Capítulo 2.

Narra Kiara.

Siento una respiración caliente en mi cuello y abro los ojos de apoco acostumbrandome a la luz.

- Connor - lo llamé - Joder Connor despierta - Lo sacudo.

- No, no quiero - Gruñe y me apega más a el.

- Por favor - Suplico, el suspira y me libera - Gracias - Sonreí y me levanté, caminé hasta a el baño y al estar en la puerta me giré a verlo - ¿No te Irás pronto? ¿Verdad? - Cuestione.

- Deja corregirte Kiara - Se levantó - Nos iremos pronto, no me iré solo - Su semblante era serio y tensó, una sonrisa socarrona adorno mis labios y me cruce de brazos.

- No, no, no Connor, sabes que este lugar es mí vida - El se pasó la lengua por los labios, conocía ese gesto, solo lo hacía cuando estaba cabreado con alguien, y ese alguien en este caso era ; Yo.

- Eres mí Luna Kiara, eres la Reina de los licantropos y debes ocupar tu lugar como tal - Se levantó y se encaminó hasta a mi a pasos lentos - ¿No quieres irte conmigo, Pequeña? - Cuestionó molesto.

- No... No se trata de eso Connor, es que... Tengo miedo - Trago saliva nerviosa, siempre me había causado nerviosismo cuando sus ojos demostraban molestia.

- ¿Miedo a que? - Me tomó en brazos como si estuviéramos recién casados y me llevó hasta a la cama, se sentó y me puso sobre sus piernas, quedando de frente a frente ante el.

- De qué me abandones como mi Madre - Su gesto se endureció notablemente y me empujó contra el colchón quedando sobre mi, sus ojos pasaron a un color Dorado.

- ¿Crees que sería capaz de dejarte, Luna? - Cuestionó, su voz ahora era aún más ronca y su gesto era de frialdad.

- Ah.... ¿No eres Connor, Verdad? - Una sonrisa apareció en sus labios.

- Sabes mucho para ser una humana - Sentí su mano derecha subir mi pantalón a la misma vez que sus dedos rozan mi pierna - Tú piel es muy suave - Murmuró, mis mejillas se encienden al notar algo duro rozar mi parte íntima por sobre el pantalón y las bragas - Me acabas de poner duro nena - Gruñe y comienza a repartir besos desde mi mejilla hasta a mi cuello - ¿Que es lo que olfateo? A caso..... ¿Eres virgen, mi Luna? - Su pregunta me hizo palidecer - Lo eres - se responde así mismo.

- Quiero ir al baño - Murmure nerviosa, bajo su penetrante mirada.

- Tú excitación la huelo Kiara, no quieres que te suelte - Mi ceño se frunció levemente.

- Eres el Lobo de Connor, ¿Cual es tu nombre? - Cuestione ignorando su comentario.

- Alex, tú Alpha cariño - Habló besando mi mejilla, una risa escapó de mis labios.

- No te equivoques, Yo no soy una Loba, así que no eres mi Alpha - El elevó una ceja.

- Buen punto - Sonríe y sus ojos vuelven a ser grises - Vas a tener que venir conmigo Kiara - Rodé los ojos - Kiara - Me regaña al notar que había rodado los ojos - Sabes que odio que hagas eso - Murmuró.

- ¿Y si lo hago que vas a hacer? - Lo empujó y cuando estoy a punto de levantarme mi espalda impacta nuevamente contra la cama.

- No quieres saber lo que te haré, así que no me hagas esos gestos de nuevo - Me señaló levantándose y dirigiéndose a el baño.

- Pero... - No acabé cuando cerró la puerta - ¡Eres un Malcriado Connor! - Le grito.

- ¡Y tú eres una enana! - Me devuelve el grito.

- ¡Idiota!

- ¡Tonta!

- ¡Perro pulgoso! - Lo veo salir de él baño en solo bóxer al acabar de pronunciar esas palabras.

- ¿Que dijiste Kiara? - Cuestionó, su respiración era agitada.

- Perdoname - Pedí, mis ojos se aguaron y cubrí mi rostro.

- No caeré en ese juego Kiara - Su voz sonaba molesta, a la vez que un "Sollozo" salía de mis labios - Se que estas mintiendo - No le respondí nada y seguí llorando, pronto sentí sus brazos envolverme y sonreí - No llores Kiara, perdón - Susurro besando mi coronilla.

- Esta bien - Destapó mi rostro y el bufa molestó.

- Eres una manipuladora Kiara - Niega entre molesto y divertido.

- Solo Callate - Lo jale y lo bese, el cerro los ojos y yo aprovecho para correr a el baño antes que el.

- ¡Eres una tramposa Enana! - Sentí su grito desde fuera.

____________

- Deberíamos volver a la Manada cuanto antes, Señor Wellington - Habló uno de los de la seguridad de Connor.

- Lo sé, y así será - Habló Connor dedicándome una mirada sería - Informa a mi padre para que prepare la presentación de mi Luna, ya la encontré - Sonríe observándome, los hombres me observan sorprendidos.

- Es una humana Alpha - Réplica uno de ellos.

Narra Connor..

- Es una humana Alpha - Al oír eso de la boca de Sander (Mi segundo al mando) sentí a mi lobo pedir el control.

- ¿Y eso que? - Eleve una ceja, mi temperamento estaba jugandome en contra y no quería terminar golpeando a alguien frente a Kiara.

-Usted es el Rey, ella humana, ¿No es obvio? - Observé a Kiara y al notar que había bajado la mirada perdí el control y sin medirme tome a Sander por el cuello y lo estampe contra una de las paredes, varías de las pinturas de Kiara caen al suelo por el impacto.

- ¡Wellington! - Grito Kiara asustada y acercándose a mi - Sueltalo - Exigió, giré a verla y note las lágrimas secas en sus mejillas - Por favor Wellington - Al oír su voz en súplica observé nuevamente a Sander lo vi ya casi morado por la falta de aire.

- No vuelvas a hacer llorar a mí Luna - Gruñó y lo suelto - Perdón Kiara - Me disculpo, sus ojos demostraban algo de rabia observando sus cuadros en el piso.

- Rompiste mis cuadros, Señor Wellington - Mencionó mi apellido con sarcasmo.

- Deja de llamarme por mi apellido - Exigí.

- ¿Por qué, Wellington? - Sonríe cruzandose de brazos, se veía jodidamente tierna retandome de esa forma.

- Salgan - Ordené a mis tres hombres de seguridad, Ellos hicieron una reverencia y salieron, me acerque a Kiara e imite su postura - ¿Porque me estás desafiando Kiara Jonhs? - Ella deshace su postura y me mira entrecerrando los ojos.

- Rompiste mis cuadros Connor - Reclamó.

- Cuando lleguemos a la Manada te compró otros - Ella rodó los ojos.

-Limpia el maldito desastre Wellington - Ordenó.

- No me des órdenes Kiara, Sabes que odio las órdenes - Le recordé.

- Entonces si no cooperas te pido de forma educada que te vayas - No negaré que me tomó por sorpresa.

- Jamás me has corrido de aquí - Mi ceño se frunció levemente, este era como mi hogar, ella era cálida y me hacía sentir vivo.

- Jamás golpeaste a alguien aquí y mucho menos has roto mis cosas - Tenía razón, sus ojos estaba aguados y Comenzaba a sentirme la peor escoria de el mundo.

- Lo lamento pequeña - Me acercó a ella y la abrazo - Relájate nena, no me gusta sentirte tensa - Susurro al sentirla tensa, de apoco de relaja y me devuelve el abrazo.

- ¿Así era el cambio de el que hablabas antes de irte? - Cuestionó cuando nos separamos, sus ojos eran brillantes y tenía un puchero, estaba conteniendo sus ganas de llorar.

- Sí, así es el cambio Kiara - La tomé de la mano y caminamos hasta a el sofá, nos sentamos y observé sus manos temblorosas, la conocía tanto como a mi mismo y esa era una señal de sus ganas de llorar - Por favor Perdoname - Tomé sus manos entre las mías y las bese, me encantaba la suavidad de su piel.

- Esta... Esta bien - Asintió y sonrió, pero no era su sonrisa, era una sonrisa forzada.

Asustamos a mí Luna - Murmuró triste mi Lobo.

- Se que quieres llorar Kiara, de verdad Perdoname, si es necesario limpiar esto para que lo hagas lo haré - Aseguré tomando su rostro y besando su mejilla, sentí sus manos en mis hombros y observé como sus ojos se cerraron.

Jamás amaré algo como esta imagen - Mi lobo estaba feliz, y yo también.

- Eres lo único que tengo Connor, por favor no me abandones - Mi lobo rugio molesto ante su desconfianza.

- Joder Kiara - Me levante de su lado, y camine por toda la sala, no quería gritarle, pero estos temas sacaban lo peor de mi - ¡¿De verdad crees que te voy a abandonar?! - terminé gritando y me gire a verla.

- No... No lo sé - Observé que sus ojos dejaban derramar unas lágrimas - Perdón - Sollozo y apartó la mirada - Es que... Tengo miedo Connor.... Si mi Madre me abandono, ¿Por qué tu no lo harías? - Cuestionó observandome nuevamente, suspire y relajé mis músculos tomando asiento a su lado.

- Por qué eres lo más importante que tengo Kiara, simplemente no quiero y no puedo vivir sin ti, desde antes de saber que eras mí mate, te consideraba mi razón de ver la vida desde un punto de vista más... Más claro, más alegre, más hermoso - La tomé por ambas mejillas y la besé, jamás había probado sus besos, ahora eran una droga, sus besos despertaban mis más bajos instintos y saber que ella sería mía por toda la eternidad hacía que me llenará de una alegría inigualable.

- Ese hombre tiene razón Connor - Murmuró cuando nos apartamos - Soy una simple humana sin gracia y tú eres el rey de los Licantropos - Mi ceño se frunció.

- No vuelvas a decir que eres una humana sin gracia, yo he conocido a todo tipo de humanos y tú Kiara eres la mejor entre todos, tu inocencia y tú fuerza son la envidia de cualquier humano e incluso cualquier ser sobrenatural y lo de seguir siendo humana está en tus manos - Ella sonríe - Me encanta cuando sonríes pequeña - Sus mejillas tomaron un tono rojizo y su sonrisa se volvió tímida.

Me encantas mí Luna - Mi Lobo estaba totalmente perdido por Kiara.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status