006, el camino

"Estás despierto"

    Lin Wanbai abrió los ojos y vio a la pequeña enfermera sonriendo frente a él.

    Se sabe que el olor familiar del agua desinfectante está en el hospital sin confirmación. El recuerdo antes del coma surgió y finalmente pareció caer en un cálido abrazo.

    Se miró la muñeca izquierda y le dolía incluso un poco. La pequeña enfermera se detuvo apresuradamente, "No cosa. Hay seis puntos. Tenga cuidado de que la herida se colapse. Usted también. ¿Por qué no puede? ¿Piensas en ello tan profundamente? Duele tanto. No lastimó la arteria "

    Lin Wanbai estaba avergonzado.

    De hecho, en realidad no quería morir. Incluso si realmente quería morir, primero tenía que comprar un seguro y el beneficiario debía informar a su abuela.

    Solo quería usar este método para evitar que Huo Changyuan volviera a sí mismo y no quería hacer un corte tan profundo, pero después de todo, no tenía experiencia.

    Lin Wanbai miró al pabellón independiente y frunció el ceño. "

    No se preocupe, el caballero que le envió los gastos médicos ha pagado por ello".

    Lin Wanbai no estaba agradecido. Debería pagar los gastos. Todo esto es gracias. Él estaba lo suficientemente amable como para no decirle sobre el secuestro.

    Pensando en lo que hizo antes de desmayarse , se puso alerta, "¿Qué hay de la otra persona?"

    "Te envié aquí y me fui", dijo la pequeña enfermera encogiéndose de hombros.

    Lin Wanbai suspiró aliviado cuando escuchó las palabras, pero no se sorprendió.

    Despiadado y frío, fue completamente la impresión intuitiva que le dio Huo Changyuan. Desde que podía verla sangrar hasta desmayarse sin moverse, debería ser enviado al hospital siempre que estuviera seguro de que no moriría ni asumiría la responsabilidad.

    "Ahora tienes anemia, trata de no hacer grandes movimientos. Además, el señor te pagó tres días de hospitalización, así que descansa bien". La pequeña enfermera se acomodó con cuidado la colcha y dejó de hablar. estúpido en el futuro, porque el amor es tan inútil "     La boca de Lin Wan se torció de amor.

    De repente, pensando en algo, detuvo apresuradamente a la pequeña enfermera que se estaba yendo, "Espera mi sable" en el pub subterráneo, Lin Wanbai tiró de la manga para bloquear la herida en su muñeca izquierda que no había sido removida.

    Fue dada de alta del hospital después de colgar la botella ese día y le reembolsaron la tarifa de hospitalización de tres días. Inesperadamente, el hospital era tan caro y aterrador que reembolsó cinco mil pequeños.

    Por supuesto que no devolverá el dinero, a diferencia de los 20.000 yuanes de esa noche, se siente cómoda con el dinero.

    Es solo que le falta el sable cuando se cortó la muñeca, no hay pertenencias personales de la enfermera, y ella fue al hotel y dijo que no lo vio, por lo que desapareció.

    Lin Wanbai no sabía qué hacer. Este sable con un significado diferente era lo más importante. No había abandonado su cuerpo durante muchos años, y era imposible para la comisaría presentar un caso con un sable viejo. No pudo evitar enojarse aún más cuando pensó en esto.

    "Xiaobai, la caja No. 12 quiere vino"

    respondió Lin Wanbai, "Ahora vete", y rápidamente puso el vino en la bandeja.

    Empujar la puerta de la caja es su abanico borracho común todas las noches.Hay muchos hombres y mujeres adentro, gente rica con ropa lujosa.

    Lin Wanbai mantuvo el respeto y la humildad que un camarero debería tener. Inclinó la cabeza y caminó hacia la mesa de café en el interior con su vino. El hombre en el medio del sofá tenía las piernas dobladas, sentado en una postura informal, pero con una sentido de presencia, con ojos profundos y profundos, un sentido de nobleza en el silencio, que estaba cerca del corazón de la gente.

    Es realmente Yuan

    Jia Lu Zhai Lin Wanbai puso las botellas de vino en orden y quiso irse cuando se levantó.

    La bandeja se mantuvo presionada y vio los hermosos ojos color melocotón de la otra, "No te vayas, el vino aún no ha comenzado".

    Qin Sinian la reconoció hace mucho tiempo, pensando, oye, esto le ahorrará muchos

    problemas. Lin Wanbai fue a la puerta y retiró la bandeja, tratando de decirle a la otra parte que un colega sería responsable, y había plata. En el rabillo del ojo. La luz brilló, inconscientemente miró hacia arriba, y sus movimientos no pudieron evitar detenerse por completo.

    El hombre agitó un sable entre sus dedos delgados y bien anudados.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status