3

—¿La amas? —pregunta Rogelio.

—¿A quién? —respondo, haciéndome el desentendido.

—A Blanca.

—¿Por qué habría de amarla? —contesto a la defensiva—. Si estamos por divorciarnos.

De un sorbo me acabo el café y esquivo la mirada. Rogelio es el único amigo que me queda de la infancia. Con verme a los ojos lo descubriría todo.

—Martín, te conozco —me dice.

Les dije.

—¿Entonces?

—Aún estás a tiempo.

—¿A tiempo de qué?

—De arreglar las cosas, por Dios. Los dos están sufriendo… no quieren dejarse.

—Pero tenemos que hacerlo.

—¿Por qué?

—Porque en ambos está la muerte de Luz. Verle la cara en la mañana, es recordarla gritando a los pies de nuestra niña. Cuando se arregla el cabello y se maquilla, la veo a ella. Tiene su cara y sus ojos, el tono de voz y la bondad. ¿Cómo no he de amarla?, si ésta mujer es lo que me queda de mi Luz. ¿Cómo seguir?, si mientras más avanzo más me pierdo… más me quedo en nuestra pena.

Y en acto dantesco del destino, justo al cierre de mi respuesta, veo a Blanca cruzar la puerta en compañía de su abogado.

Está preciosa, como siempre. Más que antes, aventuro. Lleva ese vestido blanco que le resalta la pureza de su piel y el verde de sus ojos. Camina y me transporta a aquél verano en que la conocí. Ella tan llena de cariño, yo tan carente del mismo. Por eso hicimos buen equipo.

—Hola —saludas y me regalas una última sonrisa.

—Y aquí estamos —respondo entre suspiros.

Platicamos un poco, sin vernos a los ojos. No podemos no discutir antes de la firma, pero la batalla es distinta. Hay más melancolía y menos enojo. Sabemos, sin más, que estamos por terminar.

Mis adentros esconden un ruego silencioso. Quiero que el de arriba nos llene de valor y nos permita una última jugada. Le exijo que compense el dolor perpetuo, que nos regale uno de esos impulsos dignos de adolescentes enamorados, pero Él va sordo.

Ambos firmamos ese papel que juramos jamás leer, y así dimos fin a treinta años de puro amor. Décadas que se perdieron en el abismo tras la muerte de nuestra hija.

¡Que alguien encienda la Luz, por favor!

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status