Share

Mi pequeña está a salvo

Ian todavía no ha vuelto, sigue buscando a mi niña, lo que no sabe es que no la va a encontrar. Sarah sabe bien lo que hace y lleva demasiado tiempo preparándolo y perfeccionándolo.

- Vas a buscar a tu maridito - comienza a decirme lo que tengo que hacer - le vas a culpar de todo y le vas a decir que te arrepientes de haber vuelto con él - su risa cantarina suena de fondo - lo vas a destrozar. Recuerda que estaré observando así que hazlo bien, princesa.

Destrozarle el corazón a Ian. Puedo decirle cosas horribles que le provoquen pesadillas, pero es por su hija. Tengo que recuperarla como sea.

- ¿Qué más quieres? - no me lo pondría tan fácil una enferma como ella.

- Chica lista. Te voy a mandar una dirección en un mensaje. Vas a ir completamente sola ¿Está claro?

Ian entra por la puerta como alma que lleva el diablo. Se pasa las manos por

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status