Share

Parte 5

No sé cuántos días llevo aquí encerrada y sin comer, pero la verdad eso no me preocupa sino mi trabajo y la escuela, todo por esa zorra de novia que tiene el estúpido Alpha o “mate” como él dice, estoy en mis pensamientos cuando la reja se abre dejando ver a Axel.

Axel – luna, dice… (lo interrumpo)

Ara – soy Araceli o Ara para mis amigos, yo no soy luna de nadie (lo digo como reproche)

Axel – Araceli dice Eduardo que te bañes y te espera en su oficina.

Ara – okey, primero voy a mi casa, cuando termine regreso

Axel – no creo eso posible

Ara – mis cosas están en mi casa

Axel – ya fuimos por ellas están en una de las habitaciones de la casa, vamos te llevo.

Salgo del calabozo y sigo Axel hasta la casa, hasta llegar a la habitación que me dieron, al llegar Axel abre la puerta y hace una señal para que yo entre y eso hago (la habitación es modesta nada lujosa, para mi esta perfecta porque me recuerda a mi habitación)

Axel – Yolanda le dijo a Eduardo que esta está bien para ti, yo le dije que no, pero no me hizo caso

Ara – no te preocupes está bien para mí y gracias por ser bueno conmigo.

Axel – de nada, con permiso Araceli

Ara – dime solo Ara, ya eres uno de mis amigos.

Axel – okey.

Axel sale de la habitación, voy a buscar mi ropa que está en mis maletas, acomodo la ropa y dejo lo que me voy a poner, termino de guardar mi ropa y voy al baño me ducho, después de 20 minutos salgo ya vestida con pantalón de mezclilla un poco desgastados, blusa negra y mi chamarra de color café.

Me maquillo un poco, me peino y listos salgo de la habitación camino por un largo pasillo y bajo las escaleras, llego hasta la sala, pero no veo a nadie, así que sigo caminando por toda la casa, no sé por dónde estoy ya que está muy grande esta casa y me perdí, no sé dónde está Axel, mientras camino veo un pasillo y al final una puerta esta debe ser la oficina así que camino hasta allá, cuando iba a llegar a la puerta me encuentro a una chica del servicio.

Ara – hola soy Araceli, ¿te puedo pedir un favor?

Cris – hola Araceli, soy cristina, dime

Ara - ¿Dónde está la oficina del Alpha?

Cris- vamos yo te llevo

Ara – gracias, me puedes decir Ara

Cris – y tu Cris

Ara – okey, me caes bien

Cris – tú también

Sigo a Cris hasta una de las puertas, la que está al fondo toca y el idiota habla.

Eduardo – que pase la guardiana Cris y te puedes ir

Ara – gracias Cris

Cris – no es nada, nos vemos

Ella se va y yo abro la puerta vaya sorpresa que me llevo al ver al idiota sentado y se ve muy sexy con esa ropa, mostrando su musculoso cuerpo, trago saliva para no babear. (tiene puesto una playera sin mangas dejando ver su cuerpo musculoso y tatuado)

Lástima lo que tiene de bonito lo tiene arrogante, de imbécil, alza la vista y me ve con su cara de aguacate, cierro la puerta atrás de mí.

Ara – buenas tardes Alpha (le hago una reverencia)

Eduardo - ¿Qué haces niña tonta?

Ara – lo estoy saludando, yo sé que a ustedes los Alpha así les gusta que los saluden, Axel me dijo que querías hablar conmigo aquí estoy dígame.

Eduardo - ¿ya desayunaste?

Ara – solo para eso quería verme, te hubieras ahorrado el tiempo y me lo hubieras mandado a decir con algunos de tus sirvientes.

Eduardo – no, siéntate tenemos mucho que hablar.

Ara – error tú y yo no tenemos nada de qué hablar, me quedo en claro que tú me odias y no sé por qué, si yo no te hice nada.

Eduardo – cállate mocosa y siéntate (algo molesto)

Ara – tú no eres nadie para callarme

Eduardo – te equivocas, si soy alguien, soy tu dueño (me muerdo el labio para no darle un puñetazo en su jeta)

Ara – no, y no soy perro, a diferencia de otros que si lo son (lo miro a los ojos)

Eduardo – yo no soy perro niña tonta, soy lobo.

Ara – que gran diferencia hay entre un perro y un lobo, los dos tienen cola, orejas, patas, hocico y pelaje, así que yo no le veo la diferencia, idiota.

Eduardo – no me interesa tu opinión, quieras o no, tú eres de mi propiedad.

Ara – no por mucho.

Eduardo – a que te refieres

Ara – solo vine a esta ciudad por dos cosas, una encontrar al hijo del Alpha.

Eduardo - ¿para qué?

Ara – para pedirle perdón a nombre de mi mamá.

Eduardo – tu mamá porque no viene ella misma a pedir perdón.

Ara – murió, antes de fallecer me pidió que lo buscara y que a nombre de ella la perdonara, la otra cosa es empezar de nuevo aquí.

Eduardo – ¿cómo se llama el chico?

Ara – no sé, solo sé que el señor tenía un hijo, oye lobito tú lo debes conocer es de tu rango, es Alpha de los Alpha.

Eduardo – ¿Cómo se llama el papá O el apellido?

Ara – el señor no sé, pero su apellido es Velazco (cuando dije el apellido su cara cambio es como si el supiera algo) ¿lo conoces?

Eduardo – m…, ¿qué le dirías si lo tuvieras enfrente?

Ara – ¿para qué quieres saber?

Eduardo – nada más, no quiero que manches mi reputación.

Ara – no, esa ya la manchaste tu solo con la novia que te cargas (digo bajito)

Eduardo - ¿Qué?

Ara – nada, bueno primero que nada le ofrecería mis condolencias y le diría lo que mi mamá me dijo, Alpha o como se llame, mi madre antes de morir me pidió que le digiera que lamenta mucho su perdida, pero lo que paso hace muchos años no fue su culpa sino de los vampiros, ellos le pagaron a una bruja para que hechizaran a mi mamá y matar a su familia, ella nunca le haría daño a nadie de su especie pero, así como ustedes tienen reglas nosotros también, ella pago con su vida (le digo con lágrimas en los ojos, de recordar aquella escena me salen las lágrimas)

Eduardo – toma límpiate las lágrimas de cocodrilo (el maldito meda una servilleta, cuando la tomo sin querer toco su mano y siento una corriente por todo mi cuerpo, así que quito rápido mi mano)

Ara – lo siento.

Eduardo – de lo que quería hablar son los siguientes términos, trabajaras aquí en la manada e ir a la universidad.

Ara – de ¿qué voy a trabajar?

Eduardo – en todo lo que se requiera, no te quiero cerca de mí, mantente lo más lejos posible de mí.

Ara – okey, lo que yo haga fuera de esta casa no es de tu incumbencia, nadie debe saber que soy tu mate, para todos solo soy una guardiana nada más y síes todo me paso a retirar.

Eduardo – espera, ¿el mate de Gabi es un hombre lobo y tú no?

Ara – eso a usted no le importa, así como usted no me quiere cerca por que le dan asco las guardianas no se meta en mi vida privada. Con permiso Alpha (le hago otra reverencia y salgo de su oficina)

Al salir puedo respirar, así que me voy a visitar a mi hermano tiene rato que no lo veo…

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status