Cervezas... ¿Y Rolling?

- Estúpido Jayce y su estúpida habitación más grande que mi apartamento y mi vida, lo odio con todo mi ser, no dejo este trabajo porque si no me muero de hambre.

No dejaba de maldecir a Jayce, estaba molesta como se atrevía ese hígado encebollado no pedir una habitación para mí, acaso yo lo compartiría con ese ser tan: Arrogante, mujeriego, mimado, inmaduro y malditamente sexi, ¡Señor que acabo de decir! Voy al restaurante del hotel cuando veo toda la comida inmediatamente se me hace agua la boca y mi estómago ruge diciéndome: ¡Tenemos Hambreishon! (Si amigos mi estómago tampoco sabe ingles), tomo un plato y me sirvo un filete con salsa blanca, puré de papa y ensalada, y para acompañar las 5 libras que subiré con mi respectiva soda de dieta para guardar la línea.

- ¡Al diablo la dieta! - Miro la montaña de comida que tengo enfrente.

Después de comer como si nunca hubiese un mañana me levanto y me voy al bar del hotel, el lugar estaba con una excelente iluminación, ambientado de manera elegante, algunas personas ríen alegre, mientras suena una buena música de Elton John en el fondo, me acerco a la barra y veo al bartender este me sonríe y me pierdo en sus maravillosos dientes más blanco que mi conciencia.

-what would you like to drink? (¿Que le gustaría tomar?). - sonríe de manera galante mientras limpia unos vasos de vidrios.

¡Genial solo había pasado dos horas y ya estaba valiendo!, eso sí es un nuevo récord en mi maravillosa vida, sonrió de manera tímida, y observo hacia todos los lados para ver si hay un menú, pero no hay nada. ¡Nada! Que pueda ayudarme, y lo peor había dejado mi celular en la habitación cuando había discutido con Jayce, ¡señor apiádate de mí!, suspiro nerviosa mientras miro la risa divertida del Barman.

- I.....Want... a... Cervesheishon. - Hablo de manera nerviosa y en voz baja para no sentirme más avergonzada de lo que ya estoy.

¡Perdóname profesora Santoro! le he fallado en la pronunciación y en todo, no merezco pisar tierra norteamericana, ni de ningún otro país en donde hablen inglés, es más ni debería volver a casa, me iré a un lugar donde hablen español como en México, además ¡amo los tacos!.  Observo la mirada confundida del Bartender y me mira extrañado.

-What did you say (que dijiste?)

Sonrió apenada y con la cara más roja que un tomate, me levanto de mi asiento para nunca más volver a pisar ese bar en mi estadía en los Ángeles cuando escucho una risa y un perfecto inglés.

-She is asking you for a beer (Ella te está pidiendo una cerveza).

-Ok I'll give you your beer right away (De acuerdo enseguida le doy su cerveza)

El bartender le da la cerveza, mientras atiende a otros clientes, observo a mi salvador de ojos cafés claro mientras extiende la cerveza, la tomo dudosa mientras este sonríe de oreja a oreja, se levanta y me hace seña para que lo siga, hasta que nos sentamos en una mesas cerca de la piscina, quedo maravillada con la piscina por un momento tenía ganas de mandar todo al diablo y lanzarme un clavado digno de una medalla de oro, pero no, solo me quedo bebiendo mi cerveza mientras el DESCONOCIDO fuma su puro, y bebe un poco de whisky, lo inspeccionó de pies a cabeza y anda vestido de manera elegante, con un saco azul y su camisa blanca pegada perfectamente a su cuerpo, el alza la ceja y exhala el humo que tiene en la boca.

- ¿Te gusta tu cervesheishon? - Habla de manera divertida.

¡Genial lo que me faltaba otro Rolling!.  Dejo de beber mi cerveza y lo miró con los ojos abierto, este sujeto había hablado el mismo idioma que yo, este se ríe a carcajada por mi reacción a lo que bufo molesta.

- ¿De qué te ríes?, porque si te ríes de mi te devuelvo tu maldita cerveza, ya casi me la termino, pero no voy a dejar que te burles de mi maravilloso inglés nivel principiante.

-Lo siento, es que no puede evitarlo te mirabas tan adorable asustada, perdóname si, y ¿Dime cuál es tu nombre?

- ¡Soy Charlotte! - Bebo lo último que me queda de mi cerveza.

- ¡Mucho gusto!, mi nombre es Demian, ¿te gustaría otro trago?

-Está bien, pero quiero que sepas que soy una gran bebedora.

....................

¿Qué horas eran?, la verdad no me importaba, lo único que sabía es que estaba tambaleando hasta mi habitación después de haber bebido 10 cerveza, dos shot de tequila y una botella de vodka, y si me preguntan si estoy borracha, absolutamente no estaba para nada ebria, solo estaba mareada, solo eso nada más, abro la puerta de mi habitación y veo que todo está oscuro, llego a mi habitación de manera silenciosa.... creo. Hasta que veo que la luz se enciende y veo un Jayce o ¿dos Jayce?, no importa se mira extremadamente sexy sin su camisa polo blanca que le asienta muy bien con su figura, y solo usando sus pantalones de pijama, me relamo los labios y sonrió.

- ¡CHARLOTTE!, ¿Sabes exactamente la hora que es?, ¿Dónde carajo estabas?, te busque por todo el hotel y nadie te había visto y ahora apareces así, quiero una explicación ahora y más vale que sea algo que logre convencerme porque estoy muy molesto . - cruza sus brazos.

Imitó a los dos Jayce y me cruzo de brazos, el gemelo Jayce bufa molesto como toro a lo que yo me rio por el sonido que hace.

- ¿Y bien?, Charlotte aun espero tu explicación y me importa una mierda que sean las 4 de la mañana. - Habla molesto mientras se sienta en la cama,

-Te voy a contar algo que me paso. - Me acerco a él y rio divertida. - Hoy quise hablar inglés, pero, ¿qué crees?, no sabía hablarlo y no pude pedir una cerveza, - lloró y limpió mis lágrimas. - y un tipo estúpidamente guapo se burló de mí, y después me dio la cerveza, ya después me cayó bien y no hicimos súper amigos, bebimos aquí y después nos fuimos a su cuarto.

- ¿Fuiste a su cuarto? -hablo molesto. –¿Que hicieron ahí?

- ¡Nada!, solo fuimos a traer sus tarjetas de créditos, y bebimos dos copas de vino, después nos fuimos a la discoteca más genial, su nombre.... es Avalon Hollywood y adivina , ¿quién estaba ahí?, el mismísimo Steven Aoki hubo espuma, más trago y después bailamos y debo decirte baila genial y después comimos pizza y ya, solo eso, aunque la verdad no recuerdo muy bien, pero ¿sabes porque lo hice Rolling? – Lloró y me limpio los mocos.

Suspira y me observa de manera divertida.

- ¿Por qué?

-Porque no me dejaste una habitación solo para mí, porque solo soy tu secretaria, y porque quería salir contigo y te vi coquetear con la recepcionista porque ella es linda y yo - Lloró nuevamente y veo mi camisa- porque soy una lata de sardina vencida, pobre, solterona y sin hijos.

Limpió mis lágrimas, mientras siento unos brazos en mi cuerpo, correspondo el abrazo de Jayce y aspiro su aroma.

- ¡No digas eso Charly eres muy linda, eres tierna, y eres la mejor secretaria del mundo!, no sé qué haría sin ti, realmente no sería nada sin tu ayuda, hasta se me olvidaría las reuniones y todo, y además eras la lata de sardina más sensual que he conocido en mi vida y no te cambiaria nunca.

Solo asiento y me dejo abrazar por los brazos de Morfeo. ¿O del gemelo de Jayce?, no importa ambos huelen bien

...............

Llegó con una resaca colosal a la reunión que tiene Jayce con algunos inversionistas, esta vez ni trato de sonreír y Jayce tampoco fastidia para que lo haga y se lo agradezco, además que humor podía tener si había dormido solo 3 malditas horas, me duele la cabeza y en cualquier momento puedo vomitar todo lo que he comido desde que me subí en el avión. La gente estaba ensimismada en sus propios asuntos, cuando alguien abre la puerta no presto atención porque estoy sobando mi estómago hasta que escucho a unos de los ejecutivos.

-Hasta que te aparece Demian Rolling.

Abro los ojos como plato, hasta que veo como mi salvador de cerveza le estrecha la mano a Jayce y este sonríe, miro a Demitan y este solo me guiña el ojo.

¡Sin duda alguna, la mala suerte me sigue!.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status