Capítulo 2 – La lista

Su humor no podía estar peor, había pasado todo el día trabajando, luego aguantando las exigencias de su madre, para terminar confesándose con un perfecto extraño, que bien podría ser alguno de los invitados que su madre tanto quería impresionar y ella lo había arruinado, pero lo que más le molestaba es que ni siquiera le había preguntado su nombre, el primer hombre con quien tiene un conversación trivial en años y ni siquiera sabía quién era, él no la había juzgado, más bien pareció sentir pena por ella, y luego le divirtió la idea de ser cazado por su madre, oh si él conociera a Rebeca Jones… habría corrido en ese mismo instante, no le había visto bien el rostro, por alguna razón eso la molestaba aún más, en su ámbito de trabajo no se veían hombre de su espécimen, ohhh todos iban con trajes, pero a ninguno le quedaban así de perfectos, es evidente que el hombre hace actividades físicas, sus compañeros eran holgazanes que apenas si querían caminar una cuadra hasta los tribunales, el timbre del celular le sacó de sus pensamientos, sin mirar quién llamaba atendió..

  • Hola, ¿quién habla?
  • Avy, soy yo, estamos en el hospital
  • ¿May? ¿Qué pasó?
  • Es Lucas, tuvo un accidente con el auto, está grave, en sala de urgencias
  • Oh Dios mío, ¿En qué hospital?
  • Estamos en el Saint Joseph, Avy no sabía qué hacer, a quién llamar, lo siento — se escuchaba sollozando
  • No te preocupes May, voy a llegar tan pronto como pueda, tranquila, ya estaré allí.

Sin siquiera pensar, se dirigió al hospital tan rápido como pudo, al llegar vio a May sentada en el suelo del pasillo de urgencias toda ensangrentada, el pánico tomó su cuerpo por un minuto y no pudo dar otro paso, viendo su expresión May se apresuró a decir

  • Estoy bien, no es mi sangre, Lucas — dijo, sin terminar la frase porque se dio cuenta del atuendo de Avy — ¿Estabas en una fiesta? Oh lo siento, yo no sabía a quién llamar tu eres la única amiga que tiene en la ciudad, sus padres... ellos no viven aquí.
  • May no te preocupes ya estaba de camino a casa cuando me llamaste, no quise perder tiempo cambiándome antes de venir, dime ¿Cómo está él?
  • Fue horrible Avy, yo no sabía qué hacer, la ambulancia llegó y nos subimos, cuando llegamos nadie me quiso decir nada, yo les dije que era su novia, pero querían un familiar, traté de explicarles que él está solo en la ciudad, pero no me dejaron entrar con él.
  • Tranquila, tranquila, es un procedimiento habitual, siempre piden un familiar, por si hay que tomar alguna decisión, yo me ocuparé de la situación, iré a ver cómo va todo, ¿sabes si le van a hacer una cirugía?
  • Creo que dijeron que no era tan grave, pero que había perdido mucha sangre, y necesitaba trasfusiones y no entendí más nada porque yo solo pensaba en toda la sangre que vi.
  • Está bien iré a ver al médico, ya te traeré noticias, deberías limpiarte y tomar un café, yo estaré aquí mientras tanto.
  • De acuerdo, pero solo iré por 10 minutos mientras ingresas a averiguar algo
  • Ok

Siguiendo por el pasillo de urgencias Avy vio a un par de médicos hablando y se acercó

  • Buenas noches, han traído de urgencia a Lucas Smith, vine a interesarme por su situación
  • ¿Es usted un familiar?
  • No — dijo, pero viendo la expresión del médico agregó:
  • Pero soy su abogada, mi cliente no tiene familiares en la ciudad, solo una prometida, la cual ustedes dejaron sin información y se encuentra desesperada — dijo con cara de pocos amigos

Los doctores cambiaron de actitud inmediatamente y le dieron la información que quería, la situación de Lucas no era tan grave como había pensado al ver toda la sangre  que May tenía en la ropa, afortunadamente los paramédicos le habían hecho los primeros auxilios para detener la hemorragia y pudieron para el sangrado. Ahora él se encontraba en reposo después de las transfusiones y suturas que le habían practicado, vivirá pensó, pero algo dentro suyo había quedado inquieto. Lucas fue su compañero en la universidad, el único que había visto más allá de su cara bonita y se habían hecho buenos amigos a partir de ese momento, él siempre fue chistoso y un aventurero, se había graduado,  tomado un año sabático para visitar lugares y cometer locuras, allí fue donde conoció a May con quién había mantenido una relación ya hacía 4 años, vaya! 5 años habían pasado desde su graduación y ella seguía en lo mismo, no había cambiado casi nada, estudio, trabajo, más estudios, no habían aventuras que contar, ni cosas increíbles que ver, solo papeles y tribunales, caso tras caso, su vida eran su departamento y la oficina, tenían la misma edad, ¿por qué su vida era tan diferente?, se quedó pensando sin darse cuenta de que May había regresado a su lado y estaba expectante por saber alguna novedad

  • Y bien — dijo raspándose la garganta llamándole la atención.
  • Ah May ya estás aquí
  • Sí, dijo mirando extrañada, y tú ¿dónde estabas?
  • Lo siento estaba pensando
  • Ya me di cuenta, llevo aquí al menos 5 minutos y tú no lo notaste
  • Perdón, ya puedes ver a Lucas, el médico dijo que se recuperará, tendrá una cicatriz en la pierda, pero se salvará, le tienen en la sala de observación
  • Oh gracias!, muchas gracias Avy sabía que tú lo resolverías, Lucas siempre confió en ti y ahora veo porque
  • No hay nada que agradecer, somos amigos, para eso están los amigos ¿verdad?. Le cobraré el favor ya verás — le dijo con una media sonrisa
  • No tienes que quedarte, sé que debes trabajar mañana, te mantendré informada no te preocupes
  • De acuerdo, igualmente tengo que cambiarme, no puedo estar vestida así en un hospital, escríbeme si necesitas algo, trataré de pasar por aquí antes de ir trabajo en la mañana.
  • Muchas gracias Avy — le dio un abrazo y se dirigió a la salida

De camino a casa Avy no podía parar de pensar en que Lucas era muy afortunado por a ver conocido a May, es probable que se casen después de esto pensó, y por primera vez en la vida sintió envidia por estar soltera.

Avy estaba sentada en el jardín de su casa familiar cuando un hombre desconocido se acerca y le da una sonrisa maliciosa

  • ¿Piensas estar aquí sentada toda la vida?

Molesta por que un hombre que no conocía le estuviese juzgando le responde:

  • ¿Tú qué sabes de la vida?
  • Más que tú sin duda — le responde éste ahora con una sonrisa que la hace sentir una extraña sensación de calor.
  • ¿Por qué crees que sabes más que yo?
  • Porque yo no me quedo encerrado todo el día viendo como pasa la vida entre mis dedos
  • ¿Y yo sí? Tú no sabes nada sobre mí
  • Te equivocas, sé todo, y tú apenas vives señorita Jones
  • ¿Me conoces? — preguntó intrigada
  • Sí, más que tú misma al parecer, sé que quieres vivir la vida más que cualquier otra cosa, más que tener una carrera exitosa, el dinero o el poder ¿Tienes miedo de morir señorita Jones?

La forma en que decía señorita Jones le daba escalofríos, su voz, era tan familiar, quién era, y por qué no podía recordar su nombre

  • ¿Quién eres? — preguntó, otra sonrisa seductora antes de responder
  • ¿Quién quieres que sea para ti?

Y de pronto una nube oscura le rodeaba y ya no había nada solo oscuridad y vacío.

Saltando del susto Avy despertó y estaba en su cama, no estaba en el jardín, no había un hombre sensual, no había oscuridad, estaba sola y la luz del sol se filtraba por la ventana, dando así a entender que ya había amanecido y que empezaba otro día encerrada en la oficina, de pronto recordó lo que le dijo ese hombre en sueños…

  • ¿Piensas estar aquí sentada toda la vida?

De alguna manera sabía que él no se refería al jardín, sino que estaba hablando de su vida en general, que parecía estar en pausa desde que entró a la universidad, qué sueño tan raro se dijo, ese hombre le recordaba al desconocido que había encontrado en la casa de sus padres, la voz era muy familiar, por segunda vez se molestó por no saber quién era, y por tercera vez sintió pena de no haberle visto la cara

  • ¿Quién eres? — Le había preguntado en sueños

Su respuesta fue bastante intrigante

  • ¿Quién quieres que sea para ti?

Estaba loca o su subconsciente le estaba mostrando las cosas que ella había optado por ignorar, por razones obvias 5 años atrás, ¿pero ahora?, porque vivía esa rutina tan poco emocionante, era joven, bella y tenía una situación económica estable, ¿qué estaba esperando? ¿Qué le atropellase un tren?, dejó esos pensamientos para reflexionar más tarde cuando recordó que tenía que ver a Lucas en el hospital antes de ir al trabajo

Se apresuró a vestirse y miró al espejo por primera vez en años, en su reflejo vio lo que todos veían, una mujer seria y aburrida

  • No me extraña que vaya a morir sola — se dijo tomando las llaves del coche y se apresuró a salir

Ya en el hospital finalmente Lucas estaba consciente y le podía echar un sermón, a pesar de que no se veían muy a menudo, él era un buen amigo, solo podía contar con él y con Cassy, pero a ella no le gustaban las cosas aburridas, ella disfrutaba de la vida al máximo, siempre estaba con algún proyecto nuevo aquí y allí, Avy a veces pensaba que era adoptada, pero luego miraba a los ojos de su padre y se veía así misma en 30 años, oh por Dios no quería ser como él en 30 años, ella no quería retirarse y estar encerrada todo el día.  Al llegar en la puerta de la habitación aún sumergida en sus pensamientos vio a May recostada a un lado de la cama de Lucas durmiendo, él estaba despierto y la miraba con una calidez que no podía ser otra cosa que amor.

Pensó tristemente si la accidentada fuese ella no habría nadie durmiendo a su lado para aguardar su recuperación, sentía envidia de la vida de Lucas, él tenía todo lo que ella siempre quiso para sí misma,

  • Pero nunca tuviste el valor de intentarlo — le reclamó su mente

Si seguía encerrada en una oficina todo el día no lograría nada de eso, pensó, no conocería al hombre de su vida, ni vería hermosos lugares, no tendría historias fantásticas que contarle a sus nietos, ella ni siquiera excedía el límite de velocidad, era siempre tan cuidadosa en todo, si decía 60 km/h iba a 40 km/h, siempre por lo seguro, y había llegado a esa seguridad, pero ¿era feliz?, estaba satisfecha, pero ¿eso era todo lo que ella esperaba de la vida?, de joven era libre, quería conocer el mundo, arriesgarse y amar, pero cuando cayó en la triste realidad de que se tienen que pagar cuentas para sobrevivir en este mundo, decidió ignorar ese lado aventurero suyo, yendo por la vida de forma precavida sin arriesgar nunca nada.

  • Quién no arriesga no gana — dijo en voz alta
  • Es cierto — dijo Lucas que se había dado cuenta de su presencia instantes antes
  • ¿Cómo estás?
  • ¿Es necesaria esa pregunta? — dice con una media sonrisa
  • Lo siento, supongo que no, pero estarás feliz de saber que tienes todas tus partes
  • Qué alivio a May le encantará la noticia
  • Jajaja, fue lo primero que preguntó a los médicos cuando saliste de urgencias.

Lucas puso una cara de pocos amigos, pero al rato cambió su expresión y volvió a mirar a su novia, y dijo:

  • Creo que he esperado demasiado para pedirle que se case conmigo ¿crees que dirá que si?
  • Claro que sí, si la hubieras visto ayer, estaba desesperada — pensó que iba a perderte
  • Lo sé, sus ojos aún están hinchados de llorar
  • Tienes mucha suerte amigo
  • Eso también lo sé, y vio la expresión triste de su amiga
  • Algún día te llegará el turno y yo estaré tan feliz que tal vez te deje conducir de camino a la iglesia.
  • Jajaja vale la pena casarse solo para ver tu expresión cuando esté conduciendo a 20 Km/h
  • Si es para entregarte a un hombre que te merezca valdrá la pena el sacrificio
  • Dejemos el drama Lucas, debes descansar, ya me ocuparé yo de mis asuntos
  • Lo digo en serio Avy, ayer pensé que iba a morir, y solo podía pensar en el hecho de que abandonaría a May, fue aterrador, pero también fue grandioso, la sensación de amar y ser amado, vale la pena vivir por ello Avy
  • Bien ya nos pusimos sentimentales, recuerda que el doctor dijo que debes descansar — pero las palabras de Lucas la había afectado, en su interior una voz gritó “Lo sé Lucas no eres el único que quiere vivir”

Avy salió apresuradamente del hospital porque ya llevaba un retraso de 30 minutos en el trabajo, sabía que Jeremy estaría echando chispas de fuego por la nariz si no le entregaba los papeles para la defensa del caso número 355, no que ella no los hubiera preparado, pero los tenía en su escritorio, el muy inepto jamás iría a recoger por sí mismo esos papeles, ni siquiera si su vida dependiera de ello.

Llegó y fue a su escritorio esperando no encontrar a nadie por el camino para retrasarla, pero cuando agarró los papeles de su escritorio, escucho que alguien estaba parado impacientemente detrás de ella, giro para ver quién era y encontró a Jeremy con una evidente cara de molestia

  • ¿Y estas son horas de llegar Ava?
  • Tuve que resolver un asunto personal antes de venir a la oficina
  • Si claro, ¿crees que soy idiota? ¿Esa era una pregunta retórica? — pensó ella
  • No, claro que no — respondió sin embargo
  • Me enteré que ayer fuiste a una fiesta, imagino que estuviste de juerga hasta al amanecer, te ves cansada
  • Eso no es cierto, y no era ese tipo de fiesta — replicó molesta
  • Si no tomas tu trabajo en serio, puedo perfectamente encontrar a alguien que esté más interesado que tú, te di mi confianza, te apoyé, yo veía un futuro para ti Ava — ya me imagino que tipo de futuro pensó ella sarcásticamente, como si sus insinuaciones no fuesen evidentes.
  • ¿De que hablas Jeremy?, me he atrasado 1 hora en 4 años, he cumplido con todo lo que se me ha solicitado

Dio una sonrisa maquiavélica y dijo:

  • No todo, querida, hace mucho que te invito a que trabajemos de forma más cercana y puedas disfrutar de ciertas libertades aquí en la oficina, pero tú insistes en hacer este trabajo pesado, cuando podrías lograr las cosas fácilmente — Al escuchar sus últimas palabras ella recordó sus años en la universidad, como la miraban con desprecio y desconfianza, profesores que la acosaban, sus compañeros señalándola, una ira sin medida se apoderó de ella y explotó
  • ¡Al diablo contigo Jeremy!, yo no soy una maldita ramera, si quieres una vete a un burdel, a mí no me vengas con que tengo que conseguir las cosas fácilmente, no ingresé aquí para prostituirme, lo hice para trabajar, pero al parecer nunca lograré ese maldito ascenso, ¡me largo!

Jeremy estaba tan sorprendido de la reacción de Avy que dijo lo primero que le vino a la cabeza

  • No puedes irte, abandono de trabajo es lo que estás haciendo
  • ¡Ya cállate!, no me obligues a levantar una queja formal por acoso, ¿crees que no sé de las asistentes legales anteriores?, estoy segura de que por la forma que las echaron de aquí estarán más que contentas de apoyar mi denuncia contra ti

Al escuchar sus palabras Jeremy se puso pálido y tuvo que darle crédito, no quería arriesgar su reputación:

  • Como prefieras, pero no te daré una recomendación
  • No lo necesito — fue lo último que dijo antes de cerrar la puerta tras de sí.

Avy estaba furiosa, el muy maldito finalmente dio todas sus cartas, si quería ascender tendría que acostarse con él, 4 años de su vida desperdiciados en ese bufete, pero si el muy idiota pensaba que ella iba a ceder estaba loco, no tendría problemas de encontrar otro trabajo, todos la conocían, ella tenía los contactos, y con los rumores que rodean a Jeremy, nadie dudaría de las razones por las que tuvo que abandonar su puesto laboral

  • ¡A la mierda con Jeremy! — dijo en voz alta
  • Puedo conseguir otro trabajo

Pero ya no quería ese trabajo, ese era el problema, al ver a Lucas en el hospital se dio cuenta de que la vida podía terminar en cualquier instante, que al cruzar la calle ella podría morir y ni siquiera había vivido, tenía tan cosas pendientes, era uno de esos momentos en que se tenía que tomar una decisión, lo sabía, era ahora o nunca, si quería tener una vida diferente, tenía que ser diferente, debía arriesgar, pensar en todas las cosas que quería hacer  y se le ocurrió que necesitaba tener un plan más concreto, pero ¿Cómo podía plasmar todos sus sueños en un papel?, ya sé, pensó y dijo:

  • Voy a hacer una lista.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status