Share

Capitulo XI Hermano Entrometido

—Ya te lo dije, yo no la tengo. Puedes revisar todo el maldito bar si quieres.

—Como si no pudieras esconderla en otra parte ¿me crees idiota?

—Esta vez te digo la verdad, eres tan idiota que dejaste que la secuestraran.

—¿Y porque demonios tú no hiciste nada? Sé muy bien que la tenias vigilada por el día.

—El imbécil de mi hombre no estaba cerca de ella.

—¿Entonces donde demonios está metida? Se pregunto Eduard.

—No lo sé, la verdad no alcanzo a oler su aroma. Si no está por los alrededores eso solo puede significar una cosa, que se la lleva

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status