Capítulo LXXXII Desolado

—Piensas quedarte toda la mañana allí admirandome, o ¿Me acompañaras a tomar el sol? Ella voltea dedicándole una sonrisa angelical.

—¿Ya te he dicho lo hermosa que eres?

—Especialmente está Mañana no. 

—Pues, estás realmente bellísima pecosa. ¿Porque no me lo dijiste? Axel se sentó a su lado pasando un brazo por la cintura de su mujer.

—Queria darte una sorpresa. ¿Te gusta?

—¡Me encanta! Es maravilloso que podamos estar los dos aquí compartiendo este momento. El besa la mejilla de Vannesa.

—Es extraño… es extraño sertir el sol en la piel. Es una sensación que no puedo explicar. Pero me gusta.

—Pronto te acostumbraras a el, has pasado toda tu vida escondida en la oscuridad. A veces cuesta

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status