014, no quiero perdonar

La respiración del hombre se acerca de repente.

    Sus pequeñas manos abrazaron su calor y pudo sentir el pulso latiendo.

    La voz masculina ronca se escapó de la garganta: Bueno, Lin Wanbai abrió los ojos y, después de que sus pupilas dilatadas se enfocaron, inmediatamente miró a su alrededor.

    Afortunadamente, en su pequeña habitación, donde sus ojos estaban puestos en los muebles y objetos con los que estaba familiarizada, finalmente se sintió a gusto cuando tocó la colcha de algodón lavado.

    Al segundo siguiente, volvió a tocarse la cara sonrojada.

    Loco

    debe ser que el hombre Huo Changyuan la hab&iacut
Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status