Share

El Amor Desenfrenado del Rey Mafioso
El Amor Desenfrenado del Rey Mafioso
Author: LostpuppyJS

Capítulo 1

Amor Desenfrenado del Rey de la Mafia

Punto de Vista de Camelia:

Cuando me desperté era casi mediodía. Pero todavía seguía acostada en la cama. No podía levantarme.

“Señora, debería levantarse y comer algo". Una de las sirvientas entró en la habitación. Ella desató mis muñecas. Su nombre era Flora.

Gemí de dolor cuando traté de girar a mi espalda.

"Ahhh". Hice una mueca de dolor.

"¡Señora, cuidado!". Flora advirtió. Me senté sobre mi trasero, un dolor agudo se disparó entre mis piernas. A pesar de que ella solo era una sirvienta, se mostró muy comprensiva conmigo.

Olvidé en qué momento me desmayé. Pero al sentir el dolor en todo mi cuerpo, creo que él no se detuvo incluso después de que perdí el conocimiento. Él se salió con la suya con mi cuerpo inconsciente.

Mi ropa rasgada estaba esparcida por el suelo. Estaba sentada desnuda frente a una sirvienta. Renuncié a mi vergüenza hace mucho tiempo.

"Por favor, ayúdame". Le dije. Flora me tomó de la mano y me ayudó a salir de la cama y entrar al baño.

Mi vida no era nada menos que un infierno. Las lágrimas se secaron, tanto dolor así sufrí, hasta las lágrimas ya no salían.

Es fácil soportar el dolor sin lágrimas, entumecida por la agonía.

Esta era mi vida ahora. Suspirando, me senté en el inodoro y liberé mi vejiga. El músculo entre mi vagina estaba adolorido, magullado. Huellas dactilares por todo mi cuerpo, dejando rastros de la lujuriosa brutalidad.

Bloquee la tina y la llené de agua tibia. Después de bañarme, salí del baño. La cama estaba muy bien arreglada, ya habían colocado otra sábana limpia.

Mi pecho se estremeció mirando el reloj de pared. Era mediodía.

Flora estaba de pie cerca de mí y sintió mi pánico.

"Señora, no se preocupe. Sr. Derek y Sr. Devin salieron de esta ciudad esta mañana. No regresarán esta semana". Ella mencionó.

"Oh". Un suspiro escapó de mi boca inconscientemente. Estaba aliviada. Al menos, por ahora.

Vestía un vestido esponjoso de manga larga con cuello de tortuga azul que me llegaba hasta las rodillas. Y también usaba un par de medias negras.

Ya no usaba ropa reveladora. Sentía asco por las marcas que llevaba mi cuerpo, odiaba este cuerpo. Hice lo mejor que podía para esconderme. Este cuerpo bueno para nada me hacía presa de su espantosa lujuria. Una y otra vez.

Este vestido costaba mucho, las chicas normales soñarían con vestir ropa tan cara y bonita. Sí, estaba rodeada y aprisionada con riqueza. Me daban todo lo caro.

Y me arrebataron lo más preciado. Mi virtud.

Yo era su muñeca. Hacían todo lo que querían hacerme. No tenía derecho a negarme, no tenía esperanzas, no tenía deseos.

No tenía más sentimientos solo tenía que abrir las piernas para ellos.

La cadena de mis pensamientos se interrumpió cuando sonó el teléfono fijo.

Recibí la llamada.

"Hola". Yo dije.

"¡Hola, cariño!". Escuché la voz familiar del otro lado y mi cara se contorsionó con odio y asco. Apreté los dientes pero me quedé en silencio.

"¿Por qué estás silenciosa? ¿Te cogí tan fuerte anoche que olvidaste cómo hablar?". Él hizo un comentario desagradable.

"¿Qué quieres decir?". Hablé, ya estaba cansada de esta mierda.

"Cariño puede hablar ahora. Escucha, estaremos fuera de Chicago por algunos días. No intentes escapar o tramar algo. Sabes lo que te esperará. Al final, no puedes huir de nosotros". Él me advirtió. Su voz juguetona ahora era fría como el hielo.

"Sabes muy bien que no tengo adónde ir. ¿Quién me dará el refugio? No haré nada". Yo dije.

"Mejor que lo entiendas. Sé una buena chica y espera por el día que regrese y te coja-". No lo dejé terminar, corté la llamada.

"Señora, coma algo". Flora colocó un tazón en la mesa. Era pasta de pollo. Llevé un bocado a mi boca. Estaba delicioso.

Flora era una mujer de poco más de cuarenta años. Ella era una sirvienta, asignada para hacer las tareas del hogar. Pero ella no me veía solo como su dueña o empleadora. Podía ver la simpatía en sus ojos por mí. Ella me cuidaba con mucha atención.

"Señora, ¿siente dolor en alguna parte? ¿Necesita medicamentos o analgésicos?". Preguntó Flora.

Sacudí mi cabeza débilmente.

"Está bien, Flora. Es mi vida ahora. Déjame acostumbrarme al dolor. Mi vida será más fácil de esta manera". Yo hablé.

Flora me dio otra sonrisa comprensiva.

Honestamente, mi cuerpo estaba sufriendo mucho. Después de comer, me acosté en la cama. Me quedé dormida de nuevo. Me desperté escuchando ruidos de disparos.

"Señora, estamos siendo atacados. ¡T-tenemos que i-irnos!". Flora corrió dentro de mi habitación y apartó la manta de mi cuerpo.

Me froté los ojos, me tomó un minuto registrar lo que dijo. Entré en pánico.

"Señora, levántese. ¡Dese prisa!". Flora me instó pero ya era tarde.

Tres hombres altos con traje negro entraron en la habitación y cada uno de ellos tenía una pistola.

"¡Manos arriba!". Uno de ellos dijo.

"Escucha, quienquiera que seas, no sabemos nada. Yo solo soy una sirvienta y ella es la Señora. Ella no sabe nada. Ambos amos están fuera de la ciudad. Por favor, no nos lastimes". Flora suplicó, uniendo ambas manos.

"¡Oh! Entonces ella es la perra cazafortunas que estoy buscando". El hombre sonrió

mirandome.

Mi corazón se estremeció de miedo. ¿Quién era la cazafortunas? ¿De qué estaba hablando? Debía ser un malentendido.

"¡Levántate, perra! Vienes con nosotros". El hombre me hizo un gesto. Me congelé, el miedo crecía dentro de mí.

¿Quiénes eran ellos? De un infierno, ¿están tratando de llevarme a otro infierno? ¿Para usar y abusar de mí hasta que quede rota?

"¿A d-dónde q-quieres llevarme? ¿Quién eres? No te conozco. Nunca te ofendí. ¡No me iré contigo!". Yo dije.

"¡Señora, corra!". Flora gritó. Me alejé de la cama antes de que me alcanzaran y salté de ella.

"¡Atrápenla! No le disparen. ¡La necesitamos viva!". Gritó el hombre.

Corrí frenéticamente. Perdiendo el equilibrio por el miedo, mi cuerpo chocó con fuerza contra una mesa. La mesa se volteó con un sonido enorme y todo lo que había en esa mesa cayó al suelo, esparcido.

También me caí al suelo con un ruido sordo.

"¡Auch!". Gemí de dolor cuando mi cabeza golpeó el borde duro y afilado de la mesa.

Me incorporé con bastante dificultad.

"¡No! Déjame", luché cuando uno de estos hombres me agarró del brazo. Traté de luchar pero él era tan fuerte.

"Maldita perra tonta". Ellos se rieron.

"¡No! ¡Déjenla ir!". Escuché a Flora protestar. Pero uno de ellos la agarró del pelo y la abofeteó con fuerza.

Flora cayó al suelo.

“Átala y déjala aquí. Estamos aquí solo para llevarnos a esta p*rra”. El hombre habló. Ataron a Flora y la amordazaron.

Luchaba y me retorcía en su agarre. Cuando uno de ellos estaba a punto de atarme las muñecas, hundí los dientes profundamente en su mano, mordiendo con fuerza. Empujándome con fuerza, él me tiró al suelo. Mi cabeza golpeó el suelo duro.

"La perra es problemática". Entonces dos de ellos me tiraron contra el suelo y otra persona me puso un paño en la nariz. Sentía que mi sentido se desvanecía y todo se puso negro ante mis ojos.
Comments (4)
goodnovel comment avatar
Dorti Tamani
Qué demonios pasó?. Cómo es que llegó la mujer ahí y por qué la tienen atada ??. Si fue tomada a la fuerza ,no deberían dejarla al menos en libertad y no atada en aquella cada de demonio?
goodnovel comment avatar
Marta Giachetti
No se puede avanzar al capítulo 62. No la lean no tiene final
goodnovel comment avatar
Simone
Em português
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status