Share

DETECTIVE CLARK

—Me tomé el atrevimiento de darle tu dirección al nuevo detective él está en camino y te explicará todo — dice Frank colocando su mano en el hombro de Rick para que se relaje un poco.

— ¿Nuevo detective? Frank habla de una vez ¿Qué está pasando? — dice Rick serio su voz es dura y no tiene la más mínima intención de relajarse.

Frank lo mira comprendiendo que su amigo no va a esperar que llegue el detective, necesita respuestas ya, camina hasta el bar para servirle una copa de whisky y le extiende a Rick, este la recibe confundido.

—Está bien — comienza a hablar mira a Rick y Samantha — Samuel escapó al medio día

— ¿Cómo es posible? — la voz de Samantha suena confusa y desesperada

Sabían que este día llegaría, el día en el que él estaría libre, pero no sería tan pronto, todavía le faltaban varios años tras las rejas.

—Tranquilízate amor — dice Rick para calmarla

— ¡Cómo quieres que me tranquilice! — levanta la voz — ¡Ese tipo juro que te mataría por la muerte de Carlos!

Rick bebe el contenido de la copa y se sienta en el sofá sin decir ni una sola palabra, Frank hace lo mismo.

— ¿No dices nada? — la voz de Samantha cambia a triste mientras lo mira

—Tenemos que esperar que llegue el detective… para que nos ponga al tanto de lo que está sucediendo… — dice Rick ya más tranquilo desde su lugar en el sofá — tenemos que doblar la seguridad, pero sus amenazas no me asustan, ya no tiene ni el dinero ni el poder que tenía antes, así que solo son palabras — resta importancia.

—De todas maneras, no debes confiarte — dice Frank

Tocan la puerta y Samantha se apresura a abrir, se encuentra con un hombre alto, cabellera negra y ojos negros como la noche, dándole un encanto especial.

—Buenas noches — saluda Samantha.

El hombre se queda asombrado al verla

—Buenas noches, señorita — le sonríe ampliamente — soy el detective Clark y estoy buscando al presidente Morris.

—Detective qué bueno que llego, mi esposo lo está esperando — al decir esto el hombre borra su sonrisa y vuelve a su gesto profesional — pase por favor.

Rick ya se encuentra de pie esperándolo y visiblemente molesto, en lo que para él fue un ligero intento de coqueteo a su esposa.

El detective camina hasta donde se encuentra Rick y Frank, inmediatamente Rick lo corta.

— ¿Por qué no vino el detective García? — el tono de Rick es serio — él fue el encargado del caso desde el principio.

Rick se sienta y le indica que tome asiento, Samantha y Frank hacen lo mismo, la nana llega con un jugo para el detective que él recibe amablemente agradeciendo

El detective Clark mira serio a Rick

—El detective pidió su retiro hace un año, dudo que quiera volver al trabajo solo por su caso

—Dudo que usted, esté informado de todos los acontecimientos — Rick deja notar su molestia

—presidente Morris creo que está menospreciando mi capacidad, me he informado muy bien del caso y si hubiera detalles que ignoro, estoy seguro de que ustedes me los podrian aclarar —contesta de manera seria no se deja avasallar.

—Claro que no dudamos de su capacidad detective — Frank ingresa a la conversación para romper la tensión creada en el ambiente — por favor infórmenos si ¿tiene alguna noticia o sospechan donde pueda estar?

—Por el momento sabemos que cuando se escapó, su cómplice lo estaba esperando afuera en una furgoneta negra de lunas polarizadas, le perdimos el rastro después de unas horas, pero lo encontraremos pronto, su foto e información está a estas horas en todos los medios.

— ¿Cómo escapó de la cárcel? — Samantha pregunta desde su lugar sentada al lado de Rick

La mirada del detective se dirige a Samantha

—Estamos investigando en estos momentos — una ligera sonrisa se dibuja en su rostro

—Es claro que tuvo que ser con ayuda de algún guardia — dice Rick seguro — nadie se escapa a plena luz del día sin que nadie lo note.

—No le puedo asegurar nada, eso está en investigación — dice el detective serio

— ¿Algún consejo detective? ¿Cree que la vida de mi amigo y su familia corren peligro? — el tono de voz de Frank es de preocupación.

—Por el momento sería bueno que mantengan perfil bajo, les enviaremos protección policial las 24 horas, hasta que podamos capturarlo.

—No es necesario — dice Rick — confío más en mis guardaespaldas que en la policía — Samantha voltea a verlo sorprendida por la dureza de sus palabras.

—No puedo obligarlo a aceptar la protección policial, pero si sucede algo…. No culpe a las autoridades — lo mira fijamente y Rick tensa la mandíbula.

—No se preocupe detective que yo sé cuidar a mi esposa y a mi hijo

—No lo dudo presidente Morris, pero no se olvide que él ha estado en la cárcel y se ha rodeado de gente de mal vivir, dudo que sus guardaespaldas tengan el entrenamiento especial que tiene un agente encubierto.

—Tienen el entrenamiento necesario como para no dejar que nadie se les escape — dice con una sonrisa de medio lado.

—Touché — se le oye decir a Frank y todos voltean a verlo, él se aclara la garganta — y ¿Tiene idea de quién es su cómplice afuera? — pregunta para salir del paso

—Estamos investigando — saca una libreta del bolsillo de su saco y revisa sus apuntes — según tengo entendido anteriormente fue ayudado por la señorita Jill Silva.

La piel de Samantha sé la escarapela al oír ese nombre, hace tiempo que ni siquiera pensaba en esa mujer.

—Efectivamente esa mujer trabajaba en la corporación y ella fue su cómplice en ese entonces, colaboró en las investigaciones y declaró en su contra, no recibió condena, pero no creo que Samuel haya vuelto a confiar en ella.

—No podemos descartar a nadie — dice el detective seguro

—Sí, no me extrañaría nada de esa mujer, es más deberían ir a su casa de repente está escondido ahí — Samantha interviene.

—No se preocupe seño...ra — detiene sus palabras — tenemos policías vigilando su casa, si él se asoma por ahí lo atraparán.

El detective Clark se pone de pie

—Me retiro, le estaré informando si hay novedades — extiende su tarjeta y le entrega una a cada uno — pueden llamarme si tienen alguna información o consulta, buenas noches.

Da la vuelta y camina saliendo de la propiedad, Samantha se apresura para acompañarlo a la puerta.

—Buenas noches, detective — se despide

—Buenas noches — le responde desde el umbral de la puerta — por favor siéntase libre de llamarme si tiene alguna información o reciba alguna llamada, creemos que usted será la primera persona que contactará.

—Espero que no lo haga — cierra la puerta y regresa a la sala

— ¿Por qué te demoraste en cerrar la puerta? — Rick le habla serio

— ¿Qué pasa contigo? — ella lo mira sorprendida — el detective solo me decía que posiblemente Samuel trate de ponerse en contacto conmigo.

Frank ingresa hablando por celular

—Samantha, Andrea quiere hablar contigo

Samantha recibe el celular y se aleja a hablar con su amiga

—No te cayó bien el detective — dice Frank mientras se sirve una copa de whisky y le pasa una a Rick

—Tiene algo — lo mira fijamente — hay algo en él que no me gusta

— ¿Será por qué le sonrió y llamó señorita a Samantha? — Frank ríe — no lo puedes culpar, si la ven nadie creería que tiene un hijo o está casada.

Rick le dirige una mirada asesina a Frank y este deja de reír

—No me parece gracioso tu comentario y respondiendo tu pregunta no es eso, me parece haberlo visto antes… pero no recuerdo donde.

—Ideas tuyas hermano, yo vi al detective amable y profesional

Samantha regresa y le entrega su celular a Frank despidiéndose de él para retirarse a su habitación.

—Me voy — se despide de Rick — cuídate y llámame si necesitas cualquier cosa.

— ¿Por qué no te quedas a dormir y mañana regresamos todos juntos? — Rick trata de evitar que maneje tan tarde.

—No estamos tan lejos, además si no llego a dormir, mañana tendría que soportar a Andrea todo el día recriminándome — los dos ríen y se despiden.

Frank sale y Rick sube las escaleras e ingresa a la habitación de David se acerca a su cuna y lo ve dormir, tan inocente e indefenso, pasa su dedo índice suavemente por la pequeña y delicada mano de David, acariciándolo, una sonrisa sincera se dibuja en los labios de Rick.

—Duerme pequeño, que no dejaré que nada te pase… ni a ti ni a tu mamá

Sale de la habitación y se dirige a la suya, ingresa y Samantha está en la ducha, escucha el agua correr indicándole que todavía no saldrá, se sienta en la orilla de la cama, pensativo, el rostro del detective le pareció haberlo visto antes, trata de recordar, pero no lo consigue, se pone de pie y se saca la ropa que lleva puesta, dispuesto a ingresar al baño.

 Deja caer su camiseta y el bañador quedando desnudo, abre la puerta sin hacer ruido y se queda observándola, sigue tan bella como siempre, la admira por un momento, el recuerdo de verla frágil adolorida, tirada con la ropa rasgada llega a él y hace que su mano se convierta en un puño, siempre se culpó por no haber podido impedir que Carlos la secuestrara, quita inmediatamente esos recuerdos de su memoria y camina decidido hasta ella.

La toma por la cintura abrazándola por su espalda, pegándole a él.

— ¿Se te paso lo gruñón? — le dice ella sonriendo feliz de sentir sus fuertes brazos rodearla

—Estaba normal…. — trata de excusarse — es solo que la situación es bastante molesta — dice sin soltarla ni moverse, necesita sentirla cerca.

Samantha se voltea para estar frente a él sin soltarse de su abrazo

—Estaremos bien — le da un tierno beso — a estas alturas ya debe estarse preparando para salir del país, si es que no lo ha hecho — sonríe y Rick la besa.

Rick baja sus manos apretando el trasero de Samantha pegándola a su miembro que comienza a despertar bajo el chorro de agua y al sentir el calor del cuerpo de Samantha presionarse contra él.

—Déjame ayudarte a relajarte — le dice Samantha suavemente sobre sus labios

Ella se agacha arrodillándose tomando entre sus manos el miembro de Rick, él la ve y se paraliza, lleva el miembro de Rick a su boca, con su lengua acaricia el glande subiendo y bajando, llenándolo con la tibia saliva que le proporciona su boca, su miembro ingresa y sale de la boca de Samantha llegando a chocar con su garganta, ella hace una pequeña arcada involuntaria, pero inmediatamente continua con su labor, no se detiene disfruta de su sabor, disfruta de darle placer al hombre que ama, Rick la observa detenidamente sus gestos demuestran que lo está disfrutando igual o más que ella.

Samantha se ayuda con sus manos, con una de ellas comienza a acariciar sus testículos dándoles suaves masajes, que hacen que Rick se sujete de las paredes del baño, ella saca el miembro de su boca y pasa la lengua por la punta del glande limpiando todo el líquido pre seminal que estaba en la zona, dándole una pícara sonrisa, iba a regresar a su labor y Rick la toma de la mano levantándola, apoyando su espalda contra la fría pared de mármol de la ducha.

Rick ingresa sus dos dedos en ella de forma brusca haciéndola saltar, los saca y están llenos de su humedad, se los mete a la boca y los saborea, se besan con pasión sus lenguas danzan juntas, sus cuerpos están ardiendo.

La voltea bruscamente pegando su rostro contra la pared con su mano comienza a masturbarla ingresando dos dedos en ella, entrando y saliendo acariciando a la misma vez su clítoris, los gemidos se mezclan con el ruido del agua cayendo.

Rick toma el jabón sacando espuma, lo pasa por el trasero de Samantha con sus dos dedos, su recto empezó a expandirse con facilidad ante la excitación del momento, remueve sus dedos dentro de ella haciendo que esta arquee su espalda acomodándose para permitirle el ingreso.

Saca sus dedos e introduce su miembro suavemente, los gemidos se hacen más fuertes, están llenos de lujuria, logra ingresar completamente en ella, y se queda por un segundo quieto dándole tiempo que se acostumbre a su grosor y tamaño.

—Ah…. Rick…… Rick…. Ah… Rick…… — comienza a gemir Samantha mientras él ingresa y sale de ella lentamente — Rick…. Así…. Ah…

Rick tiene una mano en su cadera y otra la lleva a sus pechos para acariciarlos y apretarlos, baja su mano hasta su vagina acariciándola, Samantha se retuerce más del placer llega al orgasmo, sus piernas le tiemblan y siente una descarga eléctrica recorrerle desde la nuca hasta su espalda baja, tiene que sujetarse fuerte de la pared para no caerse.

—Rick…. Duro…. Dame duro…

—Como quieras amor — dice con la voz entrecortada y sus movimientos se hacen más fuertes y firmes.

Está a punto de llegar al orgasmo, chocando su pelvis con el trasero de Samantha, después de unos segundos se viene dentro de ella, terminan su baño con la respiración entre cortada y cansados del día agitado y lleno de emociones que tuvieron.

Se colocan su pijama van en silencio a darle las buenas noches a David y regresan a acostarse a dormir en los brazos del otro.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status