INFIERNO

—Tranquila, si hace poco, ya sabes que no me gustan las demostraciones de afecto — la baja de su encima

—Si claro

La chica le abre el botón y cierre de su pantalón, mete su mano y saca el miembro de Adam, veo como el empieza disfrutar lo que le hace, en ese momento Mike ingresa parándose en la puerta

—Diablos Adam no puedes estar un momento tranquilo

—Dile a ella, que es la que me lo está comiendo — la chica se para y saluda a Mike.

—No te me acerques ya vi donde estuvo esa boca — le dice Mike alejándose de ella

—Idiota, estas celoso porque no fuiste tú, ya tuviste tu oportunidad y la desperdiciaste

Mientras sale de la habitación voltea y mira a Adam — En la noche seguimos— le guiña un ojo y sale.

—Pensé que ya habían terminado

—Nunca estuvimos, pero que puedo hacer si viene y comienza con sus cosas, sabes lo débil que soy — sonríe mientras se acomoda el pantalón 

— ¿dónde está Gia? Tenías que llevarla a la cena

—Lo olvidé, debe estar en el baño

Abro la puerta

—ya voy, voy a cambiarme

—te espero afuera— los dos salen de la habitación. 

Me doy un baño y me coloco un jean negro y un bivirí de tiras blanco, zapatillas y salgo, encuentro a Adam esperándome

—Vamos te mostraré el camino— llegamos a la cocina es amplia y tiene una mampara a un jardín impresionante, me sirven de cenar y como en silencio, observando el jardín y tratando de ver cómo podría hacer para brincar la barda.

Mike parece leer mis pensamientos 

—No pierdas tu tiempo, no hay forma de salir de acá, es una fortaleza, nadie entra o sale sin permiso

—Eso es imposible siempre hay una manera

Digo esto muy segura, ni loca me daré por vencida tengo que tratar de escapar.

—Créeme no la hay, aún si lograras pasar la barda, te esperan otras cosas fuera, Imposible salir viva — mueve la cabeza en forma negativa

— ¿Qué cosas? 

—Jajajjajaja ¿crees que te diré? Oye amo mi vida y si te dijera soy hombre muerto.

Terminamos de cenar y no quiero ir a mi habitación, quiero saber más cosas de este lugar, necesito información para poder escapar.

—No quiero ir a la habitación— le digo a Mike — por favor vamos a la sala o a dar una vuelta por ahí, no quiero encerrarme, estoy aburrida — él mira a Adam

—Está bien, si la nena quiere divertirse, vamos — se levanta y me hace una seña para que lo siga.

—Adam no — interviene Mike — el jefe se va a molestar

—No se va a molestar dice que es su invitada así que no le va hacer daño divertirse un rato

Entramos por un pasadizo largo y un poco oscuro al final de este llegamos a una puerta de metal, se escucha mucha bulla al otro lado.

Adam voltea y me mira fijamente a los ojos

—No intentes nada raro, ¡BIENVENIDA AL INFIERNO!

La puerta de metal se abre, cuando ingresamos, el olor a alcohol, cigarro y el ruido de la música invaden mis sentidos, el lugar es oscuro con luces sicodélicas, muy grande, hay muchas personas bailando, bebiendo, fumando y otras que se comportan de forma extraña, en una de las paredes hay un letrero con letras grandes rojas y llamas de fuego debajo de ellas, dice INFIERNO, ese debe ser el nombre del lugar.

Nos dirigimos a un box privado, Adam y Mike saludan a un chico de contextura robusta y a la mujer que está ahí, la reconozco al instante, es la misma que horas antes le hacía sexo oral a Adam.

Debo admitir que es bonita su pelo negro a la altura de los hombros le da un toque bastante jovial, escucho su nombre Sabrina.

—Chicos pensé no verlos por acá en bastante tiempo

Les habla el hombre de contextura robusta, estirando la mano para saludarlos

—Todo fue más rápido de lo que pensábamos, así que acá nos tienes — respondió Adam mientras nos sentamos alrededor de la mesa donde hay diferentes tipos de bebidas, cigarros y un polvo blanco que parece ser cocaína.

La mujer de pelo negro se acerca a Adam y trata de abrazarlo, este se saca de su abrazo y me ofrece una bebida.

— ¿Deseas una cerveza? — me ofrece una botella pequeña 

—No, gracias, no bebo

No conozco a nadie acá soy una rehén, no voy a embriagarme

Sabrina lo abraza

—Yo si quiero bebe — trata de quitarle la cerveza de su mano

—Pide una, y por favor no me abraces, ya te he dicho que no me gustan las muestras de cariño

Voltea a verme

— ¿Te traigo un refresco?, aunque no creo que haya de esos en este lugar — se levanta, mira a Mike y dice — cuídala— y se pierde entre la gente.

Mike asiente con la cabeza y se pega más a mi lado

— ¿Ella es la hija de Giovani? — Le pregunta Sabrina a Mike, mirándome con cara desafiante 

—Si, es ella — le responde Mike sin darle importancia, mientras bebe de su vaso

Me barre con la mirada ¿cree que me voy a dejar mirar mal?, hago lo mismo que ella y la quedo mirando fijamente. 

—Así que ella es la hija del gran Giovani — el hombre me mira y dibuja una sonrisa en su rostro que más parece una mueca de sádico, se me escarapela el cuerpo al sentir su mirada.

—Si, Ahora está al cuidado se Joe, así que no hagas planes Ruperto — le habla al hombre Robusto, pegándose más a mí, en señal de protección

Adam llega con dos gaseosas, una me entrega a mí y la otra a Mike.

—Toma, tu harás guardia esta noche cuidándola, mañana me tocará a mi — Mike recibe la gaseosa dejando su bebida de lado y empieza a beber, yo hago lo mismo.

Me levanto para ir al baño, camino entre la gente con Mike siguiéndome de cerca

Estoy en el baño y Sabrina ingresa, no le tomo importancia, estoy en el lavado refrescándome el rostro, cuando me habla

—Tienes suerte de ser la hija de Giovani, él es muy comprensivo y cariñoso, siempre está cuando uno lo necesita…. cierto a ti te abandono — ladea su rostro y dibuja una sonrisa en su cara

Me llena de ira que diga esas cosas, no puedo contener, cuando me doy cuenta le acabo de tirar una cachetada, ella responde de la misma forma, me lanzo sobre ella, nunca he peleado, pero no voy a dejar que me hable así. 

Caigo sobre ella y le jalo el pelo, comenzamos a golpearnos ella me tira un golpe con el puño cerrado y logra colocarse encima mío, las chicas que están en el baño animan la pelea. 

Agarró sus muñecas para evitar que me siga golpeando, en ese instante entra Mike y la sujeta de la cintura para separarnos.

Yo salgo rápido en dirección al box y me siento al lado de Adam

— ¿Que te paso? —pregunta al ver el estado en el que me encuentro 

—Nada, solo pelee con Sabrina — trato de acomodar mi pelo — hablo de mi padre — le explico al notar su cara de confusión 

—Vamos por hoy ya has tenido bastante — Mike llega, me agarra de la mano y salimos de ese lugar hasta llegar a mi habitación— que duermas bien

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status