Share

Capítulo 4: La pequeña nota

Cuando despertó la cabeza le daba vueltas. A diferencia de algunos años atrás, la resaca estaba haciendo acto de presencia, lo cual definitivamente no estaba dentro de sus planes.

Sin embargo, el sólo recordar las risas hizo que el malestar del sol en la frente no le molestara en lo absoluto.

Estaba amaneciendo.

No estaba acostumbrada a que el sol le diera la bienvenida tan temprano. Normalmente la recibía por la tarde, cuando volvía de su trabajo y se detenía a apreciar los últimos y hermosos rayos de luz que la aguardaban lo máximo que podían para despedirla desde su balcón.

Se paró frente a la ventana antes de dirigirse al baño para refrescar su rostro y así darle inicio a su día.

Sin embargo, la usual vista al parque estaba siendo saboteada por otra igual de hermosa pero contrastante. Su ventana que daba al frondoso parque de la ciudad se había reemplazado por una espectacular vista a la ciudad.

Contempló la escena con profunda admiración.

Hasta que finalmente se cruzó un pensamiento extraordinario que la hizo reaccionar con un instinto animal similar a la de los felinos cuando se muestran sorprendidos por alguna amenaza que no estaba contemplada dentro de su radar.

Miró a sus alrededores en busca de algo que le resultara mínimamente familiar.

Las cortinas. Algo era algo.

Pero el resto era totalmente diferente.

Definitivamente no era su departamento.

La pregunta era cómo había terminado ahí.

Los pelos se le crisparon de los nervios que comenzaban a hacerse cada vez más notorios.

No entendía nada. Sólo sabía que el efecto de “Borra cassette” había sido efectivo. No recordaba absolutamente nada, solo el eco de unas risas hacían fondo en su cabeza y un hormigueo de felicidad recorría su cuerpo.

De repente, olió café en el aire. Sobre la mesa descubrió que un late de Starbucks humeaba para ella. Se acercó a la mesa y vio la nota que habían dejado escrita en la taza de café.

“Por favor, cierra la puerta.”

De pronto, se maldijo así misma.

Había pasado la noche con un desconocido.

Encima durmió con uno que tuvo el descaro de ni siquiera quedarse con ella hasta que despertara.

Se sentía una prostituta. Una cualquiera. Una basura.

Iba en contra de todo lo que creía.

Ella jamás había hecho una cosa así. Se sentía horrible, desechable. Totalmente descartable.

No sabía cómo lo manejaban las demás y por esa razón jamás se atrevió a ponerlo en práctica.

Odiaba sentirse así consigo misma. Salir con alguien para cubrir el placer de un momento y al rato descartar a la persona para seguir con su vida normalmente. Hasta llegada la próxima noche y seguir cubriendo la cuota de placer que precisaban con la carne de alguna otra persona.

El solo pensarlo la hacía estremecer. Tenían tanto valor y una espontaneidad de la que ella obviamente carecía. Por un lado las admiraba pero muy en el fondo no las envidiaba en lo absoluto. Estaba en su naturaleza el ser libres. En lo que a ella respectaba, su naturaleza era más tranquila al punto de ser bastante aburrida. Pero se sentía segura y protegida. Allí nadie podría jugar con sus emociones. Las que nunca la dejaban tranquila. Vivir con esos demonios no era fácil. Quizás todos luchaban a diario con ellos y ganaban. Ella en cambio, había decidido evadirlos y quedar al resguardo siguiendo una vida serena y sin emociones complicadas con las que luchar en forma diaria e ininterrumpida. Hacía tiempo que había organizado sus prioridades y su paz mental le era más imprescindible que las necesidades carnales de su cuerpo.

Indignada por su propio comportamiento, tomó la tregua de paz con forma de café que le habían dejado y juró para sí misma que jamás volvería a hacer algo como eso. Sin embargo, no se iría del lugar sin antes devolverle el favor y con ello lograr recuperar un poco el orgullo que había dejado abandonado a causa de su borrachera.

La había despojado de su dignidad. Lo único que podía hacer para recuperar su moral era acostas de una pequeña nota retributiva que le devolviera el desprecio que le había hecho sentir al dejarla despertar sola en su casa.

Para cuando dejó la breve pero concisa nota con el mensaje que deseaba transmitirle, se puso los zapatos y dando sorbos a su café se dispuso a partir del lugar dejando todos los remordimientos atrás.

Al salir, procuró cerrar la puerta para que no quedara entreabierta y se abriera con el viento. Dio otro sorbo a su café en un intento de despabilarse. Llegó la hora de dar el primer paso, volvió la vista al frente para emprender su regreso a casa.

Para cuando evaluó el lugar donde se encontraba se tornó extremadamente familiar. El aroma a desinfectante perfumado, el piso blanco y brillante recién trapeado por Sonia que daba la vuelta al pasillo para seguir trabajando con su carrito de limpieza.

Los ventanales a los costados de los pasillos dejando entrar la luz del día para iluminar en forma natural el lugar. La brisa de la ventana entreabierta para que se acelerara el proceso de secado del piso.

Y la puerta de algarrobo con el letrero “5-329” de su departamento perfectamente lista para recibirla.

Entonces se dio cuenta que estaba frente a su propio departamento.

Extrañada por las circunstancias recordó la nota y se dio media vuelta exasperadamente. Los pelos se le crisparon al reconocer el manijón de la puerta que obviamente le iba a impedir volver a ingresar al departamento de su nuevo y misterioso vecino.

Realmente conmocionada por estas circunstancias tan poco comunes que se presentaban en su nuevo día, con aire de resignación procuró entrar a su departamento y ya no salir de allí al menos hasta su próxima vida.

******************************************************************************************************************************************************************************************************************************

Mientras tanto, su vecino al volver a su casa encontró todo tal cual lo había dejado, salvo por la taza de café que ya no estaba. Evidentemente la había encontrado y aceptado. Lo que no entendía era la nota de despedida que le habían dejado sobre la mesa, en el lugar donde justamente había dejado el café listo para cuando ella despertara.

La nota era breve y concisa. En eso coincidían perfectamente. Pero su contenido resultó confuso para su destinatario. Era evidente el enojo de su emisor, no entendía muy bien la razón pero por alguna razón terminó causándole una pizca de gracia.

La nota tenía escrita la siguiente respuesta:

Idiota!

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status