CAPÍTULO 7. LA CURIOSIDAD MATÓ AL GATO

Al salir la joven, Pamela se le lanzó encima a besarlo y él le puso la mano en la boca apretándosela mientras le decía: —Vamos a dejar algo en claro mujer, a mí no me gusta ni que me besen, ni que me toquen mucho. Solo puedes tocar mi miembro e introducirlo en tu boca, mordisquearlo y atragantarte con el sí es tu deseo. Yo no hago el amor, yo cojo, follo, copulo, fornico, echo un polvo.

» Si estás esperando sexo vainilla puedes regresarte por esa maldita puerta, esa mierda no me gusta así, me encanta follar duro, amarrar a la mujer y golpear su trasero hasta hacerla sangrar, me encanta dejarla indefensa y siempre meter mi polla desde atrás, no me gusta ver el rostro de la mujer a quien empotro y no me gustan los sentimentalismos ¿Lo aceptas de esa manera o lo dejas? Si no estás de acuerdo, como te dije allí está la puerta, si te quedas tienes que

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status