La muerte del gobernador

No estaba equivocado, al día siguiente de los asesinatos contra los funcionarios, a las 11:32 a.m., al ir circulando rumbo a Tamaulipas para esconderse por un tiempo de sus posibles asesinos, dio la orden a su séquito de seguridad de detenerse en el kilómetro 67 de la autopista Monterrey-Laredo porque la unidad en la que viajaba se estaba calentando por falla mecánica.

Un comando armado del cártel Los Nidos esperaba dos kilómetros adelante en cuatro vehículos a que el Panemas y su cuerpo de seguridad pasaran por el lugar para emboscarlos y de esa manera asesinarlos sin darles tiempo de nada.

El Torque, al saber que tardarían en reanudar su camino, por el informe que recibió de un “halcón” que seguía de cerca a el Panemas como parte de la operación, ordenó al “halcón” que se retirara del lugar para que no ocasionara sospec

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP
DMCA.com Protection Status