ALGO MÁS QUE UNA VENGANZA
ALGO MÁS QUE UNA VENGANZA
Author: DannyaRent
Capitulo 1

Están terminando de maquillarme cuando entra mi mamá y no puedo evitar de preguntarle.

—¿Porqué tengo que casarme con un hombre que ni siquiera conozco mamá? No es justo.

—Hija así es la vida,  a veces tenemos que hacer cosas que no nos gustan, además estás ayudando a tú hermano con sus negocios, si no lo haces nos vamos a quedar en la calle y vamos a perder el poco patrimonio que nos queda de tú padre, incluyendo la casa.

Mi hermano siempre ha sido muy ambicioso, él arregló mi matrimonio para hacerse socio de un empresa de construcción muy famosa, al parecer abrirá una sede en Chicago y mi hermano se va a hacer cargo de ella a cambio de mi matrimonio.

—Ya no estamos en los tiempos de antes mamá, mi hermano me está cambiando por una sociedad, no se me hace justo.

—Ya Gema por favor deja de quejarte, tienes 24 años no eres una niña, deberías entender a tú hermano.

—¿Qué quieres que entienda? que por su culpa mi vida se esta arruinando

—Gema por favor, no puedes hacer un sacrificio por está familia.

—Arruinar mi vida por completo es más que un sacrificio mamá.

—Ya hija por favor.

—No quiero imaginarme cómo será mi futuro esposo si propuso un trato tan denigrante como este.

—No lo conozco hija, pero sé que tiene 30 años, no creo que tú hermano escogiera un mal hombre para ti.

—Osea que todavía tengo que agradecérselo.

—Basta Gema, no entiendo porque siempre estás en contra de todo lo que hace Gonzalo, cuando él sólo ha buscado nuestro bienestar.

—Mamá me engañaron para venir con ustedes ¿en qué parte de eso está mi bienestar?

—No lo entenderías porqué nunca piensas en nosotros.

—¿Nunca pienso en ustedes? Y todo lo que los he ayudado desde que empece a trabajar ¿que es mamá? 

—Ya Gema no empieces con tus tonterías.

—Claro ahora son tonterías, 

—Si.

—Puedo hablarle a Asher, ni siquera me despedí de él.

—No hija, tienes que olvidarte de ese muchacho ya no puedes volver a verlo.

—Pero mamá es mi mejor amigo.

—Pues no creo que el Sr. Beckett este de acuerdo en que tengas un amigo tan cercano.

Yo suspiro, no puedo creer que esto me esté pasando a mi, de un día para otro mi hermano me comprometió a casarme con un hombre que nunca he visto.

Cuando por fin estoy lista me veo al espejo y mis ojos brillan por las lágrimas que estoy reteniendo, mi cabello está recogido en un hermoso moño, mi maquillaje es sencillo pero se ve muy elegante, el vestido me queda perfecto, es blanco, con un precioso bordado en la espalda y un cinturón con perlas, se ajusta a mi cuerpo perfectamente, eso si no puedo quejarme, tengo un buen cuerpo, siempre he hecho natación y eso me ha servido, en verdad que me veo muy bien pero me siento terriblemente triste, es como si a partir de hoy mi vida dejará de pertenecerme.

La chica que me maquilló dice que mi futuro esposo es muy guapo, que él mismo la mando a arreglarme, incluso él escogió el vestido personalmente, no puedo negar que tiene muy buen gusto, lo que no entiendo es  porque acepta casarse con una desconocida si es tan rico y guapo como dicen, podría tener a la mujer que el quisiera, en eso entra mi hermano a la habitación del hotel y me saca de mis pensamientos.

—¿Gema ya estás lista?

—No, nunca voy a estar lista.

—No te quejes, tú vida va a cambiar a partir de hoy, tú futuro esposo es uno de los hombres mas ricos aquí en Portland.

—Eso no me importa Gonzalo, yo vivía muy feliz en Chicago.

—Si seguramente echando a perder tus pocos estudios en esa oficina de mala muerte eras muy feliz, no me digas.

Me pongo de pie muy enojada.

—Todo esto es para beneficio tuyo, yo no tengo porque pagar por tus ambiciones.

Camino hacia la puerta y me regresa del brazo muy enojado.

—Ni siquiera lo pienses, no vas a arruinar la mejor oportunidad que he tenido en mi vida.

—No estés tan seguro.

Me da una bofetada que me voltea la cara y sin poder evitarlo empiezo a llorar.

—Todo lo que hago es por el bien de nuestra familia, y tú deberías agradecerme que te busqué un buen marido y no te deje que siguieras tonteando con el idiota de Asher, acaso crees que con su sueldo de bombero te iba a mantener, estás loca.

Yo no puedo dejar de llorar y me sobo la mejilla, Gonzalo le grita a la maquillista.

—Limpia ese desastre y que no se le note el golpe, y tú.

Me señala con el dedo.

—Más vale que sonrías, no voy a permitir que destruyas mis planes.

Sale dando un portazo y la chica se acerca a mi y me sonríe con pena.

—Lo siento mucho.

—No te preocupes.

Me acerca un vaso con agua para que me calme.

—Eres muy hermosa, tú futuro esposo quedará encantado al verte, tienes una cara preciosa, no necesitas mucho maquillaje para verte linda.

—¿Y él cómo es?

—Bueno yo sólo lo vi una vez, pero la verdad es muy guapo, alto, tiene muy buen cuerpo, cabello negro, traía una barba muy sexy y sus ojos son color miel, no puedo negarte que me impresionó, pero lo que más llamo mi atención es su seriedad, parece que irradia poder, no sabría como explicarlo pero te impone solo con verlo.

—Vaya, ahora tengo mucha curiosidad.

Ella sonríe.

—¿Y tú vives aquí? 

—Si, me llamo Hanna, te voy a dejar mi número de teléfono, por lo que he podido ver estarás sola aquí, así que puedes llamarme cuando gustes.

—Gracias Hanna si te llamaré.

Ella termina de arreglarme y me cubre el golpe que me dio Gonzalo, cuando estoy lista no me vuelvo a ver en el espejo, me resigno y bajo a la recepción, hay mucha gente y yo no conozco a nadie, mi madre al verme sonríe y se acerca a mi.

—Sonríe hija que es tú boda, además estás preciosa, no tienes idea de el valor que tiene ese vestido que tienes puesto.

Yo pongo los ojos en blanco, mi madre siempre pensando en lo material.

Gonzalo se acerca a mi para acompañarme al altar, me ofrece su mano y no la tomo, comienzo a caminar sola, él inmediato me alcanza y se pone a mi lado.

—Gema vale más que no vayas a hacer una tontería.

Me toma del brazo con mucha fuerza y yo estoy temblando, siempre soñé con una hermosa boda y aunque está lo es me siento muy triste, estamos llegando al altar cuando mi futuro esposo voltea a verme, se sorpende mucho pero disimula, y yo siento que me tiemblan las piernas, la maquillista se quedo corta, es mucho más guapo de lo que imaginé, trae un smoking negro,  con una camisa blanca, su cabello esta perfectamente arreglado igual que su barba.

Se acerca y toma mi mano mientras Gonzalo dice algo que no sé que es, porque yo aún no salgo de mi asombro, me da un beso en la mano y comienza la ceremonia, él no suelta mi mano, por lo que su calor me reconforta y dejo de temblar.

Se podría decir que hago todo mecánicamente, nos ponemos los anillos y él me pone un hermoso anillo de compromiso con un enorme diamante, creo que si me hubiera conocido sabría que no me gustan las cosas ostentosas pero en fin, ya está hecho y no hay marcha atrás, cuando menos lo pienso nos declaran marido y mujer, mis ojos se llenan de lágrimas sin que pueda evitarlo, él se acerca y me da un pequeño beso en los labios, tiene unos labios gruesos y muy suaves.

Las personas se acercan a felicitarnos y yo no tengo ni idea de quiénes serán, pero hay una mujer que llama mi atención, es una morena muy guapa, trae un vestido plateado muy elegante, se acerca a Ethan que apenas supe su nombre hace unos minutos y lo besa muy cerca de los labios.

No se acerca a mi, se va sin siquiera tomarme en cuenta, terminamos con las felicitaciones y Ethan toma mi mano y me lleva al salón para empezar con el festejo.

Todo está adornado muy elegante en tonos beige y dorados, Ethan voltea a verme.

—Tengo que arreglar algunas cosas.

Yo asiento mientras el se aleja, me acerco a la barra y tomo una copa de champaña, estoy por tomarle cuando Gonzalo se acerca a mi, me toma del brazo con fuerza.

—No se te ocurra emborracharte.

Trato de que me suelte pero no lo hace, Ethan se acerca a nosotros.

—¿Está todo bien?

Gonzalo de inmediato me suelta.

—Si Ethan todo está bien, sólo estaba hablando unas cosas con mi hermana.

Ethan me toma de la mano y me lleva a la pista.

—Tenemos que bailar nuestra primera canción como esposos.

El me toma de la cintura y me acerca a él mientras empezamos a bailar al ritmo de la música, tenerlo tan cerca me pone muy merviosa, siento que mi corazón se me va a salir del pecho de un momento a otro.

Siento su respiración en mi oído.

—Vamos Gema cálmate, sólo estamos bailando, tú hermano nunca me dijo que fueras tan seria, más bien te vendió como una mujer alegre y con experiencia.

Yo siento que se me hace un nudo en el estómago, pero tiene razón, mi hermano me vendió no hay otro nombre para este matrimonio.

—Y tú aceptaste comprarme sin conocerme, acaso no pensaste que mi hermano podía haberte engañado con la calidad de la mercancía.

El suelta una enorme carcajada.

—Yo ya te conocía, estuve hace unos meses en Chicago buscando donde poner mi nueva sucursal, aunque eres más hermosa de lo que recordaba.

—¿Y porqué no te presentaste conmigo antes de la boda?

—Porque no, quería ver si Gonzalo podía convencerte de casarte conmigo.

—No me convenció, me obligó.

Termina la canción y todos aplauden, me da un beso y sonríe.

—Sonríe preciosa todos nos observan, además creen que somos una pareja enamorada.

—Hubieras aclarado en la invitación que tú futura esposa estaría un poco sorprendida.

El suelta una carcajada.

—¿Eres muy graciosa no? 

—Sólo cuando estoy frustrada.

Me acompaña a nuestra mesa y llega la mujer espectacular.

—Gema ella es Pau mi amiga y asistente.

La tal Pau me ve con desprecio y yo hago lo mismo, Ethan sólo sonríe.

—Bueno vengo a sacarte a bailar Ethan no puedes negarme una canción.

El sonríe y se van tomados de la mano, mi madre de inmediato se acerca a mi.

—Hija deberías de sonreír, Ethan es un hombre muy guapo.

Yo suspiro pidiendo paciencia al universo entero.

—Si se te hace tan guapo ¿porqué no te casaste tú con él Mamá?

—Eres una insolente.

Se va y me quedo sola, la noche avanza rápido, la tal Pau acaparó a Ethan la mayor parte de la fiesta, sólo lo dejo acercarse a mi para hacer el brindis, estoy sentada en nuestra mesa casi durmiendome, cuando suena mi celular y al revisarlo me alegro tanto al ver que es Asher.

—Hola enana ¿qué tal tú viaje?

Mis ojos se llenan de lágrimas al escucharlo tan alegre.

—No vas a creerlo si te cuento.

—¿Qué pasa enana te escuchas mal?

—Me acabo de casar.

—¿Qué? pero de qué diablos estás hablando, no sé supone que era un viaje de vacaciones.

—No, Gonzalo me comprometió con su nuevo jefe y no pude nergarme, si lo hacía mi madre y él quedarían en la calle.

—Gema en este momento voy a buscar un vuelo y voy por ti, esto no puede ser.

—No Ash, ya no hay nada que hacer, estoy casada y me voy a quedar a vivir aquí.

—¿Estás segura que no quieres que vaya por ti enana?

—Si, estoy segura, te prometo que te estaré llamando.

—Sabes que cuentas conmigo y que si me necesitas ahí estaré ¿verdad?

—Si gracias, lo sé.

—Te voy a extrañar mucho enana, te quiero.

—Yo también te voy a extrañar, te quiero mucho.

Comments (8)
goodnovel comment avatar
Mariana Elisabet Alvarez
me encantó este libro mí bueno
goodnovel comment avatar
Ariam
muy buena me encantó ...
goodnovel comment avatar
Ise HC
Genial, no puedo dejar de leer, muy buena historia
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status