Cumpleaños al cielo

Lucrecia se alejó de él y le dio una sonrisa.

La joven reconoció en un susurro que ser viuda no era fácil cuando sentías que te había quedado tanto sin decir, sin perdonar o tanto amor que expresar. Alonso sabía una cosa o dos sobre eso, asintió, le miró a los ojos y le tomó de la mano.

—El domingo sigo libre—Dijo Alonso. — Así que si quieres ir a beber o si quieres ir a conocer algún lugar inapropiado de la ciudad, ejemplo la playa o montaña puedes llamar.

—Gracias, estaré mejor cuando pase y Pri vuelve, me tomaré una botella de vino.

—Seguro. Si no te sientes bien el lunes puedes  faltar eh…

—Gracias, pero creo que voy a hacer ahí, tienes la junta con los proveedores de materiales y los ingenieros.

—Cierto.

Fue un fin de semana atípico, si bien no había abierto la botella de vino, tampoco había tenido el valor de llamar a Alonso, puesto que, había soñado con su jefe más de una vez en el fin de semana.

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status