Capítulo 4

Después de ese primer encuentro, algo cambió estaba segura, empecé a soñar con él se podría decir que casi todas las noches, sueños bastantes húmedos, amanecía con las sábanas enrolladas en las piernas y con mucho calor asique se torno una costumbre no solo bañarme por la noche sino también de mañana...y aunque claramente mi parte racional me decía que dejara de pensar en él, que no era buena compañía, empecé a estar más atenta a lo que él hacía en el salón, en el recreo, en la cafetería, aunque tratando de que no se diera cuenta; era como tener un ángel y un diablo en cada hombro, no lo podía evitar. Pero no fui la única en caer en su influjo y tanto Natt como Eve empezaron a encontrarle atributos muy irresistibles como todo lo prohibido, así que durante el primer mes no paraban de hablar de sus ojos verdes, de su pelo rubio, de sus brazos marcados, de su altura, de su físico, del tatuaje que asomaba en su cuello o en sus brazos, en fin de cada cosa que tenía o decía. 

Aunque Markk era más bien holgazán y claramente no estudiaba era muy instruido en Cívica  historia y religión y siempre estaba activo en esas clases, solía discutir mucho con los profesores cuando había alguna parte de la historia que según él no estaba bien contado, me gustaba escuchar sus opiniones, parecía que era 2 personas en una, pasaba de ser el chico pandillero del fondo a ser un profesor dando las clases al maestro. Yo aprovechaba cuando discutía porque todos nos dábamos vuelta a mirar la discusión y podía mirarlo sin tener que esconderme, o  también cuando el profesor se iba al fondo explicando porque podía mirarlo disimuladamente, me atraía su mirada y cada tanto cuando hacíamos contacto visual yo automáticamente me giraba y miraba para adelante con el corazón corriendo una carrera.

Una vez me tocaba pasar al frente en una clase de cívica a exponer un tema y el profesor se había parado al fondo del curso apoyado en la pared, él había quedado justo delante del profesor por lo que cada vez que quería mirar al profesor lo tenía a él adelante....que decirles fue muy difícil concentrarme en mi lección con él guiñandome el ojo o tirando besitos al frente, obvimente que estaba toda colorada en frente de mis compañeros tratando de concentrarme y respondiendo las preguntas del profesor, era muy incomodo pero no podía decirle al maestro... En una de las respuestas que di, a una pregunta que me hizo el profesor sobre la interpretación de un texto, el maestro no estuvo de acuerdo con mi explicación y Markk salió a apoyar mi respuesta diciéndole un montón de datos al profesor que ni el propio profesor podía rebatir, con lo cual termino dando por válida mi interpretación y me volví a mi asiento con un 10 de nota y una sonrisa de agradecimiento a Markk.. que para que negarnos, para mí él era lo prohibido y que chica de 16 años no quiere probar lo prohibido alguna vez.

Por la tarde arrancamos la clase de gimnasia y por supuesto que son mixtas, el profesor nos cuenta un poco como vamos a desarrollar las clases y para arrancar este año toca test de cooper,  que consta de correr mucho tiempo básicamente.

Todos comenzamos a correr a un ritmo normal y aunque hubiera jurado que Markk no iba a poder después de tanta hierba  que fumaba el grupito del fondo, él parecía estar en forma, no así su grupito que abandonó a la segunda vuelta.  Yo obviamente que con patín tenía mucha resistencia asique allí a mitad del test perdí a Eve y Natt y al no tener al lado a nadie empecé a prestarle atención, cada tanto miraba donde lo tenía y ahí está, se le empezaba a pegar la remera y la verdad es que estaba muy bien.... -No vayas por ahí - susurre bajito a mi mismas, pero ahí estaba, era magnético, pensa en otra cosa.  Mire para adelante y trate de concentrarme en la respiración, pero pasaron ni 30 segundos y siento un montón de gritos femeninos y aplausos, automáticamente lo busco con la mirada y OH MY GOD!   se había sacado la remera.... ¡por favor que hace este chico se la pasa en el gimnasio???! No podía creer que pudiera tener ese cuerpo... y que ganas de tocarlo por favor...- deja de pensar- me repetí como 30 veces con los ojos cerrados, en un momento me di cuenta que éramos solo él y yo corriendo y ya sinceramente no recordaba cuánto me faltaba, y si bien empezaba a sentir el cansancio me despertó mi lado competitivo y no podía permitir que me ganara.

Mire hacia donde estaba Eve y le hice la seña del reloj. Y en eso siento que me dice el atrás mío:

- 45 segundos y llegamos, ¿Siempre sos así de difícil de alcanzar?  - me dice por lo bajo pero suficiente para que yo lo escuche.

No le conteste porque no quería dejar de respirar pero el corazón que ya de por la carrera iba a 140 empezó a bombear más fuerte, tuve que hacer un esfuerzo enorme por aguantar sin que se me saliera del pecho y en cuanto el profe sonó el silbato me fui lejos a hacer estiramiento antes de perder el control y notara que mis ojos no lo miraban a la cara sino a ese cuerpo perfecto que dios le dio ...uffff que patética sonaba dentro de mi cabeza, menos mal que no sé leían mentes aún pensé....

Al terminar la clase y luego de ducharnos, de camino al aula las chicas no paraban de hablar de lo bien que se veía cuando corría, como se le marcaban los músculos, de cómo debería ser en la cama...

- Ahhhhhhhhhhhh chicas basta por favor por Diossssssss- , me tape los oídos y me fui a sentar roja como un tomate, ellas entraron riéndose y diciéndome que era muy tímida y que con 16 años actuaba como una nena pequeña, pero si encima era virgen!!, nada que ver con ellas. Pero a decir verdad, menos mal que no leían la mente porque no podía dejar de pensar en él y ellas hablando de eso todo el tiempo ¡no me ayudaban!

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status