TU PALABRA

Terminamos el desayuno y uno de sus hombres llega a buscarlo.

—Ruperto, iremos a conversar a tu despacho que nadie nos moleste

Ruperto solo asiente mientras Joe camina junto con su hombre al despacho, no entiendo por qué le tiene tanto miedo a Joe, ¿no se supone que el tiene poder e influencia acá? Estamos en su territorio no debería dejarse tratar mal, pero bueno me conviene que le haga caso así no intentara nada extraño conmigo.

Después de unos minutos Joe nos llama a mi padre y a mí para que ingresemos al despacho, mis manos me sudan y mi cuerpo tiembla un poco, los típicos malestares del embarazo tampoco me ayudan en este momento.

 —Muy bien Giovani, encontraron la formula,

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status