¿Qué te pasa? Te he sentido inquieto desde hace unos días—le dije.

No lo sé con exactitud, solo siento como si nuestra luna estuviese cerca. Es algo difícil de explicar—respondió.

—Si eso es cierto, entonces falta poco para conocerla. Debemos estar atento, aunque sabes que mi personalidad dominante no me dejaran poseerla con delicadeza.

Lo sé, y es por ello que debes dejar que yo me haga cargo. No quiero que la asustes aunque... tengo el presentimiento que nuestra luna es más parecida a ti de lo que piensas.Y si tengo razón traerá problemas a nuestra manada —comentó—. Pero eso solo es una hipótesis, no debes hacerme caso—finalizó cortando la conexión.

Él siempre hacia eso, me dejaba con la intriga. Me quedé pensando en lo que dijo, pero no podía sacar conclusiones tan apresurada antes de encontrarla. Solo esperaba que ella me amará y se entregará a mi como en ese sueño.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status