011, no quiero patearte

  Lin Wanbai se puso rígido.

    Por supuesto, este pie no podía ser Lin Yaoyao.

    Miró hacia arriba y vio a Huo Changyuan bajando las cejas y cortando lentamente la carne. Las esposas de platino de sus muñecas brillaron. Cuando Lin Yaoyao habló sobre el contenido del documento, respondió a la ligera a la dos últimas frases, con una leve sonrisa en los ojos, inaudito de lo que pasó debajo de la mesa.

    Este hombre era tan enloquecedor que Lin Wanbai apretó las manos, apretó los dientes y lo miró fijamente.

    La advertencia en los ojos parecía inútil, el pie seguía subiendo arbitrariamente,

    se frotó las rod
Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status