75. EL CAOS

Marsella

Hacía ya algunas horas que un pacífico silencio reinaba en el interior de la bóveda, como si jamás se hubieran escuchado en ella los gritos de una mujer torturada. Al principio aquella extraña tranquilidad puso sobre aviso a Ius, y se llevó las manos la cintura, tanteando el seguro del arma que siempre llevaba consigo cuando visitaba a su hermana; pero después de algunos minutos se recordó que si había alguien capaz de someter a Varya esa era la Primera Oficial craig.

Poco había cambiado en el pequeño cuarto cuando se internó en él con cautela, la exigua luz de la lámpara seguía iluminando a una prisionera, y la mesa sobre la que antes estuvieran dispuestos los instrumentos de tortura se hallaba perfectamente organizada y limpia. Todo parecía más pulcro que el día anterior, todo… menos Varya.<

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status