6

-buenos días Catie- asintio hacía mi y los nos adentramos a las calles de inglaterra. 

El gimnasio al cual iba no quedaba a mas de 15 minutos de dondía vivia. Todas eramos miembro allí por lo cual presentarnos alli era como estar en casa. Al ingresar, El gimnasio se encontraba bastante poblado, a lo lejos pude divisar a Ringo, nuestro personal trainer. Se encontraba dando indicaciones de ejercicios. lo cual para mi, no era necesario. llevaba una rutina la cual cumplia y se dividía en dias. Llegaba y comenzaba a realizarla. El gimnasio era unisex, lo que hacía que todos los hombres del lugar quiera llamar la atencion con alguna excusa estupida. 

La rutina cuando no trabajabamos de Scort era la misma, siempre contaba con gimnasio, buena alimentacion, cuidado de la piel entre otras cosas. A veces pensaba que eramos como una maquina a la cual debes cuidar para que no se llene de polvo y pueda servir por un tiempo largo. Mis dos horas había sido agotadoras, al volver a casa, nadíe se encontraba alli, las demas mujeres llevaban otro ritmo de vida, conocian a un imperio de hombres las cuales las invitaban a comer y otros placeres, sin embargo el yo no aceptar mas que un evento, hacía que no quieran perder su tiempo intentando algo que no iba a pasar. Realmente estaba mas que segura que no iba a conseguir un hombre mediante mi trabajo de scort. Quería enamorarme de alguien en una oportunidad normal, en un momento normal. sin dinero de por medio y reglas de uso. Solo siendo yo con mis jean o lo que quisiera ponerme en esa ocasion. Eral realmente loco el pensar que eso podía suceder. 

Luego de una ducha caliente y kilos de crema, me tire en la cama, debía revisar mi agenda de esta noche.

Era sabado, los sabados en donde se debía trabajar, sin excusa alguna. Charly se estaba por ir de viaje y eso hacía que todas debamos menejar nuestros tiempos. Me había duchado y puesto un vestido floral, de verano. Hoy era una mañana calida lo que me hacía sentir un poco mejor conmigo misma. Mis musculos dolian, la semana dura de gimnasio hacía que mis musculos dolieran cuando debían descansar, sin embargo el ejercicio se notaba en mi lo cual me hacía ver que valia la pena. Estaba cepillando mi cabello cuando mi telefono sono.

-¿bueno?- respondí con total desconfianza al ver un numero desconocido. 

-¿Catie denovan?- conocía esa voz, claro que la conocía. -Habla Colton Ravis- una mueca se formo en mis labios al escuchar su nombre y su voz, ronca, varonil, quise gritar en ese momento.

- Buenos días Colton, ¿en que puedo ayudarlo?- quise gritar, trate de ser normal, realmente no supe que decir. 

-¿me preguntaba si estas interesada en una oferta de trabajo?- al escuchar el "oferta de trabajo" me sorprendí, realmente de todo lo que esperaba que el dijera eso fue lo ultimo. 

¿oferta de trabajo?- murmure, no entendía que trabajo podía hacer yo que a el le interesara, bueno si.

-¿ sera que puedes venir a mi oficina, a la hora del almuerzo?- su voz se escuchaba segura, como si mas de una pregunta fuera una oferta que me pedia que no rechace. 

-mmm claro- la duda se escucho en mi voz, como si mi cuerpo hubiera respondido a su pedido. Escuche su aliento detras del telefono.

- la veo a las 13 señorita Denovan- luego de concluir la frase, colgo. 

en ese momento mire al espejo, mire mi reflejo en el, que se suponía que había acabado de hacer, yo tenía un empleo. Suspire, realmente estaba dejandome llevar demasiado. Mire la hora, las 11:59 am. debía de apurarme si quería llegar del otro lado de la ciudad. Mire mi aspecto y comprobe que el vestido que traía puesto estaba bien para mi. Era un vestido blanco, con el escote pronunciado en corte V y tiras que lo sujetaban, unas flores lo adornaban y hacían que se vea delicado. Mire mi rostro, coloque labial rosado y maquille mi pestañas , debía ver a un hombre el cual dicha presencía lo era todo. Observe mi cabello y acomode mis risos rojos, no era necesario peinarlos mas. Tomando una camisa de jean clara me la coloque. en conjunto, mi pequeña mochila en donde llevaba dinero y otras cosas. 

Sali de la casa sin comentar a nadie a donde iba, queria saber que tenía Colton para mi , cual era su proposito y porque había pensado en mi. El trayecto en auto fue rapido, me encontraba nerviosa como la mierda , como cuando eres niña y esperas la hora del colegio para ver al chico que te gusta, ese que jamas te ha dado la hora pero cada mirada en tu mente suspira. Al llegar, Nurs me dejo en la puerta del edificio, dos cabezas lo adornaban y el lugar desparramaba dinero. 

Al ingresar, pude ver como la recepcion se encontraba vacia. Camine libremente hacía el ascensor e ingrese. Coloque el numero de R&C company y mire mi aspecto en el espejo. Sonrojada, como siempre, era como si rostro no pudiera controlarse así mismo ante la  imponencia de este hombre. El trayecto fue aun mas rapido de lo que pense, sin pensarlo, las puertas del ascensor se abrieron. Colton Ravis se encontraba en la puerta del ascensor, esperandome. Llevaba un traje de tres piezas negros y sus ojos azules como el mar se clavaron en mi al segundo de verme. Una mueca de formo en su rostro, como si el verme le hubiera agradado. Camine unos pasos hacía delante quedando en frente de el.

-señorita Denovan, un placer verla- sonreí al verlo, si realmente sonreí era como una adolescente. 

-Como se encuentra señor Colton- Me gustaba el juego de la confianza y la no confianza que manejaba. por momentos utilizaba un "catie" y por momentos era la señorita Denovan. O quiza era el formalismo por el sin fin de personas que melodeaban por el lugar, observandonos. 

- Adelante, venga conmigo- me guio y comenzo a caminar a la par mia. Comenzamos a avanzar entre puertas transparentes en donde se observaba que todo el mundo trabajaba con telas, prendas, me sorprendí al observar la cantidad de mujeres que ocupaban un espacio aqui. Al parecer todas eran modelos, las mismas deslifaban en poca ropa alrededor de Colton en cual con indiferencia pasaba por al lado. 

Me guio hacía una gran oficina , pude leer "Colton Ravis", en donde me abrio y ambos entramos. Quedo a la vista una oficina la cual dejaba una vista increible y el lugar era en tonos grises lo que hacía que el Aura del lugar sea tranquilo. Al cerrar la puerta, el ruido intenso de las personas trabajando desaparacio, la habitacion quedo en completo silencio y solo se escuchaban nuestras pisadas en el piso. Colton me guio hacía una mesa grande en donde pude observar que se encontraba una ensalada, hamburguesa, agua, algun estilo de coca cola, entre otros.

- Realmente no sabía que comías asi que pedí varios menus- abrio un asiento para mi y observe sus brazos, los momientos que marcaban que bajo ese traje algo realmente increible se guardaba. Me preguntaba si el tatuaje en su mano marcaba iba mas alla o solo terminaba ahí. El me capto observandolo y me sonroje al instante. 

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status