Share

capitulo3

Era cerca de la media noche, Katina estaba dormida cuando un gritos y un fuerte golpe la sobresaltaron, abrió los ojos aterrada y se asomó de puntillas a la puerta de su habitacion para ver qué pasaba, abrió una pequeña brecha de la puerta para observar, vio a una joven mujer de cabello oscuro hasta los hombro, llevaba un vestido corto y muy ajustado de color rosa pastel, su maquillaje estaba corrido y dejaba la impresión que había estado llorando.

Ella gritaba y se veía aterrada,  estaba forcejeando con Ernest para liberarse de el que la tenia sujetada con fuerza, en un descuidó de parte de Ernest  ella lo golpeo en la entre piernas, ella intento correr pero su cuerpo comenzó a perder fuerza y cayo torpemente con su cara contra el suelo, la chica se veía confundida y asustada no entendía que sucedía, el comenzó a reírse de manera desquiciada

-No pienses en hacer nada te puse algo en tu bebida, no podrás moverte, ni usar tu magia

la chica lo miro confundida y aterrada, el volvió a reírse al ver su rostro aterrado, parecía disfrutar mucho verla débil, le causaba placer verla asustada he indefensa

-Así es, sé lo que eres Ana Blanchett y ahora con lo que te de puse en la bebida tu magia será mía

Ana entendió su situación y se aterro su cuerpo no se podía mover,  levanto la vista hacia donde estaba Katina y dijo entre dientes con un movimiento de labios “ayúdame por favor” Katina se quedó helada y se despegó de la puerta a toda prisa estaba demasiada confundida, ¿la había visto esa chica? Era imposible no abrió tanto la puerta ella no podía verla, tampoco entendio a que se refiria Ernest cuando le dijo a la chica que ya sabia lo que era, nada de esto tenia sentido pero  de repente sintio un impulso de correr a ayudarla, se asomó otra vez a la puerta y vio que Ernest se había ido, aprovecho y salió del cuarto.

 corrió hacia la chica y la levanto del suelo, la arrastro y logro colocarla sobre el sofás,  era una chica de apenas dieciséis años lo noto al mirar su rostro,  era como el de una muñequita de porcelana,  vio su ropa, era de fina,  se imagino que su familia tenía dinero, su frente tenia pequeñas gotas de sudor,  sabía que le pasaría a esa niña y sintio lastima por ella, suspiro con desanimo y puso una mano en su frente “desearía que estuvieras consiente” dijo ella con un gran desanimo cuando termino de decir esa palabra la chica abrió los ojos al instante y miro fijo a Katina

-¡no me toque!

grito ella apartando la mano de su frente y alejandose de katina a toda prisa

-No tengas miedo, no voy hacerte daño, esa droga debería dejarte indefensa, aunque estuviera despierta no tendrías control sobre tu cuerpo, solo serias una muñeca de trapo con la que el jugaria ¿Cómo puedes hablar y moverte?

Ana estaba confundida, movió su mano y apretó sus ojos con fuerza, mientras miraba a Katina, su cuerpo tenía movilidad y estaba consiente, intento usar su magia, pero está aún seguía sin funcionar y se sintió aterrada otra vez, miro a Katina con una mirada de suplica y sujeto su mano

-¡ayúdame! ¡Tienes que sacarme de aquí por favor!

Le grito desesperada Ana mientras agarraba con fuerza su mano, Katina la miro y pensó que por la drogas no debería poder hablar ni coordinar sus pensamientos de forma tan clara como en ese momento

-¿Cuál es tu nombre? ¿Sabes que día es hoy?

Ana se desesperó más y comenzó a perder el control y a llorar

-estoy consiente mi nombre es Ana Blanchett, tengo 16 años, hoy es 12 de octubre es mi cumpleaños ¡sácame de aquí por favor!

Katina estaba en silencio, tenia una lucha mental en ese momento, quería ayudarla a escapar pero no podía, ¿Cómo haría eso si ni siquiera podía escapar ella misma? la miro con una cara triste y suspiro 

-no hay escapatoria, yo no puedo ayudarte también estoy en cautiverio como tu

Ana comenzó a llorar con más fuerza y rogarle a que la ayude, Katina se sentía impotente quería ayudarla a escapar, quería escapar ella también, pero no tenía el valor para hacerlo la última vez que lo intento el la golpeo tan fuerte que casi la mata, tenía miedo de que morir por ayudar a Ana, pero por otro lado sabía que Ana iba hacer violada y abusada por él, era solo una niña no deseaba que le pasara eso, sin embargo no podía hacer nada en ese momento, Katina escucho los pasos de Ernest acercarse y corrió del lugar, quitándose Ana de encima que se sujetaba con fuerza de su mano, se encerró en su habitación una vez más se quedo apoyada sobre la puerta y se dejo caer al piso escondiendo su cabeza dentro de su rodila.

Ana se quedó aterrada en el sofá, llorando  y suplicando que alguien viniera a salvarla, Ernest se acercó sorprendido al verla consiente, la droga debia dejarla sin capacidad de reacionar 

-¿ ya estas consiente? ¿no Deberías estar sin movilidad? Pero por lo visto sigues teniendo problema con tu magia bloqueada, no importa si estas consiente ahora voy a proceder a sacarte tu magia, él se acercó a la niña y comenzó a tocar su pierna, Ana se sintió asqueada y empujo su mano fuera de su cuerpo,  otra vez intento correr hacia la puerta, el corrió detrás de ella agarrándola por el cabello y arrastrándola hacia atrás, Ana perdió el equilibrio y cayó al suelo de espalda, él se coloco sobre su cuerpo y comenzó a tocarla, Ana gritaba con fuerza y ponía resistencia, ella logro arañarle la cara con sus uña y él le dio una bofetada, Ana le siguió dando pelea sin descanso alguno hasta quedar agotada.

Katina estaba acurrucada en el suelo, con la espalda apoyada  en la puerta y ambas manos cubriendo sus oídos, estaba asustada, se sentía  impotente por no ayudar a  Ana, se sentía inútil y estúpida por no poder escapar y una voz en su cabeza le gritaba con fuerza “ eres patética Katy quieres escapar y ni siquiera tienes el valor de hacerlo” ella lloraba y con cada grito de súplica y dolor que Ana lanzaba sentía que su piel se erizaba y su corazón se quebraba mientras lloraba en el suelo “ni siquiera puedes ayudar a una niña inocente y deja que abusen de ella”  Katina estaba muy asustada para ir ayudarla, estaba aterrada por los gritos y los golpes que Ana recibía, y se sentía miserable y estúpida por no poder ayudarla.

De repente su cuerpo reacciono y se levanto del piso de un salto, abrió la puerta de un golpe, tomo un jarrón de cristal grande que estaba cerca  y corrió hacia donde estaba Ernest abusando de Ana, tenía duda de que haria para detenerlo pero cuando vio la escena de terror que Ana estaba pasando, sintió como algo se despertó dentro de ella, corrió y golpeo a Ernest con fuerza en la cabeza el cayo inconsciente de inmediato por el golpe en la cabeza, Katina  aprovecho el momento y ayudo a Ana a levantarse, Ana tenía toda su ropa rota, estaba hecha un desastre, su cuerpo dolía por lo que Ernest le estaba haciendo, pero aun así tuvo la fuerza para ponerse de pie, Katina saco las llaves del pantalón de Ernest y comenzó abrir todos los candados a prisa, cuando termino de abrirlo sujeto con fuerza a Ana, corrió a toda prisa sosteniendola, Ana se veía lamentable y no tenía mucha fuerza para correr por si misma, junto la poca fuerza que le quedaba s para correr ese lugar, katina la ayudo hasta que pudieron llegar a la carretera por fin era libre después de mucho tiempo por fin se pudo liberarse de él.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status