Capitulo VIII Discusión de Hermanos

Elizabeth pensó que había dormido como una semana entera, su cuerpo se sentía pesado y maltratado. Abrió los ojos muy despacio, pero no pudo ver nada todo estaba remotamente oscuro. Al instante sintió un peso en su abdomen indicándole que no estaba sola en ese lugar ¿pero qué lugar era?

—Al fin has despertado. La voz suave de Eduard fue un bálsamo para su memoria abrumada.

—¿Dónde estamos? Pregunto pasándose las manos por la cabeza.

—En mi habitación, te desmayaste y te traje a casa.

—¡Ah casa! recalco con ironía. – ¿Crees que esta es mi casa?

—¡Lo es! Desde el primer día en que hicimos el amor.

—Yo no soy tu mujer Eduard, tu eres un… Lo miro detenidamente para luego decirle. –Eres un vampiro, estás muerto.

—Se lo que soy Elizabeth, pero eso no significa que esté muerto. Estoy aquí contigo, a tu lado más vivo que nunca. Quiero que estés conmig

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

DMCA.com Protection Status